Publicidad

Adopta a un publicista y sé feliz

Un publicista se define como la persona que se dedica a la publicidad.

Brillante, ¿no?

Vamos a darle un aplauso y a mandarle un besito a la RAE por dejarnos claro a todos el significado de publicista.

A diferencia de otras profesiones, todavía no hay una plaga de publicistas en tu ciudad, por eso cuando te encuentres a uno, quiérelo mucho y no lo dejes ir. De cualquier forma su nivel de persuasión es casi perturbador y seguramente ni te darás cuenta en qué momento se volvió tu amigo.

Un publicista se hace, no nace. En la pubertad desarrollan algo extraño en su cerebro que los hace adorables y aprenden a jugar con la mente de los demás. Un poco más grandes, convencen a sus papás de que los próximos 4 años estarán estudiando una carrera “creativa” y que verán materias como “Teoría de la Creatividad I” y “Teoría de la Creatividad II”. Sólo por el hecho de esquivar materias con números se sienten inmortales.

Debes considerar que nunca te aburrirás de estar con un publicista, de cualquier forma casi no tienen tiempo libre; el que les sobraba lo perdieron en aquellos años de carrera y están algo traumados, de ahí que la duración promedio de un anuncio sea de 30 segundos.

¿Quieres vender algo? Pídeselo a tu amigo publicista. No existe producto imposible de vender para él, de hecho es capaz de crearte la necesidad de desear el objeto del que te querías deshacer.

Ese anuncio que llamó tu atención fue gracias a un publicista y a su equipo, igual los modelos que aparecen y las frases ingeniosas. Lo más gracioso es que tú también ayudas en el proceso creativo de alguna campaña que trae entre manos tu amigo. Cualquier cosa que digas durante una fiesta, comida o reunión podrá ser utilizado para promocionar una marca, pero siempre podrá recompensarte con muestras gratis de productos.

Finalmente su capacidad para hallar soluciones es infinita y si sus propuestas no resuelven el problema será por falta de presupuesto, no por falta de buenas ideas.

Autor:

Andy Casanova

Cuando quiero leer algo, escribo. Policía ortográfica en mis ratos libres, enemiga de los números impares y adicta al color rosa.

Imagen cortesía de iStock

Colaborador invitado

Colaborador invitado

Sigue a Colaborador invitado en:

Artículos relacionados

Otras Recomendaciones

Close
Close
Close