Publicidad

5 minutos en el paraíso o más

OK, tal vez no dura 5 minutos, pero si eres creativo sabes a lo que me refiero. Recibiste brief y finalmente después de días de peloteo, de ver Archives, de darte de topes, de encontrar, de descartar, de sentirte un dios y luego un pendejo… llegas a la idea.

Mientras piensas cómo la puedes ejecutar mejor, fantaseas con el momento de recibir un leoncito. Hasta aquí todo es esperanza, estás seguro que los planetas se alinearán y el cliente comprará la idea tal cual, que tendrá el presupuesto necesario para producirla y dejarla chingona. No me quiero meter a hablar de todo lo que pasa después, de si realmente quedó para festival o no, más bien, quiero hablar de esas maravillosas sensaciones.

A la mayoría nos encanta esta profesión y el carrusel de emociones que genera desde que te cae el proyecto hasta que lo ves terminado. Este mismo vaivén de sentimientos puede hacer que nos cansemos, que tiremos la toalla y que les perdamos la fe a los clientes, a las marcas, a la gente o incluso a nosotros mismos. Pero no hay que olvidar lo bien que sabe ver una idea tuya allá afuera.

No hay que olvidar, sobre todo, que somos millonarios. Los clientes nos entregan su presupuesto para producir nuestras ideas. ¿Saben cuántas personas tienen esa posibilidad en su chamba?
¿Cuántos tienen la posibilidad de ver algo que salió de su cabeza en televisión nacional o internacional? A veces se nos olvida, se ha vuelto algo tan común que lo vemos como cualquier cosa, pero está en nosotros sacarle provecho a esas oportunidades y llegar con propuestas que nos hagan sonreír.

Esta carrera es hermosa, porque podemos reinventarnos constantemente. Porque nos mantiene pensando todo el tiempo, porque nos deja crear y mejorar en cada proyecto. Es psicología, arte, música, humanismo, política, fútbol, es de todo y para todos. Es algo que empezó como un trabajo pero se convirtió en profesión, y una vez que la entiendes puede cambiar tu vida y la de los demás. Aprovéchala.

BTW

Esta vez no hay un BTW, estuve tratando de encontrar algún artículo o algo que dijera qué bonita es la publicidad pero no encontré nada. Seguiré buscando, estoy segura que algo debe haber por ahí.

Imagen cortesía de iStock

Mónica

Llevo casi la mitad de mi vida haciendo lo que más me gusta: pelotear. He trabajado para caaaasi todo tipo de marcas en agencias de México y Estados Unidos, aunque el retail parece ser la cruz de mi parroquia. Me encanta dejar todo para después y sufrir las consecuencias, así todo lo que me pasa siempre es más interesante.
Sígueme en twitter: @soylaguarrior

Sigue a Mónica "Warrior" González en:

Artículos relacionados

Otras Recomendaciones

Close
Close
Close