Innovación

Mucha tecnología, poca concentración

Referirnos al cambio tecnológico con frases como “es que en estos tiempos modernos hay que adaptarse” podría ser tal vez una apología de lo que realmente vivimos. El constante arrojo hacia nuestra vida diaria, incluye plataformas y aplicaciones que están generando un cambio social notable. Para las marcas, es todo un reto crear una estrategia publicitaria que se adhiera a la mente de los clientes, para la mercadotecnia, entra en juego el valor de una marca y tratar de hacer que el consumidor final se concentre en lo que estamos presentándole.  Pero, hay un factor aún más interesante y es que, la tecnología ha generado diversos cambios en los códigos de comunicación y por consiguiente, en el machote cultural de las personas, ya no tenemos la misma concentración.

Hace unos días me compartieron un video en el que una persona nos reta a ponerle atención por sólo 3 minutos, sí, poco para muchos, mucho para todos. Pasamos horas pegados a una pantalla, anteriormente por trabajo, ahora por gusto. Y esto ha cambiado la manera en cómo absorbemos la información y el conocimiento, 3 minutos podrían ser los más largos del mundo cuando, en esos minutos estamos acostumbrados a leer por medio de dispositivos móviles, enviar mails, recibir una respuesta en Whatsapp, checar Facebook mientras se carga un link que tomamos de Twitter, en fin, las opciones para que las personas seamos multitask, sobran.

Sinceramente, ¿cuántas veces terminamos de leer una columna completa en Roastbrief? De todos los textos que leemos diariamente, noticias, reseñas, recomendaciones, artículos de cualquier índole, ¿cuántos se nos quedan adheridos al cerebro? ¿Cuánto procesamos? Muchas redes, mucha tecnología, poca concentración.

Y esto no sólo sucede con las redes sociales, seguramente en el momento en el que estás leyendo este artículo, tu teléfono ha sonado varias veces, o revisas el clima mientras tomas un café, puede que hayas visitado más de 15 páginas por medio de pestañas en tu navegador. Incluso, podría ser que en pocos segundos este artículo lo hayas dejado en el olvido.

La información que estamos revisando, la estamos adquiriendo “por encima”, esto es un grave problema de pérdida de interés cultural y concentración. Según expertos como Nicholas Carr, hay un nuevo fenómeno que afecta cada vez más a las personas: la atención parcial continua. Es lo que sucede cuando pasamos mucho tiempo ante pantallas o dispositivos y estamos pendientes de muchas cosas, pero “sin llegar a solidificar nada”.

Existe una anécdota en la que el especialista afirma que la primera vez que leyó un libro por medio de Kindle, subrayó una frase; inmediatamente el aparato le informó que 18,567 personas habían subrayado exactamente la misma frase. “me pareció muy potente e inquietante, pero sobre todo aterrador”. Incluso, gracias a la tecnología divagante, las personas pierden un poco del sentido de individualidad, ¿Cómo puede alguien pensar lo mismo que yo? Las frases y los momentos que creíamos personales, ahora se encuentran ante un gran ojo público y parte de ello es culpa de la importancia que le damos a convertir todo lo que hacemos en “social”.

La capacidad de concentrarnos es una habilidad humana que nos permite focalizarnos, planificar nuestra vida, visualizar el futuro, pero sobre todo, ejecutar de manera sostenida todos nuestros planes. Sin ella, nunca terminaríamos nada.

Necesitamos leer más, leer solos, sin ningún aparato que interrumpa el hábito, analizar profundamente y detenernos a reflexionar ante el conocimiento adquirido. Ir al cine y sentarnos dos horas y media para digerir una película, para analizar su guion, hay cosas que no se tienen que hacer apoyándonos en los dispositivos. La telaraña de la red mundial nos está atrapando, pero debemos recordar que el internet no debe ser el culpable de nuestra falta de compromiso intelectual.

Sin duda, tenemos que reivindicarnos a nosotros mismos. Recuperemos nuestra capacidad de concentración. Aprendemos a soportar el aburrimiento y hacer una cosa a la vez cuando es necesario.

¿Leíste solo un párrafo o terminaste de leer todo este artículo hasta el final? Es un reto interesante, de hecho en esta época, es un reto que no muchos pueden vencer.

Imagen cortesía de Fotolia

Tai Cornejo

Lic. en Ciencias de la Comunicación. Maestría en Comunicación Organizacional, cuenta con estudios en Marketing y Publicidad. Publirrelacionista especializada en cuentas de consumo y tecnología desde hace unos ayeres, amante de la música, el cine y la comida. Apasionada de temas como redes sociales y nuevas tecnologías, sobre todo el cómo influyen en nuestra vida diaria. Sígueme en Twitter @Mrs_Taii

Sigue a Tai Cornejo en:

Artículos relacionados

Close
Close