Publicidad

12 errores que no deben cometerse al diseñar un logotipo

Existen diversas definiciones de lo qué es un logotipo, pero en consenso podemos decir que es un signo gráfico que identifica y diferencia a una marca –empresarial o personal- de otra.  Es esencial que un logotipo cuente con las características necesarias para conformar una buena imagen, ya que éste será el reflejo de los valores que representa.

Muchos diseñadores, por profesión o por práctica, en sus primeros años generalmente, son susceptibles a cometer una serie de errores que con el tiempo y sobretodo la práctica son corregidos. Estos son los 12 más habituales.

1. Diseñar sin investigar.

Antes de empezar a bocetar es importante recabar la información necesaria. Diseñar es un proceso que requiere de estudios previos, esto hará que nuestras ideas vayan tomando forma y facilitará el trabajo al momento de colocarnos frente al lápiz y papel, o frente al monitor.

2. No tomar en cuenta al cliente.

Este es uno de los errores más comunes para los diseñadores en los primeros trabajos. Es importante escuchar al cliente, asesorarlo, orientarlo, reconocer sus necesidades y llegar a comunes acuerdos sobre lo que requiere, no lo que le guste.

3. Diseñar para uno mismo.

Este punto va de la mano con los primeros dos. No se trata de crear una obra de arte, que responda únicamente a nuestros intereses estéticos. Se debe tener siempre presente que se trata de un mensaje visual que tendrá como objetivo transmitir los valores del cliente.

4. Diseñar según la moda.

Realizar un trabajo a partir de la tendencia o moda en el diseño es un gran error. No debemos basar el diseño de un logotipo en los colores o tipografías del momento (aunque podemos utilizarlos). El logo debe responder a la identidad del cliente.

5. Demasiada complejidad.

Un logotipo debe ser la síntesis visual de los valores del cliente. Es necesario que el resultado pueda definir al cliente con los mínimos elementos, ya que será usado, probablemente, en todo tipo de soportes –impresos, digitales, grandes formatos-. Además un logo debe ser fácil de recordar.

6. Empezar por los detalles

Muchas veces, para un diseñador con poco recorrido, es fácil caer en este error. Comenzar por los detalles podría hacer que perdamos la identidad de la imagen que se buscaba proyectar.

7. Mala elección tipográfica.

La elección de una fuente (de ser necesaria) colaborará con el éxito o fracaso de un logotipo. Se debe tener cuidado en no utilizar una fuente ordinaria o poco adecuada y que sirva de apoyo o de equilibrio con la imagen.

8. Utilizar tipografías diferentes.

Este punto se acompaña del anterior. Demasiadas fuentes generan confusión en el espectador, de ser necesario se deben utilizar tipografías de la misma familia, o dos que sean de alguna manera complementarias con el concepto que queremos proyectar.

9. Tener que explicar el diseño.

Se debe tener en cuenta que un logotipo debe ser perfectamente identificable por cualquier espectador, no vamos a ir explicando a todo el mundo lo que quisimos comunicar –aunque existan elementos simbólicos-, tampoco debe ser expuesto a una libre interpretación. El resultado debe ser sólido en esencia.

10. No diseñar con vectores.

Este podría ser un punto básico, pero es necesario mencionarlo. Un logotipo debe ser vectorizado, para que la imagen pueda ser redimensionada para su uso en cualquier soporte, manteniendo su calidad visual. Además esto permitirá editarlo fácilmente de ser necesario.

11. No someter el resultado a otros ojos.

Es importante que el resultado final sea observado por más personas, sin importar su formación. Aunque tengamos claro lo que queremos transmitir no siempre el resultado es interpretado de la manera que queremos, otras miradas nos otorgarán otras perspectivas que mejorarán nuestro trabajo.

12. Copiar otros logotipos.

Realizar esto es lo peor que se puede hacer. Aunque debemos nutrir nuestras ideas de otras, y aunque existe la criptomnesia –utilizar otras ideas inconscientemente-, esto es el peor error que se puede cometer. La primicia de un logotipo es diferenciar.

Es importante tener claros estos pequeños errores, tanto para principiantes como para diseñadores con más carrera, recordemos que el diseño es todo un proceso que debe realizarse de manera profesional para obtener el mejor resultado.

Imagen cortesía de iStock

Roastbrief

Roastbrief es un medio dedicado a generar, distribuir y evaluar información referente al ámbito del marketing y de la publicidad. En este espacio, participan importantes publicistas y expertos en marketing de todo el mundo. Nuestro compromiso, es promover la cultura de los negocios. Somos pura proteína publicitaria.

Sigue a Roastbrief en:

Artículos relacionados

Close
Close