Querido Director Creativo…

Escrito por -

Esta es una carta que he querido escribir hace mucho tiempo, no quiero que piense que soy otro más de la generación Millennial o Z, que no sabe que es lo que quiere en la vida, arrogante tal vez, soberbio, quizás, sin embargo, sé lo que quiero en la vida y haré todo lo que este en mis manos para alcanzar las metas que me he propuesto.

El motivo de esta carta es para poder hacerle saber mis inquietudes sobre el mundo de la publicidad, como bien sabe, mi book aún no está del tamaño de los grandes publicistas que nos enseñan a “idolatrarlos” con su trabajo, siendo reconocidos por todos lados y por supuesto, ganando premios.

Motivado por el amor y guiado por mi pasión, hoy me presento ante usted, con las ansias de crecer, con la ambición de mis letras, con la adrenalina de una idea que consume mi cabeza, tiempo y fuerza. . .

Un amigo alguna vez en la vida me digo que tengo el “Síndrome del estudiante”, una manifestación cuyas señales se presentan al inicio de tu carrera universitaria.

Básicamente es cuando todo lo vez con ojos de amor, con esa ilusión llena de energía y pasión, que no te permite ver “el mundo real”, una “venda” en los ojos que te impide ver las cosas como son, un síntoma que, según me cuenta él, iras perdiendo con el tiempo, junto con el amor y la pasión de lo que haces. – Pido al universo que jamás me pase –.

Un signo que quizás muchos ya perdieron o nunca lo tuvieron, una enfermedad que sin duda me agrada tener “para no ver” la realidad de las cosas, y sé que usted también cuanta con algunos indicios de este padecimiento, no por nada está donde está.

Y aunque sé que posiblemente termine odiando lo que amo, sé que lo que hago es lo que más idolatro y lo hago con tanta pasión.

Yo solo busco lo que me han prometido, lo que me han vendido; Dolor de cabeza, adicción al café, no poder dormir, reclamos de mi familia y ojalá no, romper con mi novia, porque la acabo de conocer.

En el pedir está el dar, siempre lo han dicho, pensará que hablo de sueldos, no hablo de dinero no piense mal, yo solo pido algo divertido, una campaña que me haga odiar la publicidad, un Brief que me haga conseguir un León, déjame ser yo, déjame volar, que te aseguro tocar el sol para que ambos brillemos en la Costa Azul.

Y como en todo trato para llegar a un acuerdo.

Yo ofrezco mi pensamiento, mis letras, mi musa, mis gustos, mi forma de ver la vida y mejor aún, mi creatividad, que como una esponja apenas empieza absorber el agua a su alrededor.

No busco una solicitud de puesto para los que lean esto, es una nota de compromiso y agradecimiento a la persona que me ha brindado su apoyo en iniciar mi carrera.

Rafa Domínguez “Creaturon”.

Si bien es cierto que siempre me enseñaron a dar las gracias, sirva también la misma, a quienes les lleguen estas letras, porque son ustedes los que me leen y sé que hablo por los muchos jóvenes que aún están tocando la puerta y no saben cómo ingresar o no les permiten entrar. Y créanme dueños de agencias y VP Creativos, piensan esto.

Y si es tu caso amigo, espero te sirva como inspiración de cómo empezar tu carta de solicitud en una agencia, hay una nota que escribí de cómo empezar tu book, si me permites también déjame darte un consejo que aún conservo para cumplir mis metas;

“Lo que carezco de talento, lo recompenso con mi esfuerzo de alcanzarlo”.

Guy Kawasaky

Por último, pido una disculpa, porque seguramente esperabas leer algo de publicidad, pero es algo que mis valores me obligan hacer y agradezco a Roastbrief por brindarme el medio y la oportunidad de seguir compartiendo mi pasión…

Publicidad.

Gustavo Yañez

Integrante de aquel incomprendido mundo Millennial. Irreverente de naturaleza, amante de los detalles, gustoso de perderse por contar nuevas historias, eterno aprendiz y seductor en letras. Sus amigos lo llaman Lobo y Twitter: @SirLobo_