Comunicación

La semiótica industrial de Paul Klee

Shklovski, crítico, vituperaba los sentidos humanos modernos, pues están mecanizados, acostumbrados a percibir figuras burdas, cuadros, triángulos, círculos, rectángulos, rugidos de trenes y no de dragones, entidades fáciles de interpretar, de predecir. Baruch Spinoza creía que los sentimientos humanos son como figuras geométricas, creía que del deseo, de la alegría o de la tristeza podíamos deducir todas las experiencias humanas. Ezra Pound, en una entrevista, vilipendió a los escritores que escriben argumentos manoseados en exceso. Pound afirmaba que si sólo hablamos de lo que ya se ha hablado jamás habrá explosiones semánticas, rupturas figurativas, cambios de metáforas. Paul Klee, surrealista, pintó su `Senecio´ en 1922, obra utilísima para penetrar en lo arcano de la percepción. Despachado mi antiguo exordio, prosigo con mi análisis.

Digamos, provisionalmente, que la percepción es un aparato, un dispositivo, una máquina de cribar, un filtro, un lente, espejuelos, cualquier cosa que nos sirva para seleccionar y despreciar, para eliminar y elegir datos, colores, líneas, formas, texturas, sombras, sonrisas burlonas y amables. En la esfera de la Semiótica, creo, no podemos hacer avances científicos con mentalidades cuadriculares y con escalas estéticas triangulares que nos eleven de lo feo y satírico a lo bello y sublime. Tales escalas han sido imposiciones, modas. El semiólogo tiene varias funciones fundamentales: enseñar el arte de la interpretación, historiar el desarrollo de los símbolos, que son blasones o reducciones al máximo de estructuras, de significantes, de tiempos, y pervertir la visión del escolar.

¿Qué vemos en `Senecio´? Vemos orden, armonía, sosiego, un “espíritu geométrico”, una cabeza-tapa-de-barril-de-cerveza, como decía Shakespeare, así como una taxonomía craneal, una ceja levantada, triangular, escéptica, crítica, y otra curvada, apacible, aburrida. ¿Síntesis? En el hombre hay ciencia y filosofía, hay lenguaje común y corriente, apacible y sintético, y lenguaje técnico, preciso, furioso, analítico, destructor. Por medio de esas dos ventanas de la percepción se va cortando y formando el espíritu humano. ¿Por qué el semiólogo le importa a la ciencia? Porque los científicos trabajan con el lenguaje, que es un sistema de signos. Dicho lenguaje es el primer constructor de objetos que tenemos. ¿Podemos ver fenómenos sociales y antropológicos, estéticos e históricos con un ojo que no sabe discernir semiosis, polisemias, polifonías, anfibologías, albures, fintas y demás?

Escribo, leo, machaco. ¿Podemos escribir un panfleto político efectivo con nuestra inocencia léxica? No. ¿Podemos componer un cartel agitador con figuras geométricas salpicadas sobre la suerte? No. Todo publicista es, primero, un semiólogo, y un semiólogo es un productor de “verbos mentales” o “mentirosos” (oír Eco). En `Le cahier bleu et le cahier brun´, Wittgenstein dijo: “Estos análisis buscan apartarnos de los prejuicios que nos incitan a creer que los hechos deben estar de acuerdo con ciertas imágenes que afloran en nuestra lengua”. ¿Qué más vemos en `Senecio´? Fragmentación. Para el científico la vida es fácil porque convive sólo y solo con su química, sólo y solo con su física, con su lingüística, con su Flaubert, con su Brahms, con su medicina. En cambio uno, sí, uno que vive en la ciudad, en la plaza pública, tiene que vivir con las imágenes o carteles del mundo que hacen químicos, físicos, lingüistas, etcétera. El mundo es caótico para el hombre normal, y por eso nació el Surrealismo o escuela estética que habla “sobre” lo real. Tómese la palabra “sobre” en su dos sentidos.

Para no morir, para sobrevivir, hay que ponerse “sobre” lo real, hay que aislarse del desorden, ascender hasta Platón. El Surrealismo, en manos de sus pintores, pintó cuadros mostradores de espacios irreales, geométricos, bidimensionales, sí, pero intrincados. Para el científico el mundo es un juego que oscila entre la familia y el tablero de Ajedrez, mientras que para el hombre normal existir no es cosa juglar. `Senecio´ tiene la boca cerrada, presume mutismo, y está envuelto en sepias de colores o en colores sepia, y simula ser rural hombre llegado a la ciudad, el espejo de la ciudad, ente que refracta la ciudad, ciudad industrial, trazada, trozada, planeada, unida a la bolsa, a lo estadístico, a lo matemático, a lo es-pe-cu-la-ti-vo. En `Senecio´ no hay raza, ni genes, y tal vez sea parte de la gran Familia Profesional de la que habló Weber, y tal vez “suda oro”, y tal vez tiene los “ojos negros, negros, y negra la suerte”, citando a Lugones y a Manuel Machado, grandes lectores de símbolos, quiero decir, poetas, semiólogos inspirados.

XY Creativity

XY asociados es una agencia de publicidad que ofrece servicios múltiples, tales como la creación de conceptos creativos, generación de planes publicitarios, campañas 360, redacción de spots para radio y televisión. Además, en los últimos dos años nuestra experimentación en internet (con Roastbrief y con varias marcas más) nos ha permitido brindar asesoría a las marcas que buscan posicionarse en el mundo del Social Media. Nuestra metodología única en el país, llamada OTL, sirve para crear, gestionar e investigar comunidades sólidas.

Sigue a XY Creativity en:
Etiquetas

Artículos relacionados

Otras Recomendaciones

Close
Close
Close