The Defenders: El éxito de los comunes y corrientes

Escrito por -

Frente a la oferta de encapuchados, disfraces, galácticos y supernaturales héroes de las pantallas del entretenimiento, el éxito de los cuatro protagonistas de The Defenders resulta por un lado inexplicable, pero por otro totalmente entendible. Debo aclarar que desconozco los comics de los personajes o en el que se basa la serie, sólo escribo acerca de lo que veo en la pantalla y que es verdaderamente triste y de gran pobreza, en cuanto a los personajes.

Sin duda Jessica Jones, Luke Cage y Iron Fist son tres de los personajes menos atractivos en la historia de los superhéroes, ni siquiera tienen el encanto de antihéroes como Deadpool o Kick Ass, son simple y llanamente personajes tan grises como los actores que los interpretan. En el caso de Iron Fist es tal la intrascendencia del personaje que sin ningún problema es superado por la actuación, destreza y belleza de su acompañante Colleen Wing, interpretada por Jessica Henwick, quien en Game of Tthrones interpreta a Nymeria Sand una de las exuberantes hijas bastardas de Oberyn Martell. Mientras que Finn Jones (Danny Rand) también participó en la serie de HBO como el narcisista Loras Tyrrell, un papel finalmente menor como el que interpreta en Iron Fist y The Defenders.

Ni que decir de Jessica Jones, un personaje tan inicuo, que aun basado en el cinismo de los grandes detectives de la novela negra del siglo pasado como Sam Spade o Lew Archer, resulta cero atractivo y puede pasar desapercibida entre la multitud de personajes de Marvel y DC que invaden las series el día de hoy, tal y como pretende el personaje, sin ningún problema. Eso sin contar la poca capacidad histriónica que tiene Krysten Ritter, que pretende interpretar su personaje como si fuera Humphrey Bogart en algún clásico y termina siendo una pésima imitación del actor.

Luke Cage es más de lo mismo, nada más que negro y buscando una causa de justicia racial y de grupo. Su preocupación no es universal como sucede con la mayoría de los superhéroes. En el mundo de lo políticamente correcto es muy sencillo crear un personaje como Cage, rodeado de latinos y otras minorías étnicas de Estados Unidos.

Los poderes de los tres personajes residen única y exclusivamente en la fuerza bruta. No existe el encanto del piquete de una araña, de una gran inteligencia o superpoderes realmente espectaculares llegados del espacio exterior, un accidente de laboratorio, como tampoco existe la riqueza puesta al servicio de un bien mayor como sucede con Batman o Ironman.

A lado de esta tercia de sosos personajes, no hay manera de que Daredevil no brille, aun con la contención con la que Charlie Cox interpreta al personaje. Incluso Elektra resulta cien mil veces más interesante que los otros tres coprotagonistas de la serie. Y para ser sinceros es la trama interna de Daredevil y su problema de atracción y amor con Elektra y Karen Page la que da sentido y unidad a la serie y a las series individuales de los otros personajes.

Lo raro es que con todos estos hándicaps la serie parece ser un éxito. Pareciera que Netflix y Stan Lee han encontrado un nuevo nicho de superhéroes, más acordes con la generación de los Millenials y su llegada al mundo de los treintones. Superhéroes hedonistas y poco carismáticos, seres urbanos, neoyorquinos en este caso, enamorados de su ciudad.

Los personajes de The Defenders a pesar de que su objetivo es hacer justicia son seres poco o nada aspiracionales. Seamos francos nadie, absolutamente nadie, quisiera tener la vida sin sentido de Jessica Jones o ser el racista Luke Cage a quien sólo le preocupan los no blancos. Lo que nos recuerda que casi siempre lo políticamente correcto se convierte en exactamente aquello a lo que dice combatir.

La selección de Netflix de este cuarteto poco agraciado no sólo es un misterio en cuanto a la combinación de personajes, porque también en materia de ratings, a pesar de que la empresa no da a conocer las cifras de audiencias, se rumora en diferentes sitios que las cosas no son parejas. Iron Fist es una de las series menos exitosas de la plataforma de contenidos, la inclusión del personaje en la trama parece una necedad. Jessica Jones y Luke Cage le deben a The Defenders la planeación de una segunda temporada de sus aventuras, si las podemos llamar así. Sólo Daredevil es un éxito en sus temporadas individuales y sin duda lo podría seguir siendo por la riqueza de capas de lectura en la trama y los personajes más arquetípicos del comic. Por otro lado The Punisher,  el ingrediente faltante en The Defenders tendrá ya su propia serie y es un personaje más rico que los tres acompañantes de Daredevil y se planea que aparezca en la segunda temporada de The Defenders.

La serie a pesar de la recepción de las audiencias parece condenada a repetir el fracaso de la otra cuarteta de superhéroes, Los 4 Fantásticos, sin siquiera tener esa atractiva historia del viaje al espacio, nuestros cuatro fantásticos son seres anodinos, egoístas, con vicios y aunque sufren de la soledad de Batman o del Hombre Araña, son reflejo de la sociedad americana que prefiere verse víctima a ser participante del cambio. El mismo cartel de la serie parece más un cartel de inclusión de Benetton de décadas pasadas, que la promoción de un programa de Superhéroes. Por razones de trama y de la filmación de nuevas temporadas de los personajes por si solos, una segunda temporada de The Defenders no se tiene planeada antes de 2019. Esperemos que para entonces por lo menos los productores y escritores hayan madurado para mostrarnos algo mucho más interesante que seres comunes y corrientes.

Armando Enríquez Vázquez

Productor de televisión, escritor desde hace más de veinticinco años, columnista en diferentes publicaciones virtuales e impresas. Oriundo y transeúnte de una de las ciudades más pobladas del mundo de la que estoy orgulloso. Mis encuentros y desencuentros con la publicidad se han hecho muchas veces desde el terreno del receptor del mensaje y no del emisor. Me ocupan entre otras cosas el futuro de los medios, el abuso de la palabra creatividad y el desarrollo de contenidos atractivos en diferentes medios. Sígueme en twitter: @cernicalo