La regla de tres

Escrito por -

Si no sabes la regla de tres para redacción, algo estuvo mal en tu proceso de aprendizaje.

Esta regla sugiere que las estructuras que se basan en tres elementos son más satisfactorias, convincentes y eficaces. Mientras que los pares de adjetivos se sienten contradictorios, un grupo de tres elementos genera un aspecto redondeado o completo, equilibrado y armonioso. No sólo aplica en redacción, hay algo en grupos de tres que se siente bien.

Lo mismo ocurre con el número de oraciones en un párrafo. El párrafo anterior sigue la regla, al igual que éste. Tres frases le permiten a desarrollarse un argumento de una manera clara, lineal y agradable.

Las tres frases se ajustan a una secuencia semántica o lógica particular que puede que utilices una y otra vez sin darte cuenta. Por ejemplo, en primer lugar a hacer una premisa. Entonces se desarrolla. Por último, la conclusión o consecuencia; según lo decidas para persuadir al lector.

Pareciera muy complicado, pero la comprensión de todas estas reglas no es imposible. Lo que realmente necesita es entender y practicar.

La regla de tres puede aplicarse a estructuras más grandes de escritura también. Para un copy de anuncio largo, tres párrafos pueden funcionar bien. Si estás escribiendo una historia, es posible que desee utilizar el: inicio, climax, desenlace. O puede que desee organizar tu escritura a través de tres eventos, períodos, personas, productos, servicios o beneficios.

Casi siempre encontrarás terminar con una estructura agradable como consecuencia de ello.

El único problema con la regla de tres es cuando se hace, por regla general. Es una excelente técnica si estás luchando para dar forma a tus copies, porque evidentemente se genera una estructura lógica y un buen nivel de legibilidad. Pero hay momentos en los que la estructura se convierte en una camisa de fuerza. Por ejemplo, ¿qué pasaría si desea añadir un cuarto punto a un párrafo, como lo estoy haciendo ahora?

Como siempre, las reglas son para la observancia de los locos y la instrucción de los sabios. Si los copies se dividen naturalmente en una estructura tripartita, muy bien. Pero si esto no ocurre y la coherencia y limpieza en lectura continua, entonces está bien.

Además, si se observa la regla de tres demasiado estricta, podríamos terminar con un ritmo tan regular como aburrido.

Alternativamente, puedes no querer que tu ritmo sea tan redondeado y simétrico. Es posible que simplemente no se ajuste el tono que quieres lograr.

Imagen cortesía de iStock

Judith Ramírez

Lic. en Diseño y Producción Publicitaria por UPAEP. Con talentos tan ocultos que ni ella los conoce. Copy en La Agencia Viva. Sígueme en twitter: @lafocabebe