Publicidad

Cómo enamorar a las ideas: el proceso creativo.

Nota: Querido lector, las ideas son como las mujeres. Y no pretendo modificar nada con el post, solo reflejar la realidad. Las mujeres son seres extraordinariamente inteligentes y bellos, lo cual las hace extremadamente impredecibles, al igual que a las ideas. Es probable que me pueda equivocar con lo que aquí escribo, pero de lo que estoy seguro es que en la mayoría de los casos funciona.

Corría el año 1996, y yo me encontraba en el auge hormonal de un hombre con cerebro básico, había empezado a dejar de mirar por la pantalla del televisor el video juego del momento, para mirar por la ventana a quien fue mi primer amor.
Vivía idiotizado, mis horarios transcurrían según las apariciones de aquella niña, que, ceremonialmente salía a pasear a su perro (horrible animal) todas las tardes a las 5pm.

Así es cómo un día, mi madre (fiel a su estilo), me dijo: “si sigues allí sin hacer nada vas a ver cómo otro viene y te la gana, y ahí sí, otra vez, te voy a ver jugando Nintendo”. Tras esa profecía decidí actuar, y la inexperiencia me pasó la factura: 23 veces intenté ser su enamorado, 23 negativas recibí, y un peluchazo en la cabeza. Mi madre viendo mi fracaso rotundo me cogió de la oreja y me dijo. Mira hijito para conquistar a una mujer no hay mejor cosa que “la indiferencia”. Y querido lector, desde ese día, el cielo se me abrió.

Lector, las ideas son cómo las mujeres, son seres inesperados, hermosos, que desean adivines su pensamientos para poder aparecer en cualquier momento, en el lugar menos pensado, bajo la forma menos imaginada. A las ideas, al igual que a las mujeres les gusta el filtreo, el juego, les encantan los detalles para aparecer radiantes e iluminadas.

Las mujeres al igual que las ideas, no quieren un seguidor inseguro y romántico, ellas buscan al que les da su espacio, al hombre con una gota de indiferencia, buscan aquel hombre que les represente un cierto reto, no al obvio, nunca al predecible: eso las aburre. Y sí, lo mismo les pasa a las ideas. Ellas no aparecen con el accionar cotidiano, requieren de un estimulo aún mayor, buscan una cabeza que les brinde espacio para crecer.

Aquí, estimado lector, los pasos para enamorar una idea pensado en cómo enamorar a una mujer.

Primer paso: “Stokear el Facebook”
Lo primero que todo hombre medianamente inteligente hace es “investigar”, nadie se lanza a enamorar a nadie sin saber nada sobre aquella persona. Entramos a su perfil de Facebook, ubicamos a las mejores amigas, vemos a los ex y así conocemos sus gustos, nos llenamos de información relevante para construir nuestra estrategia.

Lo mismo ha de suceder para enamorar una idea, uno debe investigar, las ideas no llegan sin un territorio abonado, sin datos que las puedan construir o inducir. El corazón de una idea siempre será la buena investigación. Recuerde lector, de la nada nunca sale nada.

Segundo Paso: “De la muestra gratis, a la indiferencia controlada”
A ninguna mujer le gusta un hombre que sea obvio y que le de todo, eso las aburre, el romántico extremo, aquel de las 25 llamadas al día no tiene opciones. Por ello, un hombre inteligente: abre su corazón tres segundos y lo cierra para demostrar que tiene su lado sensible, luego de esa muestra gratis, un poco de indiferencia. Ingrediente que angustia a la mujer y la hace ser más obvia con sus sentimientos.

Lector a las ideas debemos serles indiferentes, debemos dejarlas que aparezcan, debemos incubarlas, y es que la conciencia nos juega siempre una broma llamada bloqueo, y es en la indiferencia racional, que las ideas afloran en el momento que ellas deseen. Las buenas ideas aparecen cuando uno nunca les hace caso.

Tercer paso: “Paciencia y buen humor”
Las mujeres son más precavidas que los hombres, ellas nunca demuestran su amor ante la primera muestra de cariño que des, aunque por dentro se mueran por ti jamás verás un gesto que te de ilusiones. Las mujeres exigen de ti paciencia y buen humor, ellas buscan compromiso, en una pareja, no solo diversión.

La iluminación de las ideas no llegan cuando quieres, y cuando aparece, lo hacen en el momento exacto, parece que no va a llegar nunca y nos desespera, pero al igual que en un romance, la paciencia es un plato que hay que aprender a comer. Una idea llega, pero no llega corriendo, una buena idea nunca te llega sudada, siempre llega para ejercitarse junto a ti.

Cuarto paso: “No pisar huevos”
Que una dama, responda inicialmente a tus gestos de caballerosidad no debe ilusionarte. No, ellas no ven el mundo como nosotros, ellas lo ven más empáticamente, más amicalmente, y cuando le dices que estas enamorado de ella, sin asegurarte de que ven la misma realidad, te puede venir el Game Over más feo de la historia, una palabra de una mujer fastidiada es peor que un “Fatality“ en Mortal Combat.

Las ideas, son ello: ideas, algunas mejores que otras, por ello cuando llegen no te enamores de ellas, tómate tu tiempo para evaluarlas, debes verificar si éstas, son idóneas para lo que buscas. Si pisas huevos y te lanzas con la primera que te viene a la cabeza, te llevarás una no muy grata sorpresa.

Es así querido lector que para enamorar a una idea debes prepararte para todo, no puedes decidir cuando vendrán, pero si puedes crear el campo adecuado para que se sientan cómodas y se queden. Enamorar es un reto pero un reto maravilloso.

Carlos Dulanto

Director Gerente de Gen Quijote. Dr. Creativo y Planner publicitario. Fue creativo para cuentas como Panasonic, Donofrio, USIL, Halls, en la agencia JWT. Conferencista Internacional en temas de Insights del consumidor y Publicitarios. Es Neurocientífico Publicitario y Asesor en temas de NeuroBranding, Creatividad & Innovación. Forma parte de los Docentes de Miami AD School México City, y Catedrático en cursos de Comportamiento del consumo y Creatividad publicitaria en las más prestigiosas Universidades de Lima. Cuenta con Maestrías en Psicología y en Docencia Universitaria con la Universidad Andrés Bello de Chile.

Sigue a Carlos Dulanto en:
Etiquetas

Artículos relacionados

Otras Recomendaciones

Close
Close
Close