Marketing de Arreones

Escrito por -

Arreón, expresión coloquial de que procede del verbo “Arrear”:

(De arre).

1. tr. Estimular a las bestias para que echen a andar, o para que sigan caminando, o para que aviven el paso.

2. tr. Dar prisa, estimular. U. t. c. intr.

3. intr. Ir, caminar de prisa.

4. intr. Llevarse de manera violenta algo, o, a veces, hurtarlo o robarlo. Arrearon CON todo lo que había en su casa

La historia de este post comienza con una llamada. Cierto amigo que tiene un negocio de turismo rural, asustado por el pobre inicio de la temporada de verano, se pone en contacto conmigo:

–José Carlos, necesito tu ayuda. O por lo menos tu consejo. Apenas tenemos reservas. No llama nadie. El año ha sido muy flojo y no sé qué hacer.

–¿Y hasta ahora qué hacías?

– Hasta ahora no hacía falta mucho. La gente nos encontraba en las guías o por los amigos. Por eso he pensado que tal vez, podría hacer algo en redes sociales. Pero no sé cuánto cuesta eso.

–¿Redes Sociales? ¿Por qué?– Le pregunté temiendo la respuesta.

–Tengo entendido que es lo que funciona ahora y que es más barato que la publicidad. Por eso te llamo, porque sé que tú controlas de eso. Hemos pensado contratar a alguien pero no sabemos cómo encontrarlo ni cuánto pagar.

–Vamos a ver, por partes –Le digo– ¿Por qué no lo haces tú?

–Por que no sé. A mí eso del Facebook se me da muy mal. No me gusta. No lo entiendo.

–Pues empezamos mal…

 

La conversación siguió un rato largo, y acabó con que intentaría ayudarles como dice la cita “enseñando a pescar más que dando peces”. Pero las conclusiones, son las siguientes:

Las redes sociales no son ni más fáciles ni más baratas. Hay que dedicarles tiempo, y o bien se consideran como un medio más, con acciones o publicidad concretas que cuestan dinero en forma de aplicaciones o anuncios, o bien se trata de una labor de engagement, y eso, es a largo plazo.

¿Engagement? Nadie enamora mejor que tú. Cuando se trata de un pequeño negocio, que no tendrá millones de fans, nadie será capaz de contar lo que haces día a día como tú. Especialmente en un negocio de turismo rural, sólo tú puedes contar si hace sol o nieva. Si la yegua ha tenido un potro. Si has cambiado las cortinas. esos pequeños detalles que son los que enamoran y dan credibilidad, no los hará nunca mejor un community manager en otro lugar.

Rentabiliza tu tiempo. El marketing también es tu trabajo. En un pequeño negocio no hay directores de marketing. Eres tú. Y tu tiempo vale tanto o más que el de cualquiera. Si realmente no tienes clientes que atender… puedes hacerlo en las redes sociales. Has aprendido a poner desayunos para no pagar cocineros, ahora te toca aprender a vender en redes sociales. Y cada hora que pierdes pensando por qué no viene nadie, puedes ir sembrando el terreno para el año que viene.

La publicidad no es Santa Bárbara. No vale de nada acordarse cuando truena. Ese es el primer error del marketing de arreones. Cuando va mal, no tenemos dinero para invertir y cuando va bien, no invertimos porque no hace falta. Muy mal. Hay que rezar todos los días, siguiendo el símil. La publicidad, las acciones de marketing tienen que ser una más de nuestras actividades diarias en cualquier negocio.

El marketing nunca ha sido algo para hacer en “arreones”. Las campañas puntuales e improvisadas deben ser la excepción cuando realmente se justifique por algo. Pero si hablamos de Social Media, esto es la máxima. Generar comunidad, convencer, crear lazos, requiere mucho tiempo. Lo que hagas hoy no dará sus frutos hasta el año que viene, cuando tu cliente vuelva a necesitar tus servicios, o cuando alguien que busca algo parecido a ti empiece a preguntar y buscar. Los mass media pueden llegar a miles o millones de personas en un día. Las redes sociales, llegarán con más calidad, pero poco a poco. Cuanto más tardes en empezar, más tiempo estás perdiendo. Recuerda que se trata de engagment, de compromiso, de enamorar. Eso siempre requiere de mucho tiempo, de muchas conversaciones y se logra poco a poco, pero siendo constante en resolver las dudas, y hasta superando alguna que otra crisis de reputación. Pero si es tu proyecto y tu forma de vida, sabrás hacerlo.

 

Nota: Cuando afirmo que es mejor llevar personalmente las redes sociales de un pequeño negocio, es evidente que tras una formación y preparación adecuada, y sin menoscabo de la labor que los community managers puedan desarrollar en la mayoría de los casos.

José Carlos León

Profesor Docente del Master de Gestión Cultural del IART (Madrid, España). Publicitario de profesión con aspiraciones de comunicador. Mantiene el blog comicpublicidad desde 2005 por la necesidad vital de contar cosas y archivar ideas. Como emprendedor ha sido socio fundador de dos agencias de publicidad y una productora discográfica, entre otras aventuras. Ha publicado el libro "Gurú lo serás tú. Cómo sobrevivir al mundo 2.0". Actualmente roba tiempo a su labor de consultor en marketing y comunicación para terminar su primera novela.