Marketing

¿Existe el socio perfecto? Parte 1

Aprovechando el inicio de año, para aquellos que estén pensando en lanzarse a la aventura de abrir su despacho, les comparto estas reflexiones. Tras más de una década en este baile (me da pena dar fechas específicas) me ha tocado ver de todo: creativos que pasan de “freelancear” a emplear diseñadores, sociedades de dos o más que crean una agencia, asociados que trabajan por proyecto, ente muchas otras fórmulas; algunas han funcionado con buenos resultados; también hay las disfuncionales con buenos resultados, y por supuesto las que mejor cada quién agarra sus juguetes y se va a jugar por su cuenta.

Pero ¿qué determina el éxito o fracaso de una sociedad? Perdón, pero la única respuesta es: depende. Depende de quiénes son los socios, de lo que quieran lograr con la agencia y en caso de ser una agencia en funcionamiento, depende del momento en que se encuentra.

Empiezo por la materia prima de la fórmula, él o los socios; individuo, pareja o grupo en cuestión debe de ser consciente de dos ideas fundamentales:

  1. Una agencia es un negocio y como cualquier negocio la entrega del servicio (diseño, branding, campaña, etc.) es la punta del iceberg, hay una infraestructura administrativa (aunque suene aburrido) que es necesario montar, ajustar y revisar constantemente.
  1. Una vez entendido que una agencia es un negocio, ahora cambiemos por una agencia es una vida; y con esto quiero decir que es mejor tener visión de futuro, pensar en el largo plazo, imaginar a donde quiero llegar, se vale soñar, si quiero recibir tal o cual cuenta o reconocimiento. La visión que se tenga dará la ruta de las decisiones que se tomen. El truco es que mientras que todo eso sucede, se disfrute del día a día, se “creativice” mucho, se confíe en el equipo, en el proyecto de vida de cada individuo que lo conforma, en el viaje que estamos compartiendo. 

Continuará el próximo lunes…


Ana Del Aire

Fantasiosa, ambiciosa y loca. Dice que estudió para Publicista pero el diseño es su cama King Size, a veces se complica con los detalles para caer en un amalgama de significados medio coherentes que aplican como solución. Le encanta debatir, también leer, correr y escuchar a Depeche; pero sobre todo, sus gatos que viven en su casa y también en Levadura, la agencia que según ella es su Neverland.

Artículos relacionados

Otras Recomendaciones

Close
Close