Innovación

WhatsApp, un mercado por explotar

Todo surgió como un simple programa que indicaba a los usuarios de iPhone cuando alguien no podía contestar, mandando mensajes automáticos. Esa aplicación se lanzó en el 2009, pero en poco tiempo se le agregaron las aptitudes para mantener conversaciones, cambiar la imagen de perfil y el estado del usuario. Estas características colocan a “WhatsApp” como una red social en potencia.

Sus creadores niegan que la aplicación tenga fines publicitarios y menos de red social; sin embargo, por la expansión que ha tenido a otros dispositivos como Android y Blackerry, hay algunas marcas que han utilizado el medio para realizar activaciones en cierto segmento de la población. Un ejemplo es el caso de Pantene en España, en el que los comerciales de televisión cambiaron a Sara Carbonero por una conversación a través de la plataforma.

Ésta y otras marcas han utilizado WhatsApp para organizar concursos, además de mantener otra vía de comunicación directa entre ellas y los usuarios. Sin duda es un recurso viable como estrategia de marca fuera de los medios tradicionales y también fuer de Facebook y Twitter.

Es un medio innovador que además puede ser explotado en el segmento que representa; mientras sus fundadores no tengan la visión de su plataforma como un negocio, quizás las dinámicas organizadas a través del medio no sean masivas pero servirá de branding. Quizás sus fundadores camben de opinión y veamos pronto publicidad dentro de la aplicación o veamos evoluciones en sus posibilidades como usuario de esta red social en potencia.

Etiquetas

Artículos relacionados

One Comment

  1. En un gran libro Al Ries habla sobre la ubicuidad de la publicidad; él comenta que entre más presente se vuelve ésta en nuestros medios de comunicación habituales más tiende a convertirse en ruido. Un claro ejemplo son los odiosos comerciales de Youtube, ya que seguro no soy el único que se desespera al esperar a que aparezca el botón”omitir anuncio”, y lo peor es que algunos de esos anuncios tienen altos costos de producción.

    Yo creo que muchos publicitarios caemos en lo que Al Ries describe como “los excesos de la publicidad”. No me malinterpretes, yo creo que cualquier medio alterno para llegar al cliente potencial debe ser tomado en serio; pero también creo que esa búsqueda de alternativas puede ser signo de que la publicidad tradicional está en apuros.

    Sólo me queda decir que como publicitario me suena interesante, pero como usuario preferiría no ver publicidad en mi Whatsapp; y ése es el factor que a veces nos saltamos: pensar como usuario.

    Que no se olvide que el publicitario existe no sólo para ganar premios sino también para aumentar las ventas y defender la posición de la marca.

    Saludos y muy buen día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras Recomendaciones

Close
Close
Close