Publicidad

Por qué ser publicista

Yo siempre quise ser médico. Mis más profundos sueños se desarrollaban encima de una camilla alistando mis guantes de goma para operar a un pobre desdichado que sufría algún mal, y en mi sueños, casi siempre, el pobre paciente se me moría. Presagio concreto de que debía cambiar de carrera. Pronóstico que se cumplió: me decidí por publicidad.

Hasta ayer había decidido escribir un artículo sobre los clientes y el trabajo publicitario, pero una pregunta inesperada de mi sobrino me hizo cambiar de opinión. Este chico de doce años, que pertenece al siglo XXII, me miró entusiasmado esperando una respuesta a una pregunta sencilla pero perversa: tío ¿por qué fuiste publicista?

Mi mente se quedó estática, recordé las frases de un viejo y amargado profesor que se quejaba de su suerte en el mundo publicitario y me dije a mí mismo que uno elige esta hermosa carrera por muchas razones, menos por las que realmente hacen fantástica esta profesión, este oficio de ideas. Así que decidí responderle cómo me hubieran gustado que me vendieran a la publicidad:

“Sebas, la elegí porque quería ser un súper héroe.” Porque es la única carrera que te brinda la oportunidad de tener poderes mágicos. Sí, los poderes más sutiles del mundo.

 

Te permite poseer una súper visión que te hace darte cuenta de cosas, y maravillarte con los productos más sencillos, una mirada que desnuda las costumbres más profundas y los comportamientos más extraños de las personas. Le da el poder a tus ojos de ser scaners de cultura.

Fui publicista porque mi oído no paraba de interesarse por cada conversación en las calles, porque sólo así podía conocer a la gente, recordando lo que el gran diseñador argentino Ronald Shakespear me decía: “la gente sólo habla de lo que sabe” por eso fui publicista, porque siempre quise tener un oído agudo, un oído que me permitiese conocer el alma de la gente. Fui publicista porque mis oídos podrían entender los sentimientos de las personas, porque sólo con ese don podía escucharlos, luego y sólo luego comprenderlos e imitarlos.

Fui publicista porque podría ser quien yo quisiera ser, podría trasformarme en muchas personas, ponerme en sus zapatos y pensar como ellos, tener sus mismos sueños, ilusiones y penas. Podría mutar, podría simplemente estar en muchos lugares a la vez, vivir dentro de la mente de la gente, podría jugar a construir sus mundos, podría leer sus pasos y vivir con ellos.

Me di cuenta que podría tener una fuerza ilimitada, que no se albergaba en los músculos, sino en el corazón. Que con muy pocas palabras podría derribar muros de indiferencia o construir fortalezas de felicidad. Como lo diría mi maestro eterno, don Iván Mancini: “podría ayudar a que la gente consuma mejor, para que la quieran”.

Sí, quise ser publicista porque me di cuenta que una sola palabra es más poderosa que todas las poses del mundo. Quise ser publicista porque podía ser invisible y hablar a través de las marcas, reflejándome a mi mismo en sus ideas, ocultándome detrás de cada slogan, mirando el mundo detrás de todos sus beneficios.

Quise ser publicista porque quería conocer a todo el mundo y de mil maneras. Y me di cuenta que tendría el superpoder de salir en muchos medios, de abrir mi alma y dejar que las marcas se lleven un pedazo de mí por cada medio que ésta recorriera, llegando sólo así a conectar con los demás. Pero sobre todo, mi querido sobrino, yo quise ser publicista porque me di cuenta que cuando crees y usas a la publicidad como es debido, ésta te llena de emociones que se contagian. Porque cuando trabajas con la mente y en la mente de los demás, la responsabilidad no se acaba en una tanda publicitaria, sino que te sigue en el comportamiento cotidiano. Quise ser publicista porque me di cuenta que con mi profesión también podría salvar vidas, podría arrancar sonrisas, porque con cada idea tenía la oportunidad de crecer. Quise ser publicista porque me convertiría en el mejor superhéroe del mundo: me convertiría en un buen ser humano.

Mi sobrino me miró y me dijo: “me gustaría ser publicista”. Yo lo miré y descubrí que ser publicista sólo tiene un gran súper poder y no es otra cosa que la capacidad de contar tus propios sentimientos a través de una buena idea.

Etiquetas

Artículos relacionados

48 Comments

  1. que poetico, yo soy publicista porque me gusta sorprender a la gente con mis
    brillantes ideas, estoy cansado de lo mismo en mi
    ciudad y una sonrisa al ver una
    campaña es una gran satisfacción.

  2. Inicie a leer las primeras líneas e inmediatamente me identifique con este artículo, yo iba a estudiar estomatología y cuando estaba a punto de entrar dije: mejor no, gracias! la verdad no sé qué quiero de mi vida. Y a pesar de todas las críticas y la desaprobación de mi familia, tome la mejor decisión dedicarme a lo que me apasiona y esa elección fue estudiar mercadotecnia y ahora inicio un proyecto de lo que más me gusta que es la publicidad. Gracias… realmente muy inspirador este artículo =D

  3. Es bueno leer que no querías vender,pero efectivamente es la posibilidad de todo.
    gracias por la sensibilidad y el ingenio de inprovisar.Reg

  4. El niño reflexionó y dijo: y porqué no ser inventor o científico. Porque no dedicaste tu vida a sembrar árboles por todo el mundo llevando aire a las personas, o porque no, a escribir el nombre de cada personal a la que conociste y después regalarle una biografía de su vida.

    ¿Publicista? Pobre, que habría sido de ti hace dos mil años, seguro te habrían crucificado.

    Sabes tío, prefiero seguir soñando que conquisto el mundo detrás de una silla presidencial y no detrás de una marca.

    … y por cierto tío, sólo los villanos manipulan, no los superhéroes. 

    1. Mi estimado Morice gracias por escribir pero creo que debes abrir más tu mente. la Publicidad es una herramienta como cualquier profesión en el mundo que se puede manejar de manera positiva o negativa. tú decides si la publicidad se convierte en un árbol simbólico que llene de oxigeno cultural y que eduque a la gente para que éstos  sean mejores personas,y así darles el poder de elegir negociando conocimiento. Claro esta siempre existe el camino facilista de manipularlos.

      hace dos mil años lo que permitió el desarrollo evolutivo de nuestra especie fue el uso de herramientas de comunicación y expresión, todos somos publicistas de nosotros mismos, si los seres humanos no nos publicitaramos con nuestra pareja simplemente no existiría especie ni vínculos, creo que hubiera sobrevivido y además con muchas posibilidades de aparearme jeje.

      Por ello, que seamos inventores o presidentes o científicos no certifica que nuestros productos sean positivos para la humanidad, lo vemos con aquellos que usan su intelecto para innovar en armamento, o investigan para causar daño a la gente, o llegan al poder para vivir en corrupción. la Ciencia no hace al hombre, es el hombre quien hace a la ciencia y la puede convertir en un producto despreciable o en un invento maravilloso.

      Eres un chico inteligente, no veas solo el árbol mira el bosque y date cuenta que existen nuevos publicistas que lo que queremos es justamente construir consciencia. el consumidor no es estupido decía Ogilvy y tú lo confirmas. los estupidos son aquellos publicistas que aún creen que la manipulación funciona y es buena para una marca. y sobre todo siguen pensando que ante todo está el producto, dejando de lado a nuestro principal aliado el consumidor: la persona. 

      Para terminar, te doy toda la razón en el hecho de la existencia de villanos, pero como todo en la vida también, hay superheroes que quieren cambiar las cosas y me siento feliz y orgulloso de intentar pertenecer a ellos, búscando que mi profesión empiece a fortificar valores y no solo la billetera.

      un abrazo!!
      Carlos Dulanto

      1. me gustaria añadir una reflexión que escuché de alguien un día, la publicidad no miente, el consumidor sabe que la marca lo que quiere es vender, (pero mira… puede que su producto sea lo que buscas; que habria de malo en ello) a menudo mienten más los medios de comunicación escudandose tras la objetividad, la rigurosidad… Y los periodistas han estado muchos años mirando por encima del hombro (con la mirada de aquel que se cree más honrado)

      2. Así es, la publicidad es buena o “mala”, dependiendo del uso, es como el que dice quiero estudiar derecho y defender inocentes, proteger al justo, pero que pasa si te dan un cliente que sea villano??? lo defenderias igual? serás un abogado perverso por ayudar a gente perversa?… entonces podemos decir que los que estudian derecho y son abogados son gente muy mala porque tambien defienden gente mala…. o el medico que en una operación salvó la vida del ladron herido en intercambio de disparos con la policia… entonces el medico es malo?… lo mismo ocurre con la publicidad, sólo que el consumidor es quien en muchos casos no sabe consumir, el mismo se entrega al consumo de productos inutiles y que hacemos? le damos la culpa al de publicidad, pero jamas he visto una pauta publicitaria que obligue a la gente a comprar productos. me gusta la publicidad con conciencia y responsabilidad social, qué gana una empresa aceptando pautas publicitarias donde su producto ofrezca falsas expectativas? las personas no son estupidas ni ingenuas, puesto que si el producto no cumple lo que dice el anuncio publicitario, que pasará, el boca a boca se encargará de destruir a dicha organización, la cual quebrará por perder su credibilidad. Un buen publicista, envía el mensaje que llega a la gente correcta, al momento correcto, ya que busca crear una relación entre los productos y las personas, ya que estos pueden satisfacer sus necesidad…. apuesto que los que critican la publicidad y el consumismo tambien usan tenis converse, adidas, y tal vez un jean levi’s… mmmm creen estar fuera del consumismo, pero no sabe que su estilo antimasa, tambien llegó a ellos por publicidad disfrazada de ser antimasa. y la empresa de ropa marca “x” decidió explotar ese nicho de mercado aparentemente antimasa, que en realidad la antimasa no existe, todos somos parte del consumo de alguna forma.

    2. Hace dos mil años existió un publicista que llegó a ser conocido hasta el día de hoy y por casi todo el mundo, su nombre era Jesús y se encargaba de difundir la palabra de Dios.
      Mi querido Morice, tu piensas que conquistas el mundo desde ahí porque tu mente es muy cuadriculada para hacerlo desde otra parte, no estaría mal cambiar de opinión de vez en cuando.

  5. Bastante poético y romántico. Sólo creo que lo que describes es a un filántropo, no a un publicista. Aunque sí coincido en la idea de que como creadores de mensajes podemos mejorar el mundo, aunque muchas veces, la mayoría, no es así. A menos que lo hagamos con clientes sociales y pro bono. Mi hijo me preguntó alguna vez por qué yo era publicista. Mi respuesta nunca fue tan linda ni mucho menos, perp después de pensarlo mucho, sólo pude decir que era la única manera digna y honesta que conocía para ganarme la vida y poder tener a mi familia tranquila. Que no creía que otro trabajo pudiera llenarme tanto de satisfacciones y que sólo la publicidad me daba esa sonrisa diaria al regresar a casa. Un saludo.

  6. esto si que es el articulo mas cursi y sin sentido de la historia de la publicidad, no somos superheroes, ni villanos, somos publicistas y estamos muy lejos de tener superpoderes, si acaso tener el superpoder de poder soportar la frustacion de que el cliente mate todas las buenas ideas, el superpoder de transnochar dia tras dia y el superpoder de engañar a cuanto target nos pongan por delante. Me encanta la publicidad pero este articulo esta lejos de describir de lo que se trata. Debio haber sido medico o en su defecto poeta.

    1. Estimado Ad Berto creo que te falta enamorarte de lo que haces. y creo que te quedaste en la forma enq ue se hacía publicidad de los 60. hoy la Cocreación con el cliente y el consumidor te certifican que tus ideas sean las de ellos. que pena que pienses que engañas con lo que haces, me alegro de ser un publicista que respeta a sus Consumidores.

  7. Yo no sé qué quiero de la vida, y he querido todo. Con la bublicidad uno es uno, y es todos los demás. Ese es el superpoder que quiero. Gracias Carlos :’)

  8. Todo el artículo es un megainsight, la verdad. Absolutamente de acuerdo. El publicista debe ser omnipresente, creo yo. Debe estar, pensar, conocer y saber de todo. Mi “lema” publicitario es “think outside the universe” porque “thinking outside the box” se queda pequeño para lo que nosotros hacemos. Felicidades desde Costa Rica. 

    1. el honor es mio José Carlos creo que uno aprende de esta hermosa profesión construyendo ideas y construyendo mejores seres humanos. un súper abrazo!!

  9. Acaso nadie terminó de leer el artículo? Es excelente porque es un ejemplo claro de redacción publicitaria y lo mejor es que en el último párrafo da un giro de 180° que cambia la moraleja de la historia.
    Gracias Carlos, tienes ese “superpoder” para contar historias. saludos.
    Luis Enrique Hdz

  10. Levi.
    Mi sueño es ser publicistas leo muchos sobre publicidad me encanta, es sastifactorio  sastifacer un deseo o una necesidad y auque no he laborado en el area de mercadeo, se que estoy preparada para cualquier  actividad en publicidad que se me  pueda presentar.

  11. Yo estoy por coger la carrera de publicidad como toda persona tenia miedo pero gracias a tu articulo ahora recuerdo por que decidí escoger esta carrera; es verdad yo quiero marcar la diferencia.

  12. Me encantó tu post, estoy estudiando primero de publicidad, en principio quisé ser periodísta pero por cosas de la vida acabé en esta preciosa carrera, la vida sin duda se ha portado bien conmigo, creo que es una carrera preciosa, dinámica y divertida, y sin duda a mí en tan solo un año me ha hecho crecer muchísimo como persona.
    Yo también creo que llegaré a ser una Super Heroína 🙂

  13. Que lindo, yo estudio publi y nunca lo habia visto de esa manera, ahora con mucha mas ganas me dedicare a terminar mi carrera.

  14. Pingback: ?????
  15. Pingback: Continue Reading
  16. Pingback: click here
  17. Pingback: silver and gold
  18. Pingback: home page
  19. Pingback: interieur design
  20. Pingback: Click Here

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras Recomendaciones

Close
Close
Close