Creatividad

Contrata a un soñador

Cuando se es estudiante de alguna carrera que implique creatividad, uno de los pensamientos que más recurren a tu mente es el hecho de que podrás tener una “fuente de conocimientos” dentro de ti, pero eso no significa que te garantice que te conduzca directamente a un empleo. Es más: este tipo de carreras en muchas ocasiones, lo que menos se busca es que sepas de un tema sino que puedas desarrollarlo y desempeñarlo de maravilla; conocimientos van, conocimientos vienen.

El problema radica en que en muchas ocasiones, es difícil salir de este tipo de licenciaturas con demasiada experiencia laboral. Si bien es cierto que puedes echarle ganas buscando empleo en tus horas libres, este tipo de trabajos exigen demasiado de tu tiempo y mezclarlo con tu horario de clases puede volverse una pesadilla. Aquí es donde empiezan los puntos en tu contra y los números en rojo comienzan a acumularse en tu currículum.

Es ahí cuando a mi mente le encanta plantearse problemáticas cuando se encuentra aburrida y en algún momento se propuso una bastante productiva en comparación de lo que generalmente acostumbra: me hizo pensar en qué contestaría si me pidieran razones por las que deberían contratar a alguien con poca experiencia laboral, en vez de alguien que llevara muchos años en este medio.

Es una pregunta bastante arriesgada, que al final no tiene una respuesta correcta. A pesar de eso, sí tengo una en la que creo firmemente y estoy aquí para compartírtela.

Cuando se es recién egresado, es cierto que se carece de MUCHA experiencia. Eso nunca se podrá discutir. Una persona que lleva años en el medio que sea, sabe mejor cómo resolver problemas, qué caminos tomar, a quién y a qué dirigirse e incluso, tiene un poco más de resistencia a los golpes de la vida y las decepciones. Hasta aquí, pensaríamos que va ganando este ejemplar profesionista, pero como todo en este mundo, existe el otro lado de la moneda que no todos nos percatamos.

Una persona con poca experiencia podrá no saber cómo lidiar con cierto tipo de situaciones, pero eso hará que idee una forma diferente y tome caminos más arriesgados que quizá una persona que se siente más cómoda con los que ha probado, no se atrevería a tomar. Tal vez nos tropezaremos más que una persona experimentada, pero eso hará que lleguemos a rincones que el otro sencillamente no se arriesgaría a elegir por lo que ha aprendido con el tiempo.

Ahora bien, podrías decirme que contratando a un profesionista con años trabajando en cierta área, tienes menos que perder. Y la verdad es que sí: tienes mucho menos que perder a diferencia de si te decidieras por alguien que apenas comienza su carrera laboral, pero de la misma forma, tienes poco qué ganar. El estilo del primero, ya está moldeado porque le ha tomado años llegar hasta ahí; no hay nada nuevo, ya todo está probado. En cambio, quien apenas sale de estudiar, tiene todo un mundo de oportunidades y facetas que ni siquiera imagina tener; el potencial ahí está, sólo falta explotarlo.

Un punto que me gustaría tocar, es la ambición que se tiene cuando se es egresado. Y es cierto: tenemos tantos pero tantos sueños. Vemos el futuro de una manera mucho más brillante que cualquier otra persona y mientras algunos lo ven como algo negativo porque no es tan realista, creo que es preferible verlo de manera positiva y pensando en grande, a verlo de una manera conformista y cerrada.

Una persona que lleva años trabajando en algo, poco a poco aspira menos (y no digo que sea el caso de todos, pero sí de generalidades). Poco a poco, se tiende a caer más y más en el conformismo y como aprendes a no ahogarte en un vaso de agua si no te dan cierto empleo, esperan pacientemente a otro. En cambio, cuando se es egresado, quieres literalmente comerte al mundo y das todo de lo que estás hecho por esa oportunidad que se te presenta.

Después de todo, quiero aclarar que en realidad experiencia y ganas no están peleadas. El hecho de que hable en un sentido general de un estilo de persona egresada o una con años en el trabajo, no significa que así sean todos. Así como hay muchos egresados con flojera, conformistas y que no se atreven a pensar en grande, también existen personas ejemplares que llevan años en Publicidad, Diseño o cualquier tipo de trabajo creativo, que aún no logran saciar esa sed de querer superarse y no aceptan un no por respuesta. Si es así, siempre contrate a esa persona que le brillen los ojos cuando escuche o hable de su trabajo; ése es el indicado, no hay pierde.

Así que sí, esto es lo que hace tan interesantes este tipo de trabajos donde hay creatividad de por medio; en realidad no solamente contratas experiencia, ni las agencias donde ha estado, ni los lugares en los que ha vivido. Contratas un paquete completo, en el que es preferible tener a alguien que ame lo que está haciendo y que le apasione el trabajo; si viene con todo lo demás, déjeme decirle que es usted muy afortunado y no lo deje ir.

Laura López Trujillo

Aún no sé cuál es mi misión en este mundo y espero no saberla pronto. Mientras tanto, soy estudiante de Publicidad en la ciudad de Puebla y me encanta leer cualquier cosa que se me ponga enfrente. Escribo en mis ratos libres, soy extremadamente observadora y amante de las series de televisión.
Sígueme en twitter: @lauralt1

Sigue a Laura López Trujillo en:

Artículos relacionados

Otras Recomendaciones

Close
Close
Close