Publicidad

Mentalidad Enana

Que mal me cae cuando escucho a algún colega decir que no estamos para educar al cliente; quizás soy idealista, pero creo que ése es el meollo del asunto cuando califico a alguien de tener mentalidad enana.

Educar al cliente es parte del show, el ingrediente diferenciador si lo que se quiere lograr es cobrar más, tener más trabajo, tener mejores clientes. No hacerlo refleja mezquindad e ignorancia.

Coincido con que ambas partes pueden ser responsables de no colaborar con el crecimiento, existen clientes terribles; más mezquinos que cualquier creativo publicitario de moda, o desesperados como los pasajeros de un avión cuando es hora de descender.

Hace poco tuve la oportunidad de diseñar un programa de Marketing básico para empresas que están en sus etapas iniciales; en el programa del taller abordé, los que en mi opinión, son tres puntos clave para combatir la mentalidad enana en los clientes.

  1. No lo hago por mi competencia.

Has escuchado esto –mis empleados no están en LinkedIn porque me los piratea la competencia– ó –yo no pongo en mi sitio web quiénes son mis clientes porque mis competidores me los pueden quitar–. Estas son algunas de las versiones más escuchadas referentes al temor al adversario; yo me pregunto, si tanta confianza hay en las infinitas habilidades de los competidores, ¿porqué no compramos acciones de las marcas de enfrente? o ¿alguna franquicia? La competencia es un factor importante para realizar estrategias de marketing, pero es sólo eso, un “factor”, que no debe permear nuestras intenciones ni estrategias.

  1. Lo barato sale caro.

Lo he visto tantas veces, clientes que quieren escatimar contratando servicios baratos, comparando peras con manzanas, y esperando resultados espectaculares con presupuestos para comprar servilletas. Lo bueno es que éste síntoma tiene karma en su DNA, entre más miserable sea la solución, más perjudicial es el efecto reversivo.

  1. No quiero exponerme.

El último de los argumentos de una marca con mentalidad enana; no tengo perfiles en redes, ni tampoco publico mis precios porque pueden darse cuenta de que no soy tan grande, no soy tan bueno, no soy tan barato, no soy tan…. A esto siempre doy la siguiente respuesta: pues así Tú te darás cuenta de que no eres tan grande, no eres tan bueno, no eres tan barato, no eres tan… y podrás aceptarlo y/o hacer algo al respecto.

Estoy convencida que canalizar estas tres psicosis ayudará al ecosistema de marketing y nos dará mejores casos de éxito, ¿ustedes qué opinan?

Ana Del Aire

Fantasiosa, ambiciosa y loca. Dice que estudió para Publicista pero el diseño es su cama King Size, a veces se complica con los detalles para caer en un amalgama de significados medio coherentes que aplican como solución. Le encanta debatir, también leer, correr y escuchar a Depeche; pero sobre todo, sus gatos que viven en su casa y también en Levadura, la agencia que según ella es su Neverland.

Sigue a Ana Del Aire en:

Artículos relacionados

Close
Close