ComunicaciónMarketing

La experiencia de marca como una experiencia religiosa

Adentrarse en nuevos campos y conocimientos nunca ha sido fácil, las oportunidades que los nuevas materias y descubrimientos ofrecen, puede ser un poco intimidante, sin embargo, es ahí donde romper esquemas y encontrar nuevas soluciones a los retos que el marketing y la publicidad al día de hoy nos plantean.

El marketing tradicional nos incorpora en donde mucha competencia se especializa y en la cual, es aguerrida la búsqueda de consumidores, followers y evangelizadores de marcas y productos.

Nuevas oportunidades desde hace unos años van tomando la delantera y preferencia para crear estrategias de posicionamiento o para lo que se pretenda como marca. Hasta hace un tiempo, algunos roles se empezaban a “tomar a la ligera” en compañías donde la noción del brandeo era solamente algo que con focus groups, etnología, y un poco de diseño se podía, cubrir, pero de manera sorpresiva, muchos campos son los involucrados para procesos como la creación de marcas.

El poder y peso van ganando las neurociencias en rubros como la medicina y el estudio de nuestras percepciones, de nuestra conciencia, emociones y sentimientos, es solamente la parte visible del “iceberg de aplicaciones”; estrechar conocimientos y perspectivas siempre enriquece una idea, reflejo de ello, es como infinidad de marcas hacen participes diversos campos de estudio como la antropología, psicología, biología, lingüística y de manera muy peculiar a la religión y las neurociencias.

La religión pareciera no tener algo en relación con las marcas a primera vista, pero, piense un momento en cuantas guerras, batallas, hazañas historias, países, incluso y por lo tanto vidas humanas han sido guiadas, dirigidas y/o conducidas por algo que todo ser humano vive y siente en su interior: una creencia, la cual puede ser creer en un ser superior o incluso creer que no halla algo superior. Aquí el punto no es crear un debate sobre religiones, aquí lo que me interesa resaltar es que como marcas, es posible y tal vez necesario entender como se mueven hilos internos humanos como lo son las creencias, las emociones, los sentimientos; y así crear una mejor integración entre marca y consumidor.

Martín Lindstrom, experto en neuromarketing a nivel mundial, y quien a trabajado con grandes compañías para diseñar estrategias basadas en estudios neuronales del consumidor, pensó durante mucho tiempo que existe una relación muy intensa entre la manera en que reaccionamos a las marcas y la forma en que nuestro cerebro procesa las experiencias religiosas; y sorpresa que ha tenido el Lindstrom al encontrar que nuestro cerebro mantiene actividad cerebral en las mismas zonas que trabajan mientras se mantienen estados de oración, meditación y actividades contemplativas así como cuando observamos imágenes de productos y marcas a las que nos sentimos atraídos.

Es difícil entender estas relaciones como una casualidad, ya que los estudios están ahí, con nuevas y modernas técnicas con las que puede ser posible internarse a las posibilidades de un análisis más exacto del consumidor.

 

Imagen cortesía de Fotolia.

Etiquetas

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras Recomendaciones

Close
Close
Close