Publicidad

Para la vida y la publicidad

Si algo me ha dejado la publicidad es aprendizaje y grandes frases, aún recuerdo que un jueves por la tarde me encontraba muy emocionado porque tenía una entrevista en una agencia a la que ya le traía ganas desde hace muchísimo tiempo.

Recuerdo que salí de la agencia en turno y el tráfico de Polanco estaba como siempre, ¡hermoso!, decidí caminar para llegar a tiempo a mi cita y me compré una Tutsi Pop (sí ya sé que está raro, pero tengo ciertas cábalas, cada que tengo un evento importante, siempre antes me chingo una de estas paletas). Bueno, seguí caminando hasta llegar, dieron aviso de que había llegado y me invitaron a subir.

Me recibió el Dir. Creativo -la neta me sorprendí bien cañón, parecía más joven que yo- nos sentamos a charlar y hablamos cerca de 40 minutos de todo, menos de publicidad, de mi experiencia, de trabajo, hasta que recordó que yo estaba ahí porque quería trabajar.

Ahora sí comenzó todo eso: ¿De dónde vienes?, ¿qué has hecho?, cuéntame de tu book, ¿qué piensas de la industria? y demás, pues ya en confianza me dejé ir como gordo en tobogán y empecé a venderme; pasaron unos minutos más y acabamos el proceso.

Y como soy un desesperado, sólo le dije que si resultaba elegido “¿cuándo me tendría una respuesta?”, sonrió y me dijo “ya la tengo y escucha bien”:

“En la vida como en la publicidad debes de tener tres cosas indispensables para triunfar: tener hambre, tener suerte y tener carisma.

Hambre: Siempre debes tener ganas de hacer cosas chingonas, trabajar con muchas ganas, pasión, con aguante, dispuesto a todo, eso es lo que en muchas ocasiones hace la diferencia entre todos los candidatos.

Suerte: A veces puedes ser muy bueno, pero no más no se dan las cosas, no llegas a una cita, tu book nunca lo ven, estaban a punto de llamarte y una junta interrumpió todo, qué sé yo, simplemente hay veces que no más no se puede.

Carisma: Asegúrate que sean buenas personas las que van a trabajar contigo, antes del talento, y la actitud, es muy importante la química, pasarán horas y horas trabajando debes de asegurarte que estarás con gente de bien”.

Hoy después de un par de años, me toca a mí contratar gente, y lo hago bajo esas tres condiciones, y les puedo decir que bajo ese esquema hasta ahorita no me he equivocado.

A veces en una entrevista aprendes más que hasta trabajando, nunca dejen de asistir a esas oportunidades, nunca dejen de tener hambre, creen su suerte y sean buenas personas, el trabajo, el buen pedo, vendrá por añadidura.

Dato curioso, no trabajé en esa agencia, porque al final redujeron el presupuesto y el sueldo que podían ofrecerme ya no me convenía, pero al final me dejó muchísimo para seguir avanzando en esta industria.

AUTOR

 

Imagen cortesía de iStock

Artículos relacionados

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close