5 claves para que la manufactura se enamore de Internet

Escrito por -

Hemos hablado en otras ocasiones de la brecha digital, de ese alejamiento conceptual existente por falta de comprensión, entre un modelo de negocio y su concepción sobre Internet y los modelos digitales.

Ello dibuja una distancia aparentemente insalvable para la empresa y provoca que las de ese sector no cuenten con la evolución digital en sus estrategias de negocio.

Aunque parezca una ilusión óptica, la cercanía a 2016 no evita que haya sectores que sigan viendo Internet y sus ventajas como algo alejado de su realidad diaria, como una utopía difusa en el tiempo que sigue alejándose de ellos, y todo por carecer de comprensión sobre los beneficios que es capaz de reportar un nuevo canal a su negocio y empresa.

Y todo por una tradición de un negocio, por no querer hacer cosas diferentes por miedo a tener que dejar de hacer lo de siempre. Es una importante creencia limitante empresarial.

Algunos sectores de manufactura viven tradicionalmente alejados de Internet precisamente porque sus modelos se basan en la creación y desarrollo físico de productos y la venta se canaliza por la vía tradicional del boca a boca, apelando al don de gentes y a la garantía personal. Un modelo de “persona hace con sus manos y maquinaria y trata la venta con otra persona”.

En este post tratamos el caso de éxito de un sector desconocido para muchos aunque los productos sean cotidianos e internalizados en concepto. Hablamos del sector del cerramiento, una diversidad de empresas que trabajan la madera, el metal, el PVC y el vidrio y que ejemplifican la brecha digital a la que nos referimos.

Aunque son empresas muy técnicas por sus requerimientos de producción, han desarrollado sus modelos comerciales por cauces alejados de ambientes tecnológicos relacionados con Internet, entendiendo una ausencia de necesidad en estos soportes promocionales para crecer y consolidarse.

A la vez es un sector de vital importancia, íntimamente relacionado con la gestión de la eficiencia energética y el respeto por el medioambiente, incidiendo incluso en la repercusión que tenemos como persona en nuestra huella de Carbono. Además son los responsables de la envolvente térmica de los edificios, aislando las estancias del exterior.

En definitiva, son un sector mediático generador de contenido de valor y muy cercano a cada persona física en sus ámbitos personales y profesionales.

Y casi sin querer acabamos de enumerar los aspectos de valor en los que se basa un escalado a Internet de un sector empresarial.

Así se dio y así se inició. De repente un día amaneció una agrupación empresarial que moldeó un salto de calidad cognitivo y desarrolló una estrategia focalizada en hacer que las manos y los bits se unan en beneficio de un sector que, al igual que el resto, ha tenido que navegar contra el temporal de la crisis y que necesita seguir buscando puerto.

¿Y cómo se lijan esas capas de distancia cognitiva para acercar a una empresa de manufactura del metal con más de 90 años de existencia a Internet? ¿Cómo se estructura un argumentario para pasar del boca a boca a entender la eficiencia de una newsletter quincenal? ¿Qué cambio cultural debe acometerse para que un sector entero quiera enamorarse de Internet?

Claves hay muchas y muy buscadas porque la brecha es importante ya que la agrupación, además, desarrolla su actividad en una isla con empresas isleñas, en la que la fuerte estacionalidad de su economía condiciona de forma estricta los modelos de negocio incrementando más, si cabe, el carácter insular de las empresas.

Pero hemos querido destacar 5 como esenciales:

1.- LA EVIDENCIA DEL CAMBIO. La crisis nos ha enseñado que existe el cambio obligado, lo que nos facilita entender la necesidad de detectar e implementar le cambio voluntario. Los clientes no buscan igual que hace 10 años y nuestros competidores son mucho más incisivos que hace tan sólo 5. Con esas premisas no podemos pretender obtener resultados haciendo las cosas como siempre. Hay que adaptarse al cambio por necesidad pero sobre todo por interés e inquietud en mejorar.

2.- PARARSE ES IR HACIA ATRÁS. En un mundo conectado y audiovisual como el actual, quedarse parado por miedo al cambio es retrasarse, porque la competencia ha puesto una marcha más y porque la evolución del mercado marca la evolución del sector. Si nuestro mercado es tecnológico, debemos abonarnos a ello.

3.- LA TRADICIÓN ES PARA LOS RECUERDOS. El hoy no da opción a vivir en el pasado. Es simple de entender que para trabajar es importante el móvil y que no podemos coger el coche sin ponernos el cinturón de seguridad. El boca a boca sigue vivo, por supuesto, pero mientras nosotros hablamos con un cliente y generamos química humana, ¿qué nos impide que las redes sociales, el blogging y el email marketing trabajen para nosotros generando química digital en cientos de personas a la vez?

4.- SER VISIBLE ES UNA URGENCIA. La visibilidad es un concepto irrenunciable hoy día. Las tiendas y locales de estas empresas lucen carteles lo más llamativos posible y grandes escaparates y exposiciones donde mostrar la excelencia de sus productos. La importancia de la visibilidad de la tienda para la gente de la calle es indiscutible e inalterable. ¿Y la visibilidad para la gente de Internet? Ellos tienen muy claro que sí.

5.- LA UNIÓN HACE LA FUERZA. Es uno de los tópicos basados en una realidad. Generar volumen de empresas y personas es la esencia del crecimiento de un sector y del incremento de valor de sus empresas y productos. Los modelos digitales en agrupaciones empresariales dotan a las empresas de recursos que les permiten desarrollar su día a día ajenos al día a día de sus competidores con los que, curiosamente, comparte espacio digital.

Pilar Jericó dice que “el miedo ha sido el modelo clásico de gestión, sin embargo los éxitos del pasado no garantizan los del futuro”.

Esta agrupación de empresas de cerramiento diseña un modelo pionero, innovador, creador de tendencias y es muestra evidente que la utilización de nuevos canales de proyección de marca unidos a un especial tratamiento de los contenidos y la comprensión sobre esos canales, dan como resultado una adaptación seria y creciente a los tiempos que vivimos para un sector tradicional pero creciente y, al extremo, un rendimiento productivo para las empresas que forman parte de ella.

John Fitzgerald Kennedy apelaba al cambio desde una óptica de cuidado del futuro cuando dijo “el cambio es ley de vida. Cualquiera que sólo mire al pasado o al presente, se perderá el futuro”.

El futuro es lo que nos viene dentro de un instante, que sin darnos cuenta se convierte en el ahora y casi sin tiempo a saborearlo, de pronto forma parte de nuestro pasado.

Es momento de cambio y es momento de entender que, seamos lo que seamos como profesional y empresa, Internet sí es para nosotros.

Guillermo Llofriu

Inquieto cultivador de las emociones como medio de vida en el plano personal y profesional. Amante y usuario de la creatividad como sustrato de crecimiento. Defensor del pensar por ser la mejor forma de entender lo que queremos decir. Apasionado del pádel, del dibujo y de la escritura. Propenso a las personas, diseñador de conversaciones inteligentes y enamorado e incondicional admirador de su hijo.