AgenciasPublicidad

En puertas cerradas no entran moscas… ni creativos, ni de cuentas, ni trainees, etc.

Así es mis queridos lectores y amantes de la publicidad, en esta ocasión vamos ahondar en un tema algo delicado, pero tan cierto que probablemente se sentirán identificados, tal y como me ocurrió a mí en recientes ocasiones.

Si ustedes están o han estado en la difícil tarea que consiste en “tratar de entrar a una agencia”, en primer lugar quiero decirles que no es cosa fácil, todo lo contrario, tal parece que para entrar a una agencia tienen que tener una cartera de cientos y miles de estatuillas de todos colores y sabores, incluso cuando el jefe en cuestión, o la persona que los estará liderando, no haya pegado ni siquiera un Círculo Creativo. Este primer requisito, además, tiene que ser actual, no se crean que porque alguna vez ganaron un Cannes ya tienen el cielo comprado, los premios tienen que ser recientes, sin importar la sangre que se haya derramado tratando de conseguirlo.

Otra cosa que les ayudaría mucho sería ser: cuñado, sobrino, primo, BFF, novio, amante o concubino de algún cliente, esto les asegura un pase directo a la agencia de sus sueños, pero si ese compadrazgo lo tienen más bien con alguien dentro de la agencia, les puede hacer un paro, sin embargo no les asegura absolutamente nada, digo sólo en casos muy aislados.

Existe un requisito más, para ingresar a una agencia, que está actualmente muy de moda: “ser community manager nivel experto supersayajin” y si ya tienen cuentas mejor, esto ¿por qué?, ¡vaya! pues porque por lo general los Directores Creativos y puestos similares de agencias, tienen un poco más de 30 años, lo que los convierte en seres totalmente fuera de la era digital, así que no les vendría nada mal un equipo digital muy pistola, que los saque de todas esas dudas que los clientes hacen en las juntas de estatus: ¿Qué me aconsejan, abrimos una cuenta en Twitter?, a lo que el Director Creativo contesta: Esteeeee….. X)

Cariños míos, no es que yo los quiera decepcionar acerca de las agencias de publicidad, más bien los quiero alentar a que no se rindan, y no sólo en esta profesión, en cualquiera. No dejen que nadie les digan que no pueden, no dejen que nadie les diga que su premio no vale nada, no dejen que nadie les diga que su book es una mierda, no dejen que nadie los trate con la punta del pie, que los planten en las entrevistas o que simplemente les ofrezcan 3 pinches pesos por estar trabajando 18 horas ininterrumpidas con derecho a 2 cervezas.

Amigos: no dejen que nadie les cierre las puertas y si eso les ocurre, levántense, mejoren y vuelvan a tocar, les aseguro que allá afuera alguien va a ver su gran potencial y entonces les dirá el rotundo sí que tanto estaban esperando.

Imagen cortesía de iStock

Ximena Saavedra

Soy Ximena Saavedra, redactora publicitaria; soy buena para escribir comerciales y pésima para escribir BIOS.
Sígueme en @ximenitto 

Sigue a Ximena Saavedra en:

Artículos relacionados

Otras Recomendaciones

Close
Close
Close