ComunicaciónMarcas

Consiéntela

Quiérela, ámala, disfrútala.

Cuando estés con ella, trátala bien.

Siempre dale más tiempo del que necesita.

Pero también dale su espacio.

Está te al pendiente de sus necesidades.

Enójate con ella, pierde el orgullo y regresa.

Dile que es la única a pesar de no serlo.

Cumple sus caprichos, sin hacerla una consentida.

Así, así tienes que tratar a la marca que estas trabajando, y todo esto, ¿para qué?.

Sencillo, de esta forma podrán tener una relación agradable, estable, honesta, con altibajos, pero lo importe; ahí estarán los dos, felices.

Después de un tiempo irán construyendo cosas importantes, juntos. Ambos estarán tan felices con la relación que el tiempo se irá pasando rápido, no lo sentirán, va a venir un mes, dos meses, seis meses, un año, dos y así sucesivamente, crearán un vínculo. Puede ser que ella se aburra, se vaya con otro, pero se dará cuenta que no es lo mismo, que te necesita a ti, regresará.

Podrás enojarte pero eso no durará mucho, tú volverás a mimarla con su moderación necesaria, obviamente, no quieres que se vuelva una caprichosa y se vaya por el mal camino.

Va a pasar más tiempo, y tú tendrás que seguir con lo mismo que mencionamos al principio, siempre tendrás que ser responsable con ella, y todo eso dará un fruto; una marca exitosa.

Así que todo está en ti, ella depende de ti, como tú de ella, no dejes que se descarrile, muéstrale ese cariño que sólo tú podrás darle, y es el que ella necesita. El que tú marca necesita

¡Consiéntela!

AUTOR
Hugo Ayala.
21 años cumpliendo metas. Buscando un camino entre palabras, diseños y trivialidades.
Amante y practicante del fútbol. Me gusta leer, escribir, el anime, los videojuegos, las series, la comedia romántica y degustar un buena cerveza de barril
Imagen cortesía de iStock

Artículos relacionados

One Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close