Marketing

Neuro-pop ¨la nueva¨ validación de las ideas

En los últimos años ha existido una sobre explotación del prefijo neuro, palabra que viene del griego a hacernos referencia a nervio; y un nervio es una fibra que se encarga de trasmitir información sensorial y motora. Para el caso de nuestras ¨materias¨ el marketing y la publicidad, este prefijo (neuro) bien utilizado ayudaría a ampliar la finalidad de estas materias. Pero desafortunadamente el mal uso, o el uso desmedido por parte de los marketeros ha llevado a una confusión con ínfulas de intelectualidad y tecnicismo.

Podríamos denominar esta tendencia de colocarle neuro a todo como neuro-pop. Habría que decir también que por parte de los marketeros se ha desprendido otra gran tendencia, la de rechazar los métodos empíricos que durante siglos, sino milenios han gobernado la validación de las estrategias de marketing y publicidad. Hemos caído en la trampa del tecnicismo y la validación teórica, que en el ámbito de las ciencias no está mal, pero en el de la comunicación sólo es una enredadera, al mejor estilo de un teléfono roto de mil personas.

Tenemos en el ring una batalla titánica ¨sin fin¨ entre las experiencias analíticas vs las neurociencias oficiales ¿Pero quién debe ser el ganador? Creo que si le preguntamos a Jack Trout, éste con 100% de certeza, nos contestaría que los primeros tiene un mayor grado de asertividad, esto no significa que sean los mejores; pero si los más sencillos, y Jack Trout opta por lo sencillo y lo simple, como se ve ratificado en su obra En búsqueda de lo obvio. Corroborando este postulado tenemos La navaja de Ockham, un concepto metodológico que nos dice: que “en igualdad de condiciones, la explicación más sencilla suele ser la correcta”.

De lo anterior no se debe de entender que la improvisación y el hacer las cosas por hacerlas debería de ser uno de los fundamentos de las estrategias de los marketeros, por el contrario, debemos de fortalecer nuestros conocimientos en todos los ámbitos y buscar cuál de esos conocimientos se ajustan mejor al producto y segmento al cual nos dirigimos. No cabe duda que en la actualidad las neurociencias y el ¨mal llamado¨ neuromarketing se han convertido en el único conocimiento de no-falsabilidad, mejor dicho las neurociencias han mutado y se han trasformado en el único discurso contemporáneo valido.

Esta yuxtaposición entre ciencia y marketing, como todo en el universo tiende a un final trágico. Donde, tal como sucede con las burbujas financieras, la sobrevaloración de ciertos sectores económicos genera el desplome de los mismos, pero a su vez esta sobrevaloración ayuda al buen sostenimiento y a un óptimo flujo económico, lo malo está en cuando se produce la burbuja, la cual no tiene un límite definido con respeto a la sobrevaloración.

El neuro-pop, está generando confusión  a partir de la validación. Los profesionales del marketing y la publicidad nos sentimos degradados e infravalorados, por no poder ratificar la validez de nuestras ideas sino hasta cuando éstas han triunfado o han fracasado, por ende nos valemos de términos y conceptos que eleven nuestro ego, que ya de por sí considero que para muchos nos sobrepasa.

Wilford Camargo

Estudiante de mercadeo y publicidad apasionado por las estrategias de las marcas, tengo un instinto de científico, así que deseo saber el ¨por qué¨ de todo, y en mi campo las respuesta a esa pregunta están en el neuromarketing. Mis escritos estarán relacionados a estrategias, historia y ciencia.

Sigue a Wilford Camargo en:

Artículos relacionados

Otras Recomendaciones

Close
Close
Close