¿Inspiración o robo?

Escrito por -

Existen varias cosas que nos ponen en jaque a la hora de hacer creatividad; tiempos, presupuestos, desorganización y sobre todo, desesperación. Esta pequeña alteración extrema del ánimo causada por la frustración, el encabronamiento y la ausencia de esperanza es la culpable de que hagamos tonterías.

En el rush de sacar una campaña, con los tiempos encima, la presión de los jefes, ganar premios o quedarse con la cuenta, algunas veces (y hay que aceptarlo) recurrimos a bajezas creativas; buscamos “inspiración” en los otros, en cosas ya existentes. Y es que una cosa es inspirarse y otra cosa es sobre-inspirarse y cuando eso pasa, estamos cagados.

He llegado a una conclusión bastante cercana respecto a este tema. No es que lo hagamos deliberadamente, pero, entre tantas piezas y campañas a las que estamos expuestos, sumando la necesidad de estar al tanto de lo que se hace en otros lugares, perdemos foco y terminamos proponiendo una idea existente, sin saber o darnos cuenta que es realmente una sobre-inspiración. Y no es nuestra culpa (pretextos de perdedores) es el exceso de información la que nos termina por sabotear. Por eso, te dejo 4 puntos para saber cuando la inspiración se esta volviendo robo y cómo evitarlo.

  1. Tienes un presentimiento. Las corazonadas son lo más importante en nuestro campo así que es momento de empezar a seguirlas.
  1. A alguien le suena. Escucha las voces que tanto odiamos porque pueden tener razón, quizá es tu propia voz, hazle caso, si ya sabes como te pones ¿pa’ qué te invitan?
  1. Sabes perfecto que es lo mismo pero le diste la vuelta. No te engañes, sabes perfecto que ya está visto y hecho, que le cambies la tipografía o el entorno, no la hará nueva, fresca y relevante.
  1. Crees que nadie se va a enterar. ¡Mentira! Tarde o temprano todo sale a la luz, no te arriesgues.

Estoy seguro que tu creatividad es bastante buena, ten paciencia y sigue rascándole, dándole la vuelta e inspirándote, pero sólo eso: inspiración. Te juro que no quieres ser el creativo (o peor aún, la agencia) que roba todo y ser el hazme reír del mundo publicitario. Cuida tu reputación, pero sobre todo, cuida tus ideas, porque las mejores siempre se sufren y ¡vaya la manera!

Imagen cortesía de iStock

Chico Meteoro
Chico Meteoro

Loco intenso en proceso de regeneración. Me caí cuando era chiquito, eso explica muchas cosas. Raro, extraño, desinhibido y extrovertido, pero no con todos y no en todos lados. Me encanta viajar y conocer la mente de la gente. Odio las mentiras y el plátano es mi kryptonita que tiene como antídoto pastel de chocolate.