ComunicaciónPublicidad

Ejercicios para el músculo creativo

El deporte diario de un creativo es idear e idear. Todos los días, a veces más de una vez, me hago la misma pregunta ¿Cómo le hacemos para (propósito)? Nathan Furr, experto en innovación de la Universidad de Stanford, dice que para mantener el cerebro a tono se debe observar, preguntar y poner a prueba; en el campo publicitario yo agregaría estos tres ejercicios más:

Mezclar conceptos

¿Qué llevó a Steve Jobs a pensar que el selector de canciones del iPod podría tener forma de candado de combinación? Nadie hubiera esperado buscar una rola con un botón circular que realiza todas las funciones a la vez. Otro ejemplo, cómo alguien superó la barrera del “deber ser” y visionó quitar las ruedas a una bicicleta para crear un objeto nuevo de consumo –la bicicleta estacionaria. Mezclar elementos de un objeto y aplicarlos en otro funciona, o eliminar lo más esencial para crear uno nuevo.

Contar historias

El maestro Tim Burton también mezcla conceptos al contar historias. En Night Before Christmas, Jack simplemente se cansa de ser el rey de Halloween e intenta usurpar el rol de Santa. Otro ejercicio, hace unos días con un grupo de colegas jugamos a crear una historia partiendo todos de las mismas dos frases, el reto era redondear la trama con una tercera sin pasarse de 140 caracteres. La experiencia fue sobre todo estimulante, cada resultado nos hizo reír, pensar o nos dejó con la boca abierta.

Ponerse en el zapato de otro

Dice Madonna en Like a Virgin –ese chico me hizo sentir como nueva– y remata en tono hilarante –¡como una virgen!–.  Sin entrar en trastornos de personalidad, jugar a crear situaciones en la piel de alguien más enriquece una idea ¿Qué pasa si la chica más fatal, quiere sentirse como una inocente novata? De ser así ¿Cómo lo expresaría? Exagerar la esencia puede intensificar el resultado.

AUTOR

Ana del Aire 

Fantasiosa, ambiciosa y loca. Dice que estudió para Publicista pero el diseño es su cama King Size, a veces se complica con los detalles para caer en un amalgama de significados medio coherentes que aplican como solución. Le encanta debatir, también leer, correr y escuchar a Depeche; pero sobre todo, sus gatos que viven en su casa y también en Levadura, la agencia que según ella es su Neverland.

Twitter

Imagen cortesía de iStock

Ana Del Aire

Fantasiosa, ambiciosa y loca. Dice que estudió para Publicista pero el diseño es su cama King Size, a veces se complica con los detalles para caer en un amalgama de significados medio coherentes que aplican como solución. Le encanta debatir, también leer, correr y escuchar a Depeche; pero sobre todo, sus gatos que viven en su casa y también en Levadura, la agencia que según ella es su Neverland.

Sigue a Ana Del Aire en:

Artículos relacionados

Close
Close