Publicidad

El rostro de la revolución tecnológica

Sin duda alguna la tecnología nos cambia día a día todo lo que percibimos como “normal” o “coherente”, quién se imaginaría que hace tan sólo una década  un movimiento como Anonymous podría con su inteligencia, precisión y unión, atacar grandes corporativos y hacerles perder importantes sumas de dinero, y no sólo eso, sino retar a gobernantes, personajes públicos e incluso y recientemente a cárteles de narcotráfico mexicanos, anunciando cínicamente sus ataques antes de realizarlos o cancelarlos sin previo aviso.

Expertos en poder de convocatoria, pero eso sí, con la firme intensión de no exponer jamás físicamente a ninguno de sus miembros. Este movimiento ha inspirado a miles de personas alrededor del mundo, tanto así, que incluso personas que no forman parte del colectivo se han vuelto fans y apoyan sus estrategias de ataque. A tal grado que personas como el diseñador Matthew Borgatti, han plasmado la filosofía de este movimiento en un paliacate que representa el poder de manifestarse ante situaciones que generen descontento social, sin necesidad de pertenecer a este grupo, además de que el pañuelo incluye un plus, algunos consejos de protesta y los teléfonos de asistencia jurídica en caso de que al ponértelo te sintieras muy valiente e hicieras algo que en verdad pueda meterte en problemas.

Por supuesto esta ideología no necesita un producto para representarse o para sentirse parte de un movimiento social; sentirse parte de algo importate significa estar comprometido y actuar, pero seamos sinceros ¿Quién no compraría uno de estos y lo portaría con orgullo?

¿Ustedes tienen algún movimiento web en pro de algún tema?

¿Creen que las revoluciones serán “twiteadas” y no televisadas como tanto han mencionado? ¿Consideran que en México podrían desarrollarse proyectos como este?, ¿Tendrían éxito?, ¿Somos capaces los mexicanos de organizarnos?

¿Por qué en el Congreso todos muy gritones y en el blog no escriben? ¡Vamos, queremos escucharlos! 😀

 

Twice

Me traslado en ese vehículo que te hace llegar más rápido y más cerca a otra persona, las letras. Publicista por accidente. No busco caminos, los trazo. Soy una guerrera y las guerreras como yo no conocen el miedo. Detenerse es morir, nunca lo hagas. Web 2.0, creatividad y pasión por la publicidad.

Sigue a Twice en:
Etiquetas

Artículos relacionados

Close
Close