Agentes comerciales, operaciones especiales

Escrito por -

Los comerciales, unos sacrificados profesionales de los que se ha dicho de todo, especialmente las lenguas afiladas y con un poco de mala leche. Lindezas como que son acechadores remunerados, verborreicos y con cáchara salpicada de una neolengua inventada. Que si son unos pelmas aporreapuertas, que si es una figura profesional que debió extinguirse hace tiempo. Muchas palabras lanzadas como flechas con las puntas untadas en veneno acerca de los comerciales que desmoralizarían al más pintado.

Pero resulta que los comerciales están hechos de otra pasta, son impermeables a todo improperio y mala cara ante la que se encuentren, porque los comerciales son los boinas verdes de la empresa, nacidos para vender incluso en condiciones extremas. No todo el mundo tiene lo necesario para ejercer de comercial, muchos se rinden o sucumben en el intento. Los comerciales son las fuerzas de choque de la venta, entrenados en la calle en la que desarrollan su trabajo, afrontando todo riesgo a pelo, sin otra protección que la de su misma piel. No invaden hogares, los conquistan, plantando la bandera de su unidad. Ignoran lo que es la rendición y se predisponen a afrontar lo inesperado con gallardía, sin saber que hay al otro lado de la puerta a la que llaman, sin importar el riesgo que puede acarrear para su integridad física. No hay dificultad lo suficientemente alta para un comercial, para ellos sólo existe la misión y nada más, son expertos en táctica y supervivencia, por ese motivo su oficio se ha mantenido durante décadas y décadas, por más feas que se pongan las cosas siempre logran salir adelante.

La profesión de comercial  es la infantería ligera de la venta, se basa en conquistar nuevos territorios, en convertirse en una fuerza expansiva, más allá de las sedes y sucursales de empresa, de penetrar en los lugares en los que la publicidad no alcanza. Es por ello por lo que son la fuerza de choque, la punta de lanza de cada empresa que se sumerge en la batalla diaria por los corazones y las almas de los nuevos y viejos clientes. Una batalla diaria de una guerra sin fin, por ese motivo es por el que a este aguerrido colectivo de profesionales aún le queda mucho tiempo de existencia en el que batallar y clavar su enseña en los nuevos territorios conquistados. Un brindis por estos aguerridos combatientes.

Imagen cortesía Shutterstock

Javier García
Javier García

Operario de la letra, redactor y narrador con debilidad por la comunicación y la publicidad que explora, cual curioso astronauta, habiendo revoloteado en el cómic, la radio y en medios escritos, orbitando en la publicidad para el pequeño comercio, a la vez que en otras escrituras más líricas. Sígueme como @xabelg