El conocimiento, base de toda relación duradera

Escrito por -

Publicidad y Análisis del Discurso. Los términos “conocer” y “saber” pueden usarse a veces indistintamente. Sin embargo, se pueden establecer ciertas diferencias en relación al conocimiento directo, inmediato, por contacto o presencia directa; y conocimiento indirecto, mediato o por descripción. En el caso de hoy, la conjugación del verbo “conocer” funciona como sólida estrategia de marca.

En la pieza de reciente difusión “Coto. Yo te conozco. Nos conocemos”[1] se daría el caso en el que la conjugación de un verbo funciona como estrategia de campaña. El campo semántico del verbo conocer remite en una de sus acepciones (RAE) a: “Tener trato y comunicación con alguien”. Como verbo transitivo, es decir que se construye con complemento directo, hace referencia a una relación de entendimiento de un sujeto hacia algo o alguien. El uso de una canción popular funciona como estrategia discursiva de captación, busca persuadir y generar identificación con un tema conocido en la audiencia: “Conociéndote… entiendo qué es ser feliz… es dar todo de sí… sin pensar en recibir… y te doy mi vida… solo a vos querida… todo lo que pidas lo conseguiré… descubrí un mundo conociéndote a vos. (Locutor) Coto. Yo te conozco. Nos conocemos”.  El sentido del eslogan connota como valor positivo la confianza, efecto generado por el conocimiento a través del tiempo. El razonamiento sería “Yo te conozco, sé quien sos, por lo tanto, puedo confiar en vos”. El enunciado “Nos conocemos” involucra al receptor en el uso del nosotros inclusivo, se propone una interacción simétrica que funciona como argumento final. A nivel retórico, la reiteración cumple con la función de intensificación y capta la atención.

En el uso de la primera persona el anunciante se transforma en el sujeto hablante que se hace responsable del conocimiento/confianza y como tal reconoce también que ese entendimiento es recíproco. Predomina la función emotiva (R. Jakobson) centrada en el emisor, de un yo que se dirige a un tú.

La confianza como valor positivo funciona como estrategia de marca y garantía de una relación estable, incluso con un supermercado.

[1]

Ana Inés Mahon Clarke
Ana Inés Mahon Clarke

Publicista y Analista del Discurso. Trabaja en el mercado publicitario argentino desde hace más de veinte años, durante doce años en agencias de publicidad y marketing directo y desde el año 2004 como analista de la comunicación en la consultora Estudio Adlogo, especializada en Análisis y Estrategia en Comunicación.