El sueño de ser copywriter

Escrito por -

Cuando nos gusta escribir, cada texto que creamos se transforma en una criatura que va tomando forma y que más tarde se convierte en nuestro bebé. Tal cual como en el embarazo, lo empezamos con ganas pero al final nos preguntamos ¿en qué me he metido?

Siendo creativo

Típico que las ideas que tenemos son geniales pero no las sabemos explicar, siempre digo que mi amigo pepito -que es excelente diseñando- capta lo que sus clientes buscan transmitir –gráficamente- de una manera impresionante, pero cuando intenta escribir slogans, copys o un simple texto “creativo”, es como si sufriera de un transitorio episodio de dislexia crónica.

Escribir no es para todos y quienes escriben no escriben para todos, de esa afirmación nace el copywriting, una manera de crear mensajes que incitan acciones en quienes las leen –más que acciones, estimulan reacciones- en un 99, 9% orientados al mundo comercial.

Lo que no se escribe no existe

Un copywriter instaura conceptos creativos y redactar textos persuasivos, es decir, el redactor creativo publicitario de toda la vida ha mutado y ahora, puede decirse que su hábitat natural ya no son las agencias, ahora también hasta son freelancers.

No debe confundirse a un redactor con un copywriter o un content manager jamás de los jamases, y la culpa es del todero, quienes al no especializarse en algo pasa de ser multifacético a utility person y dañar muchos perfiles –como en el caso de los community managers

¿Cómo explicarlo mejor?

No me considero copywriter –aunque siempre me dicen así-, inicialmente soy redactora y poco a poco mis texto fueron menos periodísticos e investigativos y más comerciales y publicitarios. Yo diría que hay dos tipos de redactores creativos. Los que son como yo, que trabajamos con email marketing, posteamos en RRSS de marcas, creamos textos para landing pages y web bajo SEO y están los otros.

Esos de agencia, que son más enfocados a  conceptualizar la idea publicitaria en su totalidad –piezas gráficas, audiovisuales y un millón de cosas más- y trabajan de la mano de un gran equipo con diseñadores, programadores, mercadeo, inteligencia de mercado, etc.

¿Cómo funciona?

En el mundo offline es sencillo, en internet es más complicado pero sé que no eres indiferente a ello. Digamos que tienes un resort muy concurrido cerca del mar –digamos que isla bonita como la canción de madonna jaja- y buscas impresionar a unos inversionistas muy conocidos que necesitan un lugar para hacer una reunión anual muy importante cerca de la localidad donde está tu rest y voilá, ellos llegaron a ti como corcho de champagne.

Rebobino el casette y veo cómo lo lograste. Busco en internet “resorts en la isla bonita” y aparece tu sitio, entro y veo bellísimas fotos de todas las áreas (interiores, exteriores y vistas) y ofrece números de contacto, servicios varios y un mapa interactivo y hasta un chat. Excelente experiencia.

Me voy en el tiempo y hace 6 meses, y toda la información que aportaba tu página era “Bello resort a orillas de isla bonita con agradable ambiente tropical, comida mediterránea, bajos precios y barra libre hasta las 12:00am” ¿ves la diferencia?

Salta el charco

Si eres redactor el salto no es tan terrible, lo que debes en permanecer con la mente abierta al cambio y gozártela.

Muéstrate: ¿Qué mejor manera que mostrar tus habilidades en la redacción que escribiendo?, crea una cuenta o blog y dedícate a él -no de manera random por favor-hazlo a manera de portafolio online y aplícate.

Pesca: Busca a posibles clientes tú mismo ¿cómo? En RRSS. No lo hagas por el dinero, hazlo por la experiencia.

Abre tu mente: Escribir libros no es lo mismo que escribir en un diario, por lo que escribir de manera comercial, organizacional y web no son ni lejanamente parecidos. Instrúyete y hojea temas con tópicos relacionados al landing page, SEO, SEM, marketing digital y por supuesto copywriter.

Ponte pilas

No dejes tu blog a la suerte –como he hecho yo con los míos en ocasiones- publícalos, compártelos e inicia conversaciones al respecto, la idea es que te conozcan y te recomienden más adelante.

Si tienes miedo e inseguridades, empieza como consultor, agarra fuerzas y verás que le agarrarás el ritmo sin darte cuenta.

Establece metas

Evalúa cómo está el mercado y cuanto puedes cobrar por tu trabajo, sé realista y consciente con lo que vas a desempeñar, la gente no necesita sabelotodos, necesita guías e inspiradores.

Los mejores redactores creativos son ensayo y error. Para ello, haz que tus palabras sean hermanas de las ideas, conoce de diseño y programación, escribe recordando que construyes una identidad y que cada marca es una personalidad que se dirige a un público específico, explora el universo del mundo online y adéntrate en los nuevos formatos.

Imagen cortesía de Shutterstock

Katherine Guaramaco

Licenciada en Comunicación social y periodismo, consultora editorial y echadora de cuentos por siempre. Una vez me dijeron que no podía ser community manager y terminé siendo periodista digital, webmaster, gestora de contenidos y redactora creativa. A esa persona le mando saludos :D Para más cuentos: Crónicasdesdemercurio.wordpress.com. Si me los quieres echar a mí: @Katherine_zgs