Publicidad

Historia y lucha del brief que no tenía dinero

Lo racional: Si no hay lana, ni para qué le pensamos.

Lo irracional: Emocionarse por un brief sin dinero.

No tienen presupuesto … Así es como empiezan algunos creativos la plática antes de contar sus ideas. Y cuando lo hacen a mi me quiere dar un infarto, no porque no haya dinero, sino porque esos creativos no entienden que una idea debe ser grande sin importar el dinero o los medios que se tengan.

Y sí, efectivamente, como no tienen lana se les ocurre hacer cosas que ni al peor trainee se le ocurrirían. Lo mismo pasa cuando hay una marca chiquita o un proyecto que no suena tan interesante, todos le sacan la vuelta.

De pronto siento que se nos ha olvidado que ser creativo no es solo sacar un print cagado o una tele chida, ser creativo implica también encontrarle la vueltecita al entorno de la marca. Hace años uno de mis directores creativos me dijo: Cualquiera puede hacer una pieza chingona con un producto nuevo o único, pero no todos pueden crear algo chingón con el mismo producto de siempre.

Esos, para mi, son los verdaderos creativos. Los que logran sobrepasar retos que van más allá del brief, los que se ponen las pilas hasta para venderle al cliente la idea.

El caso es que no está claro que lo fuerte de una campaña es el concepto, la gran idea que hay detrás, y que los recursos para contarlo pueden ser muchos.

Obviamente todos quisiéramos tener miles y millones de dólares y filmar en Noruega, pero la verdad es que pocas veces pasa y honestamente no siempre es indispensable. Como ejemplo, la campaña de Olay para promover la autoexploración: simple, sencilla, directa, low budget y premiada.

Ahora, poniéndonos en mood El poder de la mente y esas cosas, me pregunto y les pregunto ¿cuánto nos estaremos limitando si al momento de pelotear traemos en la cabeza: “Es que no tienen presupuesto”?

BTW

En una Master class de Hyper Island conocí a Gautam Ramdurai, un tipazo que entre muchas otras cosas tiene una plática llamada Scarcity drives creativity, en ésta aborda el tema de esta colaboración.

Cuando tienes poco hay que pensar distinto y entender que las ideas no sólo son comerciales, promos o activaciones, son mucho más. Son líneas de negocios, otras categorías de productos o un medio nuevo.

Intentemos otras cosas, pensemos en innovar, no sólo en comunicar.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close