ComunicaciónOpen MKT

¿Informado o cultivado?

Toda información actual sirve para decidir dónde y cuándo hacer una campaña publicitaria, mientras que la cultura sirve para saber qué decir y cómo hablar. La cultura nos da nociones estéticas, y la información actual nociones estratégicas. 

Saber que cien millones de chinos usan su móvil por la noche para leer blogs de nutrición nos servirá para pautar una campaña, pero no para argumentar. Saber la historia del arroz, en cambio, así como las artes marciales que campean en China nos servirá para escribir un buen texto publicitario. Hay que persuadir, como decía Quintiliano, razonando y argumentando costumbres.

No hay que confundir el dato curioso, momentáneo, con la información histórica. No hay que confundir una moda, que es momentánea y visible, con una tendencia, que puede durar años y que a veces no es visible.  No hay que confundir la ideología de un grupo social con las raíces culturales del mismo.

No hay un “mexicano” o un “argentino”: hay un mexicano que se transforma en boxeador o en ingeniero por la mañana, hay un argentino que se transforma en médico o en veterinario por las tardes; es decir, hay ideologías profesionales e ideologías nacionales que se sintetizan en un mismo individuo, sí, pero que no por tal se manifiestan siempre.

La información nos habla de usos, mientras que la cultura nos habla de costumbres.

Los usos cambian velozmente, tanto como los usos que le damos a nuestro móvil. Las costumbres, en cambio, son más resistentes. Según el uso moderno hablaremos con nuestros hijos vía teléfono o vía mensajería gratuita, mas los rituales y costumbres se mantendrán.

La zalema, la genuflexión, el beso italiano o el abrazo destinado a sacarle la flema al amigo son costumbres que se manifestarán siempre que sea posible. Si no puede abrazar a su padre, el joven tratará de sustituir el abrazo con más palabras o dándole un tono emocional a sus palabras.

No confundamos, que leer `El Universal´ todos los días no es lo mismo que leer `El laberinto de la soledad´ cada año.

 

Imagen cortesía de Fotolia.

Etiquetas

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close