ComunicaciónDiseño

La dificultad de la originalidad

Hace un par de días estaba sentado en la recepción de cierta compañía a la que íbamos a presentar nuestras credenciales y mientras esperaba a que me recibieran, vi en sus pantallas un video que obviamente ellos habían hecho en uno de sus locales.

Un “happening navideño” un “video viral”. El video era como mil videos virales que ya hemos visto. Sólo que malo. Sin ninguna sorpresa, sin nada nuevo que aportar, y claro dudo que haya tenido más de 1,000 reproducciones -si es que no le compraron una pauta-.

“Fracasamos” me imagino que dirá el Director de Marketing.
“¿Por qué no se habrá enganchado la gente? A mí me gustaba”.

Simple: la idea no era original. La gente ya había visto ese baile “sorpresivo” entre los consumidores y no tenía nada nuevo. Era ñoño y totalmente esperado.

Está bien que el cliente quiera “algo viral”, “algo que los chavos quieran compartir”, lo que está mal es que se confundan formatos con ideas.

Mucha gente que “repentinamente” se sale de su rutina para sorprender a los transeúntes no es una idea. Es un formato. Y los formatos se gastan y aburren. Fue una idea la primera vez que se hizo. A partir de ahí, si no se le agrega algo extra que la haga diferente, será un simple formato y dejará de tener impacto en la gente porque es algo que ya han visto.

Por eso es tan difícil este trabajo. Porque la originalidad no se encuentra a la vuelta de la esquina, ni se hace en cinco minutos. Hay que trabajar mucho para encontrar ideas que no se hayan visto antes. Y como cliente es difícil aprobar algo que nos haga sentir incómodos. Algo de lo que “no estamos seguros” porque “no sabemos qué resultados va a tener”. Así se sienten las buenas ideas: nos descolocan, nos ponen nerviosos y la mayoría de las veces, si es una idea que no se ha visto, funcionan.

Amigos clientes, tengan esto en cuenta cuando quieran “volverse locos”.

Imagen cortesía de iStock

Luis Elizalde

Executive V.P. Chief Creative Officer.
Saatchi & Saatchi México. Sígueme en @luisfelizalde

Sigue a Luis Elizalde en:

Artículos relacionados

Close
Close