Publicidad

La vida sigue

No sé bien cómo debo iniciar este post ni qué debo decir exactamente, así que si quieren abandonar la lectura en este instante, no los culparé, porque no prometo hacer sentido o llegar a una conclusión coherente.

Y claro, agradezco a quienes me acompañen en este escudriño mental/moral/social de desesperación y desamparo.

El asunto es que estoy confundido. Sí. No sé bien qué hacer ni cómo actuar con este asunto que ya todos conocemos de Ayotzinapa.
Y la verdad creo que debería tener más idea de qué hacer o qué decir.

Digo, a mi edad y siendo una persona más o menos (conste que digo más o menos) educada tendría que tener un poco más de idea pero no es así.
Estoy pagando mi apatía política y mi poco interés con el día a día del país.
Y sí, hoy me considero un adulto de la clase media harto pero también con miedo.

Harto de ver cómo cada tanto desaparecen personas y las asesinan con total impunidad, harto de que me quiten un chingo de dinero de impuestos que no veo reflejados de manera positiva en ningún lado, en ninguna calle, en ningún hospital, en ningún parque, en ninguna institución, en ninguna escuela.

Harto de ver que los políticos manejan Ferraris, se compran depas en polanco y Miami, acompañan sus comidotas de negocios con botellas de vino de 70 mil pesos y la cereza del pastel es ver la nueva casa de 86 millones de pesos del Presidente de la República, construída con dinero que (como sabemos todos), se robó de algún lado.

Y mi miedo reside en lo poco que tengo y en el temor de perderlo. Y seguramente no soy el único que piensa que si México tuviera un levantamiento social fuerte, una Revolución, una revuelta civil, lo poco que tengo se vería amenazado. Eso por lo que he trabajado durante 25 años, y que me ha costado un huevo y la mitad del otro, de un día para otro, podría esfumarse.

¿Por qué pienso ésto? Seguramente por ignorante, porque no he leído suficiente de movimientos insurgentes y guerras civilies.  Pero me da mucha incertidumbre pensar que mis hijas no tengan un patrimonio asegurado para tener una vida menos complicada en un futuro.

Por otro lado, ¿qué clase de país le quiero dejar a mis hijas para que no tengan una vida complicada en un futuro? ¿Es éste el México en el que quiero que vivan?

Por el camino que va, es claro que no es el correcto. Y miren, no sé si los 43 estudiantes eran “rojillos” “provocadores” “marxistas” o “santos”. Lo que sí sé es que nadie debería ver amenazada su integridad física por expresar sus sentimientos legítimos y pelear por una mejor vida. Viva donde viva, se llame como se llame y vayan estas acciones y pensamientos o no en contra de lo que un gobierno piense. Todos deberíamos tener derecho de expresar lo que nos diera la regalada gana. Pero claro, como en este caso, estos muchachos le iban a arruinar la fiesta a una señora que vive en tierra de nadie, con poder, dinero e influencias de dudosa procedencia, pues simplemente los desaparecieron.

Lo que me preocupa es: cuántos Ayotzinapas vivimos todos los días sin que nadie sepa nada. Sin que salga en las noticias, sin que las cubran los periódicos ni la radio.

Y así nuestra vida sigue. Normalaza. A muy poca gente le quita el sueño “porque no me está pasando a mí”.

Pero ahí está Acteal y Aguas Blancas por mencionar sólo un par de casos en donde el Gobierno corrupto simplemente exterminó a decenas de personas porque sus pensamientos y acciones “los incomodaban”. Y nadie hizo nada. Y por supuesto, aquí estoy incluido. Estamos incluidos todos. Simplemente pensamos o decimos “¡qué barbaridad!” y pasamos la hoja, cambiamos el canal, seguimos viendo la novela, o nos pasa a millas del corazón.

¿Entonces? ¿Qué voy a hacer esta vez? ¿Escribir ésto es suficiente? ¿Esto va a detener años y años de abusos de políticos y servidores públicos corruptos que se han dedicado a robar a manos llenas, tener casas de millones de dólares, coches de lujo, mandar a sus hijos a las mejores universidades de Europa y Estados Unidos y llevarse de piquete de ombligo con los narcos y los maleantes que gobiernan este país? ¿Salir a marchar va a hacer que empresas multimillonarias empiecen a pagar los impuestos que deberían, detener al crimen organizado que impera no sólo en la ciudad de México sino en toda la República y hacer una sociedad más pensante y menos adormilada?

No tengo una buena respuesta para eso. Pero no quiero que mis hijas crezcan en este basurero social y no quiero ser de los que abandonan el barco cuando ven que la tormenta está en su apogeo y que hay posibilidades de encallar. Por otro lado, tengo miedo de que, si la gente por fin se arma de valor para poner un alto a tantos años de abusos, nosotros, los de la clase media, nos llevemos la peor parte. Por otro lado, ¿hay quienes se llevan una mejor parte en una guerra civil? supongo que sí, a la larga el país y la gente que vive en él.

Y no estoy diciendo que la respuesta sea una guerra. Para nada. Eso es lo último que yo quisera para este país que amo. Pero creo que estamos a punto de tocar fondo y no sé como vaya a ser el resurgir de esta sociedad.

Hoy, afuera del país hay muchos mexicanos que declaran dolor por “su México” y como una crítica hacia ellos, la verdad es que es muy sencillo y preferible quejarse de algo que no se sufre de manera directa, que de algo que se vive las 24 horas los 365 días.

Yo también #yamecanse y no sé cuál debe ser el próximo movimiento de un país enfermo e ingobernable y de una sociedad herida y sangrante.

Por lo pronto, el próximo 20 de Noviembre, yo me visto de negro y prometo pensar alguna otra manera de poder influir y provocar un cambio en este México que tanto lo necesita.

Y sí, la vida sigue, pero ¿debería de seguir así sin ningún cambio?

Artículos relacionados

One Comment

  1. Pero si esto no es novedad… es nuestro sotema… por ejemp’lo se asombran por una casa de 7 millones de dolares… y vean los lideres sindicales por ejemplo que tienen, que luicen y6 que se roban…. por ejemplo la sociedad de autores y76 composutores de mexico SACM ostenta un salin de fiestas “Roberto Cantoral” que reportaro0nh por un valor muy muy superios a 7 millones de dolares… se habla de 20 millones de dolares…. por otro lado se habla de 43 estudiantes desaparecidos y no hablan de mas de 300 personas deesapareci8das en solo una poblacion de coahuiula (Allende ) aqui esto es unj cochi8nero absolutamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras Recomendaciones

Close
Close
Close