Publicidad

Dejavú

Hace exactamente un año, escribía del Premio a la Creatividad Publicitaria en Radio en el cual participamos y tuvimos la suerte de ganar el primer Grand Prix de la historia del Festival con un radio hecho para nuestro cliente Paseo Interlomas.

Recuerdo que en aquella ocasión escribía acerca de la calidad intachable del Gran jurado que otorgó las 13 preseas que se dan en el certamen y también recuerdo el haberme quejado de la baja calidad del trabajo que escuchamos en general. Decía que eran pocas las ideas que destacaban y que me parecía una gran oportunidad este medio como plataforma creativa y que también me parecía una verguenza que las marcas lo desperdiciaran de la manera en que lo hacen.

Bueno, las cosas no han cambiado mucho. Este año tuve la suerte de volver a ser jurado. Y los números son muy parecidos: más de 20,000 spots revisados, un shortlist muy corto y volvieron a quedar un par de categorías desiertas. Una de ellas, la categoría de alimentos, en donde nosotros teníamos una pieza compitiendo pero desgraciadamente, el jurado decidió que nada tenía la estatura para ganar el premio. Estuve de acuerdo. Lo cual es una llamada de atención para que nosotros mejoremos lo que hacemos para esa marca y que el próximo año podamos ganar ahí también.

En general creo que el trabajo mejoró con respecto al año pasado (no mucho, pero sí un poco).

Se destacaron un par de cosas al momento de estar votando.

Sólo hubo una categoría de las 13 que tuvo votaciones muy altas. La categoría de Hogar y Limpieza tuvo 9 shortlist, de los cuales 6 piezas fueron acreedoras a las calificaciones más altas de todo el festival. Las 6 piezas eran de la agencia (aquí no hay modestia, afortunadamente eso pasó). Una de Ariel y las otras de la marca de artículos de oficina y escolares Barrilito. De hecho, fueron tan buenas las calificaciones, que el jurado decidió dar no uno, sino dos premios para esa categoría (algo que por regla no debería suceder).

Fue para mí un gran honor entrar a la sala del jurado (como saben, cuando tienes algún conflicto de interés en el jurado tienes que dejar la sala para que los demás jurados puedan deliberar libremente sin temor a represalias más tarde) y descubrir que no habíamos ganado uno sino dos premios.

Y el otro punto que resalto de ese día, es que otra vez hicimos historia.

Al momento de ver las piezas que podían aspirar al Grand Prix, quedaron tres posibilidades votadas por los 18 jurados: Ariel, Barrilito y otra más que en puntuación había quedado muy por debajo de las nuestras. Teníamos un 66% de probabilidades de ganarlo de nuevo.

Me volví a salir de la sala de votación y después de unos minutos de deliberación, regresé a la sala para ser recibido con una ronda de aplausos (como se estila en los festivales cuando ganas un Oro o un Gran Premio, no se crean que por que soy muy chingón) corroborando que el El Grand Prix, por segundo año consecutivo, era de Saatchi & Saatchi. Esta vez con una campaña de radio para Barrilito.

Sobra decir que no podría estar más contento. Estoy tan orgulloso del trabajo que hacemos en la agencia y del equipo, que de verdad las palabras no son cercanas a la gratitud y felicidad que me dan momentos como éste. Y obviamente de tener clientes que confían en nuestra creatividad sin pasarla por miles de filtros de testeos con señoras, niños, niñas, quimeras o lo que haga falta y teniendo fe en que una buena idea siempre se destaca de las que no lo son.

Y la historia de Barrilito es increíble. Ellos llegaron con nosotros porque escucharon la campaña de Paseo Interlomas y les pareció que era algo que resaltaba de todo el “ruido” – dicho por ellos, no por mí- así que querían hacer “algo parecido” para su marca. A ellos no les interesaba un rábano ganar un premio. Ellos querían empezar en este mundo de la publicidad tratando de hacer ideas que se distinguieran del resto de las demás.

Hoy, a poco tiempo de haber empezado a hacer comunicación de la marca, ya tienen el reconocimiento más grande que da la industria Radiofónica en México. El anuncio que se distinguió de entre más de 20,000 anuncios radiofónicos. Se escribe fácil, ¿no?

Qué mejor premio para nosotros Y una gran bienvenida para un cliente que no sabía si debía anunciarse.

Así que el año pasado ganamos un premio y el Grand Prix. Este año, ganamos 2 premios y el Grand Prix. Y pudimos haber traído un premio más pero nos faltó empuje. Nos faltó convencer. Nos faltó volver a intentarlo cuando nos rechazaron “esa idea”. Nos faltaron un par de noches de pizza en la agencia. Para el otro año será.

Pues eso. Muy orgulloso de esta agencia que es como mi casa y de esta gente que es como mi familia (si están leyendo esto, los quiero).

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras Recomendaciones

Close
Close
Close