Los copys con sangre entran

Escrito por -

Hace unos días se conmemoró el Día del Maestro en México, lo cual me hizo reflexionar un poco sobre aquellas personas que en algún momento me han enseñado sobre el que hacer publicitario. 

Debo decir que desde que estoy en la universidad me he encontrado con todo tipo de profesores. Están los que en algún momento nos enamoraron de la industria publicitaria, aquellos que nos decían que los anuncios en los medios controlaban a las masas y otros que resumían su labor a ponernos videos de YouTube con contenido de dudosa procedencia.

Sin embargo, todo cambió el día que entre a trabajar a una agencia de publicidad. Maestros que sin proponérselo fueron mis Yodas de este oficio. A regaños, “periodicazos” y mucha paciencia, me enseñaron el arte de ser creativo.

Con esto, no quiero decir que menosprecie la labor de mis docentes en el aula universitaria. Al contrario, sin ellos no hubiera tenido las herramientas para entrar a una agencia de publicidad.

No obstante, debo decir que en la universidad también existen personas que les queda grande el título de “maestro”. Que si bien, en el ámbito profesional son personas destacadas. En el aula, pocas veces tienen la paciencia y herramientas para transmitir esos conocimientos a los alumnos. Desde mi punto de vista hace falta en algunas escuelas que los profesores tomen más en serio la educación de sus estudiantes.

Las nuevas generaciones necesitan que los docentes se actualicen, que tomen a sus alumnos en serio, que les brinden las armas necesarias a los jóvenes para ir a tocar las puertas de cualquier agencia.

Así, entendí que cada publicista lleva un maestro dentro. Ya seas el Trainee, el Copy Sr, el Director Creativo o hasta el VP. Todos en algún momento de su carrera encontrarán a alguien a quien enseñarle, adoptaran a un estudiante y lo convertirán en un gran publicista. Eso, para mí, es lo que le da vida a la industria publicitaria; el hecho de hacer de las agencias una segunda universidad donde todos estén dispuestos a enseñar.

En este texto, quiero darle las gracias a cada uno de los que se han tomado el tiempo para formar el publicista que hoy soy.

Gracias Silvia, Charly, Luis Elizalde, Fenton, Thaly, Quique, Ana, Rey, Gustavo, Mcloskey, Mojo.

Sin ustedes, no habría podido sobrevivir a esta guerra de ideas.

Cambio y fuera

“La Trinchera del Trainee”

AUTOR

Rafael Zacarías

Copy Trainee en Saatchi & Saatchi México

Imagen cortesía Shutterstock

Colaborador invitado
Colaborador invitado

Colaborador invitado