Vender deportes no es un juego

Escrito por -

Debo confesarlo, no soy muy adepta a los deportes, en especial al fútbol, al que le guardo un odio especial.

Pero también debo reconocer que alrededor del fútbol existe una pasión que se me contagia cuando veo los comerciales de cervezas argentinas patrocinadoras, y de videos como el de “Messi es un perro”, un jugador al que paradójicamente le tengo un especial cariño.

No es que sea bipolar, es que el fútbol y el deporte en general, tiene tres ingredientes: emoción, tragedia y diversión.  Tres componentes que llegan al corazón, seas o no un hincha.

Tuve la fortuna de asistir a una charla con un experto del tema, un experto en vender espacios deportivos pero sobre todo, en asesorar a las marcas.

Estuvo tan inspiradora la presentación que arme un equipo de 11 características para jugársela con los deportes.

1- Muestran lo mejor del ser humano: superación personal, trabajo en equipo, lealtad, compromiso, disciplina, etc.  Valores a los que cualquier marca definitivamente quisiera asociarse:

2- Tiene historias poderosas, para la muestra tenemos a Gabriela Andersen.  Ella participó en los Juegos Olímpicos de 1984 y es recordada porque en plena competencia estaba a punto de desfallecer, sin embargo rechazó la ayuda médica porque la descalificaría.  Gabriela continuo caminando torpemente hacia la meta, acalambrada, soportando una temperatura de 30 grados centígrados.  Finalmente cuando llegó, se derrumbó.  No ganó la competencia pero sí una ovación del público:

Y como resultado de estas historias, también tiene grandes personajes que inspiran.

Los deportistas se ganan la admiración del público porque desarrollan habilidades extraordinarias, habilidades que soñamos tener. Incluso no hay que ser un buen tipo para despertar el interés de la gente, solo hay que tener talento:

3- El deporte es social: Generalmente, nadie lo ve solo.

A través de una sola pantalla se impactan a un grupo de amigos, ya sea en una casa, en un bar o centro comercial.

Genera identidad, fraternidad, conversación.

4- Pero también es selectivo.  Es muy segmentado.  Las personas que siguen la Fórmula Uno no son las mismas que siguen al Beisbol o al Ciclismo.

5- El deporte es contenido auténtico. No hay libretos, es real y por ser real, nunca sabes qué va a pasar.  Hoy un equipo gana, mañana pierde. Y esa expectativa siempre te mantiene atento.

6- Y porque nunca sabes qué va a pasar tienes que reaccionar rápido para aprovechar las oportunidades.

7- Se vive en vivo. Después de que sabemos el resultado de un encuentro pierde vigencia pero adquiere trascendencia porque será recordado en la historia.

8- El deporte que practica el cliente o los creativos no es el que necesariamente le gusta a la audiencia de la marca. Como siempre se hace necesario conocer al público objetivo así como al deporte.

9- Su principal audiencia es masculina y este target tiene la pelota en la decisión de compra de: tecnología, autos, productos financieros, viajes, bebidas alcohólicas, telefonía e internet, comida rápida, TV paga, bebidas energéticas, antiácidos, entre otros.

10- Es flexible a la hora de generar contenido alrededor de él.  Hay mucha tela de dónde cortar o mejor dicho, mucho campo para jugar.

Además, los deportes son contenido líquido, pueden vivir en cualquier plataforma, formato o medio.

11- Y el más importante… Los deportes generan emoción y la emoción vende más que la razón.

Mónica Sarmiento

Sígueme en Twitter @kachostereo. Soy una chica sencilla, más dragón que princesa. Análoga por naturaleza, digital por supervivencia. Publicista, copy, prospecto de pianista con ínfulas de escritora. Creo firmemente que todo se vende con una buena historia. A todo lo que hago le pongo el corazón. ¿De qué otra forma podría hacerlo? Si todo lo que tiene vida, tiene corazón.