ArtePublicidad

Cómo usar la música en la publicidad

La naturaleza, habla. El hombre, recita. La mujer, canta. La música es la mujer del poeta. Como este espacio ha encontrado a sus lectores, lectores inteligentes y cada vez más cultos, ya no le tememos más a la erudición y a la extensión. El hombre inteligente, es paciente (no se impacienta porque tiene pensamientos que le acompañan). Es por esto, querido lector, que me he tomado el atrevimiento de escribir un artículo largo sobre la música y sobre su uso en la comunicación especializada, que es la publicidad.

Antes de iniciar, quiero disculparme con todos los estetas, músicos, bajistas, directores y apasionados del sonido por la impertinencia que se vaticina. Si Rubinstein, el flamante judío, leyera este trabajo, tal vez se enojaría. Si bien no pretendo establecer un canon occidental sobre las musas (música: expresión de las musas, decían los griegos), sí deseo que el estudiante y el profesional sepan cómo utilizar mejor el recurso de los decibeles. También quiero excusarme por mis muchas citas y referencias. Como dijo el ciego muerto en Ginebra, mi memoria supera a mis ideas.

Se necesita de un buen oído para apreciar el sonido de un buen piano. Es cierto que a algunos pianistas, les gustaba tocar pianos sin afinar para lograr sonidos y frecuencias poco comunes. Bueno, pues pasa todo lo contrario con la música cuando se utiliza en la publicidad. Al público en general, le gusta cualquier tipo de música. G. Steiner, también judío como Rubinstein, explicaba que las personas que aseguran que les agrada cualquier tipo de música, no tienen gusto o tienen mal gusto. Es común que los jóvenes digan que “oyen de todo”. Y sí, cuando uno revisa sus reproductores musicales, uno se entera de que después del rock, oyeron salsa y de ahí, jazz. Para que nuestra marca se inocule en la memoria, tiene que poseer un estilo musical.

Mientras la música clásica es un acompañamiento de diversos instrumentos y voces (opcional) que se difuminan entre sí para lograr tonos casi paranormales, la música popular es simple y repetitiva. El sonido de una copiadora podría servir, con amplificadores, para hacer un rave. Oír música clásica es como leer libros clásicos, un choque total contra la humanidad. Edvard Grieg o Wagner son demasiado para una, por decirlo vulgarmente, oreja pequeña. Decía el filósofo L. Wittgenstein que además del oído externo, existe un oído interno. Es este oído interno el que no tenemos desarrollado y por eso, la música clásica nos parece perturbadora. Si tenemos que elaborar un spot de televisión, debemos de pensar en cómo es el oído del receptor.

Hay sonidos que evocan lo pequeño, lo alto, lo grande, lo bajo. Cuando Ferrari quiere vender sus automóviles, echa mano de la ópera. Pensemos en el Acto II de Madame Butterfly e imaginemos un Ferrari Enzo corriendo. La voz femenina, alta, aguda, simula o suena parecido al motor con zumbido de abeja del Ferrari. Así, buscando analogías entre lo pictórico y lo sonoro, es como se usa la música para transmitir una emoción.

Una institución que sabe de lo que hablamos, es La Iglesia. Sin los sufrimientos promocionales para obtener un cupón que nos dé acceso al cielo y sin la música clerical, el creyente jamás experimentaría la unicidad con el todo. Refiere Ezra Pound que sólo en España había oído música santa con tan altos alcances espirituales. Cuenta que, a pesar de ser norteamericano, sintió cómo se transportaba hasta la Edad Media con el sonido de los órganos. Esto me recuerda lo que dijeron dos grandes expertos en estética. Por un lado, Oscar Wilde aseveraba que la música es un transporte con el cual podemos vivir las vidas de otros. Por otro lado, creo que en Weimar, el apasionado Schopenhauer escribía que la música era más pura y directa que la realidad. Entonces, nuestra marca tiene que ser sonora y estar pensada para ser pronunciada.

Al redactar un guión de televisión o de radio, hay que tomar en cuenta que el sonido será algo así como el fondo poético o natural de nuestras escenas o de nuestros diálogos. Colocar un “fade in” o un “fade out”, es laborioso. Fue Aldous Huxley el que escribió una novela en la que la técnica musical del Contrapunto, imponía el ritmo de la lectura. Contraponer una voz grave con un sonido agudo o viceversa, hará que llamemos la atención de la diosa Armonía. Hay un comercial hecho por Young and Rubicam, llamado “Vivamos Responsablemente”, producido para la marca Quilmes, en el que se usan, por decirlo así, imágenes graves, oscuras, contrapuestas con la música aguda de David Guetta. El resultado es un comercial armonioso, fácil de comprender y que nos transporta hasta nuestra vida diaria a través de la pantalla.

Es imperioso que nuestra música esté de acuerdo con nuestro mercado. Argentina, cuna de la cultura europea en América, posee un conocimiento más arduo de la música clásica y por esta razón, la marca TyC Sports, usó el Requiem For a Dream para su anuncio titulado “Argentinos”, anuncio en el que el ego nacional se enaltece con la gravedad de lo sonoro. La música verdadera, siempre digo, es triste. Lo demás, dirían los expertos, es jolgorio. La música también relaja, relaja tanto, tanto, tanto, sí, que a veces se come a la inteligencia que la escucha. Muchas veces, cuando el auditorio está descontento con una obra musical, se levanta y se va. Y también sucede lo contrario. Cuentan que Beethoven, tocando el piano, se dio cuenta de que dos integrantes de la realeza europea no le estaban poniendo atención a su música, por lo que se levantó maldiciendo y diciendo que reyes y príncipes hay y habrá muchos, pero que más hombres como él, como Beethoven, jamás. Imprecación ésta de maderas espirituales, de cuerdas intelectuales y de metales emocionales.

Mientras que a los mercados más cultos les agrada la música armoniosa, a los mercados menos educados les gusta la música cacofónica. Por ejemplo, cuando hacemos un eslogan para niños, siempre tenemos que pensar en cómo hacer que el golpeteo en su boca, tenga lugar. Si decimos “come como campeón”, logramos que las tres letras “c” produzcan un placentero sonsonete en la boca del niño, sonsonete que causa cierta vibración y placer en la cabeza y que ayuda a la recordación. En cambio, si le hablamos a un público leído, seguramente el bellísimo verso de Góngora embelesará a los oyentes: “silban las eses como silba la saeta en el aire”. Si el “come como campeón” le gusta a los menores, el “silban las eses” le gustó a un grande como Borges.

Ya que hemos hablado sobre la Armonía y sobre el mal gusto musical, es momento de hablar sobre el silencio. Se dice que el silencio total, no existe. Si nos metiéramos a un cuarto diseñado para que el sonido no entrara (como el famoso salón en Harvard), aún así escucharíamos el latir de nuestro corazón, el suspiro perenne de nuestra respiración y el rechinar inquieto de nuestro sistema nervioso. Es por eso que los tambores, al imitar la tarea del órgano propulsor, alienta, aliena, invoca, provoca. Cuando la música va en contra de nuestros ritmos naturales, espanta, sublima. Y no olvidemos el adagio de Hipócrates, afán científico aplicable a nuestras dilectas preocupaciones: “primum non nocere”.

Shakespeare recomendaba estudiar un poco de metafísica, escasas matemáticas, filosofía con precaución y oír música constantemente. Más sentimiento que pensamiento produce un despertar sensorial y un adormecimiento racional. Y nosotros, expertos en comunicación, no queremos que la gente razone nuestras ofertas, sino que las sienta.

En cierta universidad con dejos medievales, hice un experimento: expuse a mis viejos alumnos a una melodía de Boulez. “La Sinfonía Mecánica” de este autor, hizo que los receptores pensaran en metales, en fricciones, en cristales y en esferas de acero rodando. Lo impresionante del experimento, no fue el hecho de que oyeran tales cosas, sino que les parecieran algo natural, obvio, claro, sencillo (“suena como suena el mundo”, dijo uno de ellos). Esto significa que el ruido de la ciudad se ha enarbolado como el rey del oído. El ruido, más común en los cinturones de miseria o en las metrópolis, produce música en la que la fricción o la improvisación, como en el Jazz o como en el Scratch (Wittgenstein es el Scratch de la filosofía occidental), fungen como patrones rítmicos. Dos ejemplos, The Rage Against de Machine o Prodigy.

Este contacto constante con el ruido, hace que el nivel o el gusto estético, decaiga inexorablemente. Si le ponemos a un joven alguna pieza de Bach interpretada por Gould, se dormirá. En parangón, si lo exponemos a Lady Gaga, tartamuda profesional, se levantará para bailar (para sacudir el cuerpo). El ruido forma parte de las representaciones de un pueblo. Y estas representaciones, son inferiores a las del pasado.

Al redactar un spot, siempre intento recordar los ejercicios que se practicaban en el Ghetto, los cuales implican memorizar una pintura e interpretarla con algún verso mientras el verso se empalma con el movimiento de alguna sonata o rondel. Evito apoyarme en la observación de los spots premiados en el arte cinematográfico.

Por ejemplo, mi abuela citaba, mientras oíamos a Paco de Lucia (“Entre dos aguas”), una poesía de Manuel Machado, una que dice “vino, sentimiento, guitarra y poesía/ hacen los cantares de la patria mía”, en tanto nos acuciaba para comprender a Goya. Música y letra (letra en el sentido simbolista… por eso el argentino aficionado a Heine decía que no traducía, sino que descifraba idiomas, signos, sistemas de símbolos o de ideas, según la concepción de Saussure) se fusionan, cosa muy diferente a la de acompañarse. Si usted le llamara a su esposa “su acompañante”, se llevaría una tentacular bofetada por pícaro risueño. La música no tiene que acompañar a la imagen. La música es el refuerzo pictórico de la imagen, pues, como decía el gran Simónides de Ceos, una pintura es una poesía muda, y una poesía, es una pintura que nos habla.

Cuando queremos que el lector expanda su imaginación, escribimos en nuestra narración “escuchó” o “vio”, verbos referentes a los sentidos de lo lejano. Y cuando queremos que el receptor de nuestro sonido imagine cosas grandes o pequeñas, elegimos efectos como el canto de los pájaros o como el canto del viento en el río. Decía Goethe que el oído humano, con el pasar de los siglos, se ha acostumbrado a distinguir los sonidos amigables de los sonidos de enemistad. El volcán, el león y el oso, nos asustan porque envuelven a nuestro espíritu. En cambio, las ardillas, los pájaros o el canto de las doncellas, nos parece amistoso. “Mientras sea mi cerebro jaula del pájaro azul”, decía Rubén Darío. La música es como un signo expandible que alarga o ensancha el tiempo y el espacio, retomando las ideas del loco Wittgenstein.

La música es como un puente de cristal vibrante que nos puede transportar, gratis, hasta donde queramos. Recuerdo que de muy pequeño, al oír “Whisky in the Jar”, de Metallica, sentía un añejo no sé qué. Como Borges con su abuela Haslam, sentía una especie de Afinidad Selectiva con esta melodía. Bermeja sorpresa cuando supe que la melodía era una vieja entonación irlandesa. Esto confirma a McLeish: la poesía, que es música, no significa, es algo. Y lo mismo sucede con las campanas. Al oír campanas, algo en nosotros tiembla, algo pasado despierta. Usted puede ser todo lo moderno que quiera, pero sólo antes de oír doblar las campanas (Hemingway sabía lo que escribía).

Pero la música también es voz. La voz, el habla, habilidad de articulación que nos asciende a dioses, busca la simultaneidad entre el verbo y la creación. Hasta en Las Escrituras se insiste en que algo se dijo y algo se hizo casi al mismo tiempo. Que los juglares de clerecía se encarguen del tema. Decía que la voz quiere apropiarse de la realidad narrándola con más minucia de la que es capaz la naturaleza. El árbol no pensó en el ojo que todos señalan en él. Tupac Shakur el rapero, Art Tatum con su piano del jazz y el jaranero en Veracruz, buscan lo mismo: viajar con su talento a la misma velocidad en la que viajan los fenómenos. Pareciera que ellos encuentran algo que los demás no ven. El rapero encuentra injusticias, el afroamericano que sonríe con el Jazz encuentra gracias átonas y el jarocho improvisador, encuentra analogías entre la cara del foráneo que come camarones como si comiera gemas y el perro que va pasando.

El Ministerio de Sanidad, en España, hizo un spot de televisión llamado “Duelo”, en el que se empuñan las armas musicales como la métrica, la rima, la fonética, la fonología y el subterfugio de decirlo todo con la letra “o”, la cual se parece a un condón, a una boca sensual y a muchas cosas más relacionadas con el sexo. Retórica erótica. La música, lo dijo Wilde, es más ubicua que la realidad. Si oímos a Los Tetas, a Carl Cox, a los Guns and Roses o a Liszt, encontraremos algo interesante. Sin importar el género, todos pretenden crear un mundo propio con una velocidad y con una fuerza de gravedad únicas. Para conseguirlo, todos se preocupan por emular las texturas del mundo. En tanto que en el trademarketing uno se preocupa por usar madera, metal, cristal o plástico para comunicar tradición, tecnología, sinceridad o bajo precio, respectivamente, los músicos, como Boulez, también intentan emular estas texturas con los sonidos.

La acústica es tan importante para las marcas, que deberían de esforzarse para que sus melodías adquieran cuerpo. Cuando la música adquiere textura, cuando se siente, se ve y se oye, la gente reacciona imitándola. Este fenómeno es asequible yendo a cualquier centro nocturno. Ora en el Bora Bora de Ibiza, ora en el Bulldog Café del D.F, ora en el viejo Habana Club en Monterrey, las masas buscan tener un corazón más grande poniéndole atención al palpitar de las bocinas. La música es como una calcomanía del mundo. Nuestra publicidad, al ser una réplica pobre de la realidad, tiene que aumentar su poder de persuasión seleccionando sus sonidos con más paciencia. Hasta hoy, nos hemos preocupado por la vestimenta de la publicidad, pero no por mandarla a clases de canto.

Cuando escucho a Wilhelm Kempff interpretar a Beethoven, siento el espíritu de los reyes sajones hablarme. En cambio, cuando a algún oriental se le ocurre imitar al iracundo músico, siento un temblor y un rechazo hacia la melodía, pues hay algo en ella que no existe, y esta inexistencia, se debe a la incomprensión de la cultura europea por parte del autor iraquí o chino. Un buen maestro de ópera, al leer un verso libre, encuentra en él un ritmo invisible para el oído de un diletante. Así mismo, cuando un receptor de publicidad se expone a un anuncio en el que la música simplemente le pertenece a otra cultura, se siente vituperado, golpeado, incomprendido. No olvidemos que nuestro canto tiene que ser como el del pájaro, tan natural como el habla. Espero que esta honesta meditación, te haya gustado. Muchísimas gracias.

Etiquetas

Artículos relacionados

616 Comments

  1.  

    Felicidades
    Zeind, me gustó mucho tu artículo. Al leerte, me vino a la mente lo que dices
    acerca del silencio. Es cierto, puedes escuchar tu corazón y tu respiración,
    suele pasarme cuando el sueño se me va. Por otro lado, el que dice que toda la
    música le gusta, definitivo no tiene una idea fija de lo que le gusta. Mas allá
    de la música comercial o popular es lo que te hace sentir una melodía, sin
    importar su género. No hay como un momento de soledad y la mejor pieza que te agrade
    para “irte” por un momento de la consciencia.

     

    saludos

    1. Hola. Gracias por las felicitaciones. Qué bueno que te gustó este humilde intento musical. 

      Y sí, el silencio total, es imposible. A lo más que podemos llegar, es a una especie de revelación que nos llene los sentidos súbitamente. 

      La gente que escucha de todo, es verdad, no tiene gusto. 

      Una de mis piezas preferidas, es el Concierto para Violín, de Beethoven. 

      Saludos y de nuevo, gracias. 

      Atte: Sir Edvard Zeind. 

    1. Hola. Un millón de gracias, madre, por leerme. 

      Gracias a tu apoyo, he podido leer, escribir y dedicarme a la ciencia, a la filosofía y a la literatura. 

      Seguiré publicando y seguiré dedicándole mis logros a la familia. 

      Te quiero. 

      Atte: Sir Edvard Zeind. 

      Saludos. 

  2. Me gusta más cuando escribes este tipo de artículos,  mañana usare en mi presentación algunos de tus ejemplos y te citare como Sir. Edvar
    Saludos carnal.   

    1. Hola. Gracias por leernos, hermano. ¿Cuáles son los que no te gustan? Sí, usa los ejemplos y me pasas una lana, jejeje. 

      Saludos. 

      Atte: Sir Edvard Zeind. 

  3. Excelente análisis, Eduardo. Actualmente, en Venezuela tenemos una marca que refleja eso que mencionas de la melodía con cuerpo –> http://www.producto.com.ve/todos/a-la-vuelta-de-la-esquina Éxitos

    1. Hola. Qué gusto me da que nos lean en Venezuela. 

      Vi el anuncio y la melodía, me gustó. 

      Ojalá que en el mundo sonriéramos más. 

      Me acordé de Baudelaire: la risa, es poderosa, pero la sonrisa es, bien entendida, revulsiva o persuasiva. 

      Gran trabajo. 

      Saludos desde México. 

      Atte: Sir Edvard Zeind. 

  4. Muy bueno tu articulo, me gusta la manera en la que escribes ya que me ayuda a analizar de manera mas profunda los temas a los que te enfocas. En este caso lo haces hacia este Arte. Es muy intenso tu trabajo y muestra lo grande que eres. Saludos!!

    1. Hola, Judith. Te agradecemos la atención de leernos. 

      Intento, simplemente, hacer lo que es difícil, algo fácil. 

      Siempre procuro que mis textos contengan tres cosas: intuición, conocimiento y teoría (técnica de Bertrand Russell). 

      Estos tres ingredientes, son los que se usan en ciencia para explicar desde los fenómenos mentales hasta la física de Witten. 

      Este Arte, la música, es para mí una bendición. Si no fuera por la poesía y por Bach, estaría, como decía Nietzsche, viviendo sin sentido. 

      Y bueno, gracias por el glorioso calificativo de “intenso” (la palabra jala al inicio, vibra después y se dispara a lo último: in-ten-so). 

      Que tengan un excelente fin de semana. 

      Saludos. 

      Atte: Sir Edvard Zeind. 

  5. Que buena perspectiva sobre la música. Tal vez no nos damos cuenta, pero mueve todo en nuestra vida: el ritmo y los sonidos de nuestro cuerpo son la verdadera música… Un gran abrazo y muchas felicidades Eduardo, gran pensador.

    1. Hola, Enrique. Tienes toda la razón, pues la música humana, a la cual le llamamos “ritmo de vida”, es inaudible para el oído externo, pero no lo es para el interno. 

      El cuerpo es, como decía Merleau-Ponty, nuestro centro del mundo, el vórtice para los fireside poets. 

      Nuestra cabeza, es la voz (consciencia). 
      Nuestros brazos, las cuerdas (trabajo). 
      Nuestro tronco, las maderas (fibras). 
      Nuestras piernas, los metales (fricción). 

      Hay que tener piernas de acero, 
      corazón de roble, 
      brazos elásticos 
      y cabeza de tenor 
      para hacer música vital. 

      Perdón por esta pobre poesía. 

      Mil gracias por tus palabras. 

      Saludos. 

      Atte: Sir Edvard Zeind. 

  6. Martha Alicia Escartin Garcia Una
    lluvia de ideas convertidas en gratos recuerdos vino a mi memoria
    mientras leia! En primerísimo lugar una obra clásica: Paideia de Werner
    Jaeger, obra en la q se aborda el concepto de educación en la antigua
    Grecia y el papel tan import …ante
    q se le da a la música para equilibrar el alma humana…dándose en
    aquellos tiempos, los primeras bases para estructurar la Filosofia de
    la Educación tanto platónica como aristotélica. También fue bello
    recordar el papel de los cantos de adoración a Dios plasmados por San
    Agustín en La cuidad de Dios, sin olvidar la experiencia religiosa
    analizada por William James en su obra Pragmatismo. Eugenio Trías
    aborda el tema de la música como lenguaje universal desde la Filosofia,
    si recordamos los problemas q se plantean en cuanto a la efectividad
    del lenguaje en la comunicación humana podremos apreciar mejor sus
    propuestas. cuántas bellas ideas agolparon mi mente. El silencio no
    existe? No, aunq en los primeros semestres de la lic. nos preguntaban:
    si en un bosque lejano cae un árbol, existe el sonido, el ruido que
    produce su caida? jajajjajaja Finalmente, toda cultura produce música a
    partir del medio geográfico donde se desarrolla, toman de la naturaleza
    lo necesario para la elaboración de sus instrumentos, de ahi la
    diferencia en los sonidos q producen…las ciudades son frias e
    inhóspitas como el metal, las provincias apacibles, etc, etc, etc. Grax
    Eduardo Zeind Palafox, tus escritos siempre motivan buenos estados del alma y del entendimiento! No importa q sean largos! feliz semana! 

    1. “El kerigma, tanto el de la Grecia antigua como el del Cristianismo primitivo, incluía, dentro de su catálogo ilustrado de virtudes, el ejercicio de hablar con corrección. Según Jaeger, cuando pensamos en el Helenismo, realmente nos tendríamos que estar refiriendo sólo a cierta época en la que se usaba, para hablar de casi todas las cosas, el griego. El kerigma o evangelio para llegar a la paideia, forzaba a los jóvenes para que practicasen el hellenismos o arte de hacer un buen uso de la lengua homérica, pues se sabía que hablando como un Gorgias o como un Isócrates, el mundo y las montañas de almas se abrían, cediéndole el paso al mundo de las ideas a los mejores”. Este fragmento, pertenece a un ensayo que publiqué hace tiempo en una revista sobre arte y cultura. Te lo comparto. Gracias por comentar, Martha. Saludos. Atte: Sir Edvard Zeind. 

  7. Hola, está muy interesante tu articulo, de hecho yo estudio mercadotecnia y quiero hacer mi tesis precisamente de este tema, y lo voy a enfocar a la publicidad de Coca Cola y no se si tengas algo de bibliografia que puedas recomendarme acerca de este tema. de antemano te lo agradesco
    Saludos

    1. Hola. Muchas gracias por leernos. 

      Bueno, te diré algo con humildad: no hables sobre Coca Cola, porque ya está el tema muy trillado y jamás lograrás decir algo que no se haya dicho sobre la famosa marca de refrescos. Te recomiendo leer un libro de Umberto Eco, que se llama “Cómo hacer una tesis”. Pero si su perseverancia va más allá, te recomiendo leer a los mejores estetas en la historia, pues únicamente a través de ellos, lograrás comprender qué es la música. Aquí, una lista de autores que deberías de leer: Aristóteles, Platón, Kant, Hegel, Pound, Larroyo, Schelling. Cada uno de ellos, te enseñará algo sobre la estética. Con el de Estagira, aprenderás persuasión, retórica, argumentación. Con el crítico de la poesía, aprenderás sobre la belleza del alma, sobre la paideia y sobre toda la sistematización cristiana del arte. Con Kant, te vas a enterar del juicio, de la percepción y de las categorías mentales con las que captamos el mundo. Con Hegel, pensarás sobre el gusto, el talento y la técnica. Con Pound, sabrás lo que es la gran poesía, la gran música. Con Larroyo, sistematizarás tus lecturas. Con Schelling, podrás adueñarte de un sistema estético duradero y bien definido. Te dejo con ese verso: “pero decir cómo era no podría porque no es forma ni en la forma cabe”. Estos versos, de Dámaso Alonso, te explican qué es el arte verdadero. Saludos. Atte: Sir Edvard Zeind. 

  8. Excelente artículo.
    Mientras lo leía, escuchaba la quinta sinfonía de Beethoven.Hay una parte, en la que mencionas: “a los mercados menos educados les gusta la música cacofónica.” que me recordó el por qué el reggaeton es tan popular entre las clases bajas. También, recordé una frase, de un profesor de taller de audio y video, nos dijo: “Todo anuncio (spot) que contenga una canción interpretada por niños, es seguro que le gente le pondrá más atención y, por lo tanto, lo recordarán mucho más”. Esto en referencia a la actual campaña de Coca Cola (Whatever – Oasis) o la campaña “Water Boy” de Evian (We Will Rock You – Queen). Grandes canciones que, interpretadas por niños, atraen aún más a nuestra audiencia.Y en lo que se refiere a las campanas: “Al oír campanas, algo en nosotros tiembla, algo pasado despierta.”. Aquí un fragmente de un soneto de Alarcón que lo representa claramente:”La voz de una campana pavorosa cruza los aires con remoto vuelo…
     adiós de un alma que se eleva al cielo:
     aye de un cuerpo que se hundió en la fosa.”Saludos, mi estimado. Por cierto, te dejé otras preguntas en el form.

  9. Muy bueno! Te felicito, de mucha ayuda.
    Solo un consejo, no te disculpes por lo que escribirás, creo que eso esta de mas.

    Saludos.

  10. Pingback: ?????
  11. Pingback: JB Fields
  12. Pingback: Marion
  13. Pingback: Christian dating
  14. Pingback: click here
  15. Pingback: test typing
  16. Pingback: Porn
  17. Pingback: silicone sheet
  18. Pingback: jobs in maine
  19. Pingback: Rhinoplastik
  20. Pingback: wicked lasers
  21. Pingback: shit
  22. Pingback: plndr
  23. Pingback: inteligator
  24. Pingback: Veer
  25. Pingback: israel phones
  26. Pingback: beats for sale
  27. Pingback: this post
  28. Pingback: event company
  29. Pingback: nude chat
  30. Pingback: personal loan
  31. Pingback: roku
  32. Pingback: webinar
  33. Pingback: continue
  34. Pingback: ???
  35. Pingback: Air Purifiers
  36. Pingback: The Last Of Us
  37. Pingback: Payday Loans
  38. Pingback: Dentist Akron OH
  39. Pingback: a fantastic read
  40. Pingback: portable bar
  41. Pingback: klik
  42. Pingback: sprawdz
  43. Pingback: Frojd
  44. Pingback: ptc
  45. Pingback: Ultra168
  46. Pingback: Kim K
  47. Pingback: Kit gel
  48. Pingback: hochzeitszeitun
  49. Pingback: puppy biting
  50. Pingback: personal loans
  51. Pingback: tornado warning
  52. Pingback: check out
  53. Pingback: forum seo
  54. Pingback: website
  55. Pingback: more info
  56. Pingback: boost serps rank
  57. Pingback: funeral programs
  58. Pingback: funeral programs
  59. Pingback: Disco
  60. Pingback: 2 way sms
  61. Pingback: PPI
  62. Pingback: Karma Helley
  63. Pingback: Zachariah Persia
  64. Pingback: bawu store
  65. Pingback: ocarina store
  66. Pingback: buy dizi
  67. Pingback: escort milano
  68. Pingback: Website
  69. Pingback: Avatar
  70. Pingback: WowWe Scam
  71. Pingback: videos porn tube
  72. Pingback: pagers
  73. Pingback: free bets
  74. Pingback: Hannover
  75. Pingback: telefonsex
  76. Pingback: web hosting
  77. Pingback: stern kaufen
  78. Pingback: robert shumake
  79. Pingback: SEO Expert
  80. Pingback: jaket gaul
  81. Pingback: guarda moveis
  82. Pingback: assistencia
  83. Pingback: vagina
  84. Pingback: viagra
  85. Pingback: see this here
  86. Pingback: stop foreclosure
  87. Pingback: PPIClaimsCo
  88. Pingback: bone pain cancer
  89. Pingback: rock music mp3
  90. Pingback: plano plumbers
  91. Pingback: Web Hosting 99
  92. Pingback: Elise Bernier
  93. Pingback: Jual Senapan
  94. Pingback: kloe kardashian
  95. Pingback: women's jewelry
  96. Pingback: Fiona Boccella
  97. Pingback: friv
  98. Pingback: make money
  99. Pingback: patrz
  100. Pingback: Kim K
  101. Pingback: get the facts
  102. Pingback: email hosting
  103. Pingback: Sea Horizon
  104. Pingback: please click
  105. Pingback: entrepreneur
  106. Pingback: Recommended Site
  107. Pingback: Clarissa Vongxay
  108. Pingback: celebrity hair
  109. Pingback: stay with me
  110. Pingback: This Site
  111. Pingback: ????? ?????
  112. Pingback: Read A lot more
  113. Pingback: related webpage
  114. Pingback: fore kazik
  115. Pingback: please click
  116. Pingback: Click on
  117. Pingback: no impact cardio
  118. Pingback: phone repair
  119. Pingback: belize
  120. Pingback: Home Page
  121. Pingback: Bonuses
  122. Pingback: similar web site
  123. Pingback: laptop review
  124. Pingback: Read This method
  125. Pingback: Going Here
  126. Pingback: internet site
  127. Pingback: related web site
  128. Pingback: please click
  129. Pingback: Ongoing
  130. Pingback: related webpage
  131. Pingback: Read More Here
  132. Pingback: simply click
  133. Pingback: Click Here
  134. Pingback: Ongoing
  135. Pingback: read on
  136. Pingback: Full Write-up
  137. Pingback: gaming forums
  138. Pingback: 1911 grips
  139. Pingback: More Tips
  140. Pingback: Kardashian
  141. Pingback: This Web page
  142. Pingback: Check This Out
  143. Pingback: Check This Out
  144. Pingback: Click That Link
  145. Pingback: Click This Link
  146. Pingback: cerita
  147. Pingback: relevant webpage
  148. Pingback: next page
  149. Pingback: similar webpage
  150. Pingback: gadget shop
  151. Pingback: Joyería de Moda
  152. Pingback: Bonuses
  153. Pingback: Click This Link
  154. Pingback: Discover More
  155. Pingback: Related Site
  156. Pingback: More Information
  157. Pingback: linked web site
  158. Pingback: More Material
  159. Pingback: best e cigs
  160. Pingback: Click Here
  161. Pingback: Full Content
  162. Pingback: More info
  163. Pingback: sources
  164. Pingback: home-page
  165. Pingback: celebs
  166. Pingback: This Site
  167. Pingback: Go At this site
  168. Pingback: Read
  169. Pingback: related web site
  170. Pingback: This Site
  171. Pingback: sources
  172. Pingback: Click This Link
  173. Pingback: Full Review
  174. Pingback: Read This
  175. Pingback: kredi kart
  176. Pingback: This Webpage
  177. Pingback: More Info
  178. Pingback: Read
  179. Pingback: Read This
  180. Pingback: Full File
  181. Pingback: simply click
  182. Pingback: just click
  183. Pingback: rio orange
  184. Pingback: More Help
  185. Pingback: ?????????
  186. Pingback: related webpage
  187. Pingback: relevant website
  188. Pingback: similar site
  189. Pingback: Get the facts
  190. Pingback: Learn Even more
  191. Pingback: More Help
  192. Pingback: relevant webpage
  193. Pingback: Full Document
  194. Pingback: water extraction
  195. Pingback: fake taxi porn
  196. Pingback: lam dep
  197. Pingback: Full Statement
  198. Pingback: hcg diet reviews
  199. Pingback: ????? ???
  200. Pingback: this website
  201. Pingback: sporty watches
  202. Pingback: Full Record
  203. Pingback: Going in
  204. Pingback: Recommended Site
  205. Pingback: telefonsex
  206. Pingback: Look At This
  207. Pingback: similar site
  208. Pingback: telefon sex
  209. Pingback: Full Document
  210. Pingback: Get More Info
  211. Pingback: Chair Covers
  212. Pingback: Suggested Site
  213. Pingback: This Web page
  214. Pingback: Self Hypnosis
  215. Pingback: More Information
  216. Pingback: keep reading
  217. Pingback: relevant site
  218. Pingback: please click
  219. Pingback: Edwardo Younes
  220. Pingback: simply click
  221. Pingback: Voyance carte
  222. Pingback: video
  223. Pingback: homepage
  224. Pingback: more
  225. Pingback: similar web site
  226. Pingback: keep reading
  227. Pingback: Learn More
  228. Pingback: resources
  229. Pingback: Read Much more
  230. Pingback: Dressage Girth
  231. Pingback: This Webpage
  232. Pingback: Marylin Vaci
  233. Pingback: Ruthie Baroody
  234. Pingback: This Web-site
  235. Pingback: hcg

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close