Diseño

Decálogo del Diseñador Esteta

1- Evitar pensar en objetos bellos, en rostros bellos, en automóviles bellos, y buscar lo Bello, es decir, escenas, movimientos, luces, arquetipos, géneros.  

 

2- Creer que las cosas de la inspiración, del espíritu, son superiores a las de la naturaleza. El hombre, como la flor, también es parte de la naturaleza, y por tal la rosa que pinta con artificio puede ser más bella que todas las rosas.

 

3- Conocer a fondo los objetos que representaremos, esto es, sólo plasmar objetos de los que tenemos intuiciones íntimas, minuciosas. El mar del pintor que no ha visto el mar… ¿es el mar?

 

4- Distinguir lo que “es” arte de lo que “fue” arte. El arte, si no provoca reacciones o emociones elevadas, es decir, no relacionadas directamente con la vida diaria, no es arte, sino artesanía, copia.

 

5- Dominar alguna técnica. Si algo no merece la pena ser aprendido, no tiene valor.

 

6- Comprender que la originalidad jamás viene de la nada, y que es imitando a los maestros como se logran obras genuinas.

 

7- Entender, de una vez por todas, que no seremos primitivos aunque nos guste la inocencia del arte primitivo. El primitivo que pintaba sus cavernas no pensaba así: “Sí, claro, soy primitivo, una bestia, y trazaré los animales que veo con los trazos de un niño”.

 

8- Buscar, antes que cualquier cosa, lo bello, no lo feo, no lo cómico, no lo trágico. Cuando no encontramos flores en un jardín, ¿lo incendiamos?

 

9- Encontrar un público adecuado. ¿Puede cualquiera gozar cualquier obra? De nada sirve ser los mejores leñadores si no tenemos bosque para trabajar.

 

10- Imitar al provinciano, al que todo le parece novedad, o por mejor decir, al que encuentra en todos los objetos un pretexto para desarrollar sus ideas, sus sentimientos.

 

 

Imagen cortesía de Fotolia.

Etiquetas

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras Recomendaciones

Close
Close
Close