Las marcas también juegan deporte, y no siempre ganan

Escrito por -

No entiendo a la gente que dice que a los pueblos se les “distrae” con fútbol. La diversión es parte de la vida misma, tan así, que se da en todos los países del mundo, de todas las clases sociales y no sólo en la castigada y saqueada Latinoamérica. Allí están Alemania, Japón, Holanda, Suecia y Dinamarca con leales aficiones a sus equipos.

A mí me parece que el que quiere, puede, independientemente si está rodeado de fútbol, novelas o programas de tv basura. La cultura, los libros y la información están al alcance de casi todos en nuestro país. Yo, en lo personal, conozco chavos autodidactas que son extraordinarios diseñadores, ilustradores, animadores 3D, o post-productores. Lo que pasa es que queremos que todo se le dé a la gente partidito y en la boquita.

Pero otro día hablaremos de eso. Hoy, estamos instalados en el ambiente deportivo porque nuestra amado Marketing es el eje rector de toda una industria que mueve pasiones y emociona alrededor del mundo. Cada vez es más común que se involucren las marcas en toda la logística de los eventos deportivos.

Desde las conferencias de prensa, los parches en las prostituidas playeras de equipos sagrados, los nombres de los estadios, y ahora, hasta en los nombres de los torneos. Y no es para espantarnos, esto es un negocio, y es normal.

Sin embargo, algunas marcas van más allá, y se arriesgan al “seleccionar” a un portavoz para que sea su emblemática imagen.

De entrada suena tentador contar con el personaje del momento como ícono. Sin embargo, hay muchos factores que pueden alterar los pronósticos: una grave lesión, una baja de juego, o bien, incidentes extra cancha.

A través de muchos años, una marca va construyendo su posicionamiento a través de campañas, de estudios, de inversión, de pauta. Y de repente, un deportista/entrenador/cronista es su portavoz.

Hoy, el tema candente es el Piojo Herrera, que estuvo de moda durante el Mundial y su imagen nos saturó en todos los medios. Está sobre expuesto, la popularidad lo rebasó. Al final del día tenemos a un tipo sin clase, sin educación, que resuelve todo a mentadas de madre representando a marcas como Movistar, Adidas, Ciel (por mencionar a algunas) ¿esa es la imagen que quieren proyectar?

Será muy interesante ver qué medidas toman estas importantes empresas.

Ojo, que tampoco es que sea una mala decisión tener a un portavoz deportivo. Hemos visto casos exitosos y ejemplares: Michael Jordan, Pelé, Payton Manning, Joe Montana, entre otros.

En fin, cuando seleccionamos a nuestro “jugador”, puede que enceste la canasta de la victoria con el reloj expirando, o puede que se agarre a golpes con cualquiera ante la menor provocación, dejando en desventaja a nuestro equipo. Así es el deporte: a veces se gana, a veces se pierde.

Heriberto Amezcua

Publicista en TBB.com.mx. Nadie tiene la verdad absoluta. El sentido común es mi religión. Chicago Bear. Anti-karaokeísta. Anti-político. Anti-aglomeraciones. Sígueme en twitter: @heribertus1

  • http://iaaxpage.com/ Iaax Page

    Heriberto,

    Las marcas tienen la capacidad de reponerse de su asociación con personajes. Es, como dicen en el fútbol: “una jugada que se entrena”. Todos ellos tienen un proceso especifico para desasociarse de embajadores.

    Basta con recordar uno de los peores casos internacionales. Accenture y Tiger Woods. Accenture no fue afectado en ningún momento por las acciones del golfista.

    Por otro lado, creo que es importante que entendamos que México y los países en desarrollo no pueden compararse con ningún país que no tenga sus mismas condiciones. Es decir, más de 50% de su población en situación de pobreza y con sistemas educativos con rendimientos deplorables.

    En un tour guiado sobre los murales del celebre José Clemente Orozco escuche al guía contar una historia sobre el artista cuando le preguntaron por que su mural no tenia todas las letras del abecedario, y así mismo, por que la cruz terminaba en espada.

    “Los franciscanos sabían que a los indigenas hay que enseñarles lo suficiente para que sean útiles, pero no lo suficiente como para que sean independientes. Un indígena que aprende a leer, también aprende a no ser esclavo. Sobre la cruz y la espada es simple. O aceptas la fé o aceptas la muerte.”

    En que mundo se vive que no nos damos cuenta de que el pueblo sigue iletrado, se le sigue matando y parece que no se puede hacer nada. Se dan gritos en las redes, se sale a marchar a la calles, pero nadie vota diferente.

    El estado ignora a la gente y la somete. Y para que no suframos tanto, nos dan novelas y fútbol.

    • Heribertus1

      Hola mi estimado, también hay canales culturales como los de la UNAM y el Politécnico donde transmiten excelentes documentales, programas de historia, arte, o debates como “el refugio de los conspiradores” que es extraordinario. En el centro de Monterrey, hay calles conocidas donde se venden libros usados a un precio ridículo (calle Guerrero, algunos hasta en $20 pesos)

      No digo que el gobierno esté bien, para nada, pero el problema es el sistema en sí. Y coincido contigo en el ejemplo de los indígenas, somos un pueblo que ha sido saqueado desde siglos atrás (algo cultural traemos allí). A mí me parece que, en estos tiempos, donde el Internet y los libros están al alcance de casi todos , uno decide qué ver, y qué aprender, y qué historias seguir.

      Te mando un saludo y muchas gracias por pasar a leer, pero sobre todo, por pasar a comentar tan valiosamente.