CampañasPublicidad

Publicidad sencilla pero cómica

La comedia es una de las maneras más comunes de hacer publicidad. Y, aunque no debería de ser la única o la prioritaria, definitivamente, cumple con su objetivo si es expuesta de la manera adecuada y da a entender lo que se requiere dar a entender.

Muchas veces, el intentar hacer comedia resulta complicado. Las piezas terminan siendo tan elaboradas que, al final, el receptor las considera insulsas, sosas, sin sentido alguno. Para no caer en el error, se tiene que entender que, mientras más sencillo se dé a entender el mensaje y mientras más sentido tenga el haber insertado comedia en la trama del mismo, mayores posibilidades hay de que su aceptación sea buena y, por ende, cumpla con la meta planteada.

La publicidad mostrada a continuación, es un claro ejemplo de que la sencillez es la mejor opción si es que nos inclinamos por la comedia. Sería un grave error describir el comercial pues se le quitaría la gracia. Solo queda decir, que esta publicidad tailandesa de una marca de sostenes tiene tintes cómicos muy atinados.

 

Etiquetas

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close