Marketing PolíticoRedesWeb

Redes sociales: ¿Libertad de expresión o no?

Mucho se ha dicho sobre el uso de las redes sociales, los beneficios que traen al mundo de la mercadotecnia y la publicidad, así como la facilidad de compartir contenidos, ideas y opiniones. Sin embargo, no todas estas acciones de comunicación resultan tan positivas.

Se dice que en estos medios la gente es más auténtica y más expresiva;  incluso hay estudios donde se demuestra que las personas logran comunicar más en los medios virtuales que en la vida offline. Esto es gracias a que las identidades están a salvo, y es mucho más fácil decir algo sin tener a las personas enfrente.

Pero existe una cuestión ¿hay una verdadera  “libertad de expresión” en las redes sociales? Esta pregunta es aplicada sobre todo a Facebook, pero no me refiero a las veces en que el sistema elimina comentarios o contenidos inconvenientes. Mi pregunta va encaminada a las acciones de los usuarios de Facebook.

 

Las personas publican cualquier cosa, pensamientos, canciones, fotos, chistes o cualquier tipo de contenidos. Su popularidad o “influencia“ se mide de acuerdo al número de likes y comentarios que logran con cada publicación, reforzando los lazos de usuarios con intereses afines. Pero, por otra parte se encuentran las personas que publican contenidos que no son del agrado de otros usuarios.

Lo más fácil es pensar que estos usuarios pertenecen a otro segmento. Lo más probable es que os usuarios que se encuentran a su alrededor, lo ignoren, y en ciertos casos, hasta comenzarán a “atacar” sus contenidos diferentes.  Pero ¿hasta qué punto influye la diferencia de pensamientos?

La sociedad está configurada para rechazar a aquellos que son diferentes. Aquellos que se salen de los contextos, tratan de ser absorbidos para que se hagan homogéneos. Pero de no lograrse, son etiquetados e ignorados. Si los usuarios de Facebook “diferentes” no logran encontrar personas afines, seguramente dejarán de publicar. De este modo, la presión de la comunidad on-line, habrá logrado su meta: desaparecer lo que no les sirve.

También existen otras dos alternativas: la primera, es que el diferente trate de amoldarse a su entorno, de homogeneizarse para ser aceptado; pero se corre el riesgo de perder pensamientos auténticos e innovadores. La segunda opción, es que utilice medios para reforzar su personalidad por medio del personal branding y ser aceptado por la población o bien, encontrar el target adecuado.

Esta estrategia debe ser utilizada por los usuarios de redes sociales que quieran sobresalir, para los que se quieran hacer notar. Existen varias formas de aplicarlo. Desde mantener una temática en especial en las fotografías de portada en Facebook, hasta crear publicaciones de forma ingeniosa para captar la atención de las personas precisas.

Para los mercadólogos y publicistas, es muy importante tener en cuenta este factor, pues debemos comenzar por aprender a vendernos, como lo explico en mi post “La razón de ser de los publicistas”. Si logramos una identificación de marca personal entre los demás usuarios, por alguna característica nuestra, lograremos imprimirle personalidad a nuestro trabajo.

Creativos, recuerden que las personas con pensamientos diferentes al principio no serán muy bien vistas. Pero hay que arriesgar, hay que darnos a conocer, así encontraremos el apoyo de los que reconocen lo bueno. Y si no encontramos apoyo, lo mejor es explotar nuestra creatividad y no formar parte del entorno repetitivo que nos rodea.

Etiquetas

Artículos relacionados

Otras Recomendaciones

Close
Close
Close