Publicidad

Aspiradora que incita a la música clásica: responsabilidad publicitaria

¿Quién buscaría un comercial sobre una aspiradora? Ni las amas de casa ni las personas que encargan de la limpieza ni mucho menos quienes se desentienden de los quehaceres domésticos lo harían. Sin embargo, saber que una aspiradora se relaciona de algún modo con violines o música clásica resulta, resulta un hecho curioso.

Captar a atención del público en general fue lo que TBWA Hakihodo logró para la marca Electrolux. Esta marca sabía que las aspiradoras tradicionales emiten mucho ruido y, en una ciudad como Japón, lo último que las personas desean es tener un molesto ruido en casa. Por esta razón, lanzaron al mercado su línea Ergothree, que sólo emite 43dB.

¿Cómo comunicar al mundo qué tanto son 43 decibelios? Quizás con la ayuda de una pieza de música clásica que no haya sido compuesta precisamente para ser silenciosa. Para ello se convocó una orquesta sinfónica con el reto de no pasar esos 43 dB mientras tocaban “Toreador”, una pieza de la obra Carmen, de Bizet.

Además de mostrarnos lo que el producto es capaz de hacer y de poner al límite a una orquesta sinfónica, lo que aprendemos con este caso es que la publicidad tiene las suficientes armas para introducir de a poco a las masas en la cultura. Por supuesto que era el fin, no el principal, pero sí tenía un objetivo oculto. De no serlo así, ¿por qué no armar la misma situación con una canción de Metallica, por ejemplo?

 

Etiquetas

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close