Publicidad

Los peces gordos y las ideas están en el fondo

Las ideas nadan a nuestro alrededor y sólo hace falta paciencia y una caña para pescar alguna. Puedes pescar un montón de ideas pequeñas en la orilla, pero si quieres pescar un pez grande no tienes más remedio que ir al fondo y pescar una gran idea, una que valga por todas las pequeñas.

Así que si estás tratando de enfrentarte a esta primer fase y encontrar algo que te llene vas a tener que hacer un buen trabajo de valentía y aventurarte al fondo.

La primer fase de un proyecto es sin lugar a dudas la más importante, a la que deberíamos dedicar más tiempo y sobre todo más conciencia que al resto. O sea, puede que el resto sean difíciles, pero más difíciles se harán si no tienes las cosas claras desde el principio.

O lo que es lo mismo, tienes que excavar tu propio pozo y hartarte de conocerte. Quieras verlo como un mar o como un pozo de agua cristalina… el caso es el mismo: ir al fondo.

¿Por qué tomarnos tantas molestias, no podríamos tratar de hacer lo primero que se nos ocurra que esté un poco bien y simplemente probar? Sí, claro, [email protected] puede hacer algo que te impacte positivamente, que te dé retos y alegrías tienes que tomarte ciertas molestias. Igual que te preocupas de hacer números y planes de empresa y estudios de mercado y todo lo que te dicen en todas partes… ¿no vas a emplear tu tiempo en analizar y decidir si tiene sentido que persigas esa idea en lugar de otra cualquiera?

Así que…

1. Analiza cómo y por qué esa idea o proyecto es bueno para ti y por qué eres la persona perfecta para hacerlo. -si es algo que valoras-. Tratar de imaginarte a ti [email protected] haciendo eso dentro de unos años… ¿lo logras? ¿te imaginas feliz? ¿encaja con lo que quieres de la vida en el futuro? ¿cumple todos los requisitos que necesitas?

2. Apartar de tu camino todos los obstáculos que existen e incluso tratar de prever los que van a salir, limpiar el terreno de malas hierbas “Excusas que no te sirven para nada” “no tengo dinero” “no tengo tiempo” “es demasiado arriesgado para mí”.

3. Y por último, vencer el miedo. Está bien, todos tenemos miedo antes de empezar algo nuevo, especialmente si ese algo nuevo es importante para nosotros, y cuanto más lo deseamos y más cosas en juego ponemos, más miedo nos da. Antes de lanzarte a la aventura, sería buena idea también empezar a apartar el miedo poco a poco.

La importancia de la planificación: La posibilidad de triunfo no están únicamente en la idea, sino en la articulación de esa idea, en su puesta en marcha. El mismo trabajo requiere encontrar la forma más adecuada para que arranque y funcione.

David Lynch dice que el cine es algo que puede resultar muy doloroso precisamente porque muchas ideas se quedan sin desarrollar ya que requieren tanta infraestructura o tantos recursos o tantas cosas de las que no dispones y que no necesariamente dependen de ti que se acaban quedando en el tintero. Quizás otro cineasta podría llevarla a cabo y no sólo por medios, sino por capacidades o incluso por voluntad o suerte o oportunidad.

Cualquier negocio es lo mismo, después de tener esa gran idea (de pescar al pez gordo) tienes que valorar si eres capaz de hacerlo y si puede dar resultado y cómo puede dártelo. En esta fase es recomendable salir de ti [email protected] y abrirte al mundo. ¿Cómo empezar?

1. Aprende todo lo que puedas y más (pero sin obsesionarte por aprender más que por hacer y obtener resultados con lo que aprendes, tienen que ir de la mano!), tanto del ámbito de acción de tu idea como de la gente a la que está destinada y como de las diferentes actividades que vas a tener que realizar.

2. Descubre si lo que planteas tiene sentido para el resto del mundo, si las personas a las que tratas de dirigirte van a responder como tú necesitas o si en realidad eso que propones sólo tiene valor para ti y la gente ya lo tiene o ni siquiera lo necesita. ¿Hay espacio para tu propuesta?

3. Valora si los recursos (económicos y personales) que tienes son y serán suficientes para desarrollar tu idea durante los primeros años. No querrás quedarte a medias en tu película una vez la empieces a rodar.

4. Exprime al máximo todas las posibilidades y maneras de enfocar la idea que encuentres. La misma idea puede tomar formas muy diferentes y de ellas depender que funcione o no como deseamos.

Nadie dijo que fuera fácil, pero divertido sí es!

Abrazos.

Berenice Torres

Diseñador Gráfico que la vida ha llevado hacia la investigación y entendimiento del mercado y consumidor, actualmente cursa una maestría en Alta dirección en Publicidad y Comunicación. Colabora en diversos proyectos de emprendimiento a la medida, dispuesta a seguir aprendiendo y compartir lo aprendido para ayudar a dar valor visual y de comunicación, entre su desarrollo ha trabajado en varias empresas y agencias de Branding y publicidad como Ogilvy & Mather, Becton Dickinson de México y American Express.

Sigue a Berenice Torres en:

Artículos relacionados

Close
Close