Noticias falsas everywhere

Escrito por -

Casualmente, hace días leí –en internet- que en Alemania se castigará con multas a quienes redacten o se hagan eco de noticias falsas y que además sean difundidas en redes sociales, obviamente eso me llenó la cabeza de preguntas, de por sí ya nuestra información es monitoreada, revisada y juzgada, ¿cómo lograrán los alemanes detener a tiempo las mentiras o mensajes de odio que quien sea deje en la web?

Entiendo la preocupación de ese país, según leí, les inquieta infinitamente que las redes sociales no sean tomadas en cuenta como espacios serios y creíbles, además de la rapidez con que las noticias falsas (sensacionalistas, amarillistas e injuristas) se propagan y al momento de ser desmentidas, medio continente ya se hizo una idea de la situación en cuestión.

Redes sociales

No es primera vez que un gobierno habla del cerco que debería existir entre las publicaciones que atentan contra personas, de hecho, la editorial Axel Springer desechó el hecho de ser colaborador en la presunta verificación que Facebook haría a las noticias colgadas en esa red, casi igual a lo que Twitter implementó con lo de silenciar conversaciones para aplacar los trolls y ser más atractiva para posibles inversionistas.

Lo de Alemania es un proyecto de ley que busca que las plataformas sociales sean compatibles con “un proceso fácilmente reconocible, inmediatamente accesible y siempre disponible para registrar las quejas sobre contenidos delictivos”. Pero ¿y en tu país, consideras que es necesario?, ¿Qué piensas ocurriría con el periodismo digital?

El papá de Facebook se unió al plan, en una charla que dictó en North Carolina A&T State University corroboró que: “(En Facebbok) estamos realmente en contra de las noticias falsas y la falta de información, hay algunas acusaciones que dicen que realmente queremos este tipo de contenidos y servicios. Pero eso no es cierto. Nadie en nuestra comunidad quiere información falsa. Lo que todo el mundo quiere es información real. Si alguien tiene una mala experiencia en Facebook, ya no confiará en este ni en sus contenidos y eso no es bueno para nosotros”.

¿Posverdad?

Uno de los hechos más relevantes para el periodismo en mi país recientemente, fue la denuncia que hiciera el gobierno de EE.UU al Vicepresidente llamándolo abiertamente “narcotraficante” y sancionándolo a través de todos los bienes que poseía en dicho país. Para nadie es un secreto que la salida del canal CNN es español en televisoras venezolanas se diera por la difusión que la misma realizó sobre tal denuncia, sin embargo y para el asombro de muchos, las noticias falsas proliferaron y el caos no se hizo esperar.

Por allí leí hace poco lo siguiente “Cada público tiene su propio universo de discurso y… humanamente hablando, un hecho es solamente un hecho en algún universo de discurso”, algo bastante profundo pero simple de entender; muchas veces podemos pecar de trolls por ello, pero si “cada cabeza es un mundo”, imagínate la que dice “es más peligrosa una idea que una granada”.

Periodismo lento

Cuando somos o fuimos parte del ecosistema del periodismo digital, sabemos de antemano que el buscador lo es todo, san Google es omnisabiondo (acabo de inventar esa palabra) y estará de nuestra parte –periodísticamente hablando- hacer posible que nos den clic y se redirijan a nuestra web. Lamentablemente, las redes sociales han opacado a los medios tradicionales (como lo comenté en mi post “periódicos digitales o periódicos digitalizados”, donde la posibilidad de que cualquier persona se convierta en moderador y distribuidor de noticias sin verificación previa, desatando algo así como el apocalipsis.

Imaginemos por un momento que no me refiero a personas mal intencionadas o trolls sino a los mismos medios; el clickbait, el amarillismo, o los “estudios especializados y encuestas” son parte de los ítems que participan activamente en la viralización de una “fake news”. Decimos que volveremos al periodismo lento no porque nos alejemos de la web, sino porque la verificación de fuentes, el análisis y la imparcialidad es necesaria en la carrera de la información (y no en la de rapidez).

Saber navegar en la web

La web tiene sus códigos, muchos pensarán que solo es robar y robar notas para colgarlas y ya, no todo lo que se publica es cierto ni todo lo que no se publica no existe. Cuando nos importa más el dinero que la ética vemos que la equidad queda en segundo plano, pues “todo vale para ganar dinero”, pero cuando caemos en cuenta que nos va mejor en la web, la plantilla de periodistas de calle disminuye, la inversión en medios tradicionales desciende y las crisis se acrecienta.

¿Existe suficientes profesionales en periodismo digital o solo son periodistas que migraron a lo digital?, es tan común que mi cabeza explota cada vez que toco el tema, el Código deontológico del periodismo y espero que el Código de ética del ejercicio del periodismo en cada uno de sus países, pide que se exija información veraz y opiniones honestas (aun cuando los periodistas no opinan sino que solo exponen) de lo que debería ser una información no tergiversada.

3 consejos para detectar a tiempo las notas fake

  • Identifica el hecho: Supongamos que se corre el rumor de un posible huracán tropical, lo lógico es investigar qué tipo de persona lo dijo –institución, empresa, el gobierno, tu tía- y desentrañar la misma llamando a entes competentes o fuentes confiables, en este caso, el ministerio de ambiente, instituciones meteorológicas, ong de salvamento, etc.
  • Verifica el material: A veces pasa que nos dejamos llevar por fotografías o videos que damos por ciertos, pero no será la última vez que saquen de contexto o hagan uso de fragmentos de videos o fotografías pasadas, por eso, cúbrete la espalda revisando detalladamente el material extra.
  • Confirma: Ese era el lema donde solía trabajar “confirma una vez, confirma dos veces, confirma siempre”, no todo lo que brilla es oro, podemos ahorrarnos la falta de credibilidad con solo confirmar los hechos

Ahora el periodismo digital tiene grandes retos, entre ellos, parecerse menos a los oficinistas y más a un experto de las comunicaciones conforme avanza la tecnología.

Imagen cortesía Shutterstock

Katherine Guaramaco

Licenciada en Comunicación social y periodismo, consultora editorial y echadora de cuentos por siempre. Una vez me dijeron que no podía ser community manager y terminé siendo periodista digital, webmaster, gestora de contenidos y redactora creativa. A esa persona le mando saludos :D Para más cuentos: Crónicasdesdemercurio.wordpress.com. Si me los quieres echar a mí: @Katherine_zgs