CineRadio

Detrás del comercial ¡El Óscar!

Entender las ideas más allá de los comerciales, es algo que va de la mano del atrevimiento creativo.

Hablar de los inicios del director ALEJANDRO GONZALES IÑÁRRITU es hablar de sus raíces en la ondas hertzianas, en esa época nueva de la radio en MÉXICO, y es obligado mencionar que fue en WFM de Víctor Manuel Lujan, quien después de los micrófonos radiales, llegó al de los estudios a relanzar, pero ahora con éxito, un disco llamado LA ENERGÍA DEL AMOR.

ALEJANDRO nunca ha estado solo, de la mano de sus éxitos ha ido acompañado, en esa complicidad de darle un vuelco a la PUBLICIDAD, de su eterno amigo, la leyenda viva del diseño de audio y voice over, el influyente MARTÍN HERNÁNDEZ, quien ahora está al aire siendo parte de la vida periodística musical ASÍ LAS COSAS de WRADIO.

Las aventuras de Iñárritu y Hernández nacen desde el famoso comercial del desaparecido banco BITAL, donde el extinto actor MIGUEL GALVÁN se ganó a pulso el mote de la “TARTAMUDA”, y en donde destacaba el cierre con la voz clásica de Martín, con ese estilo urbano y rompiendo los formatos de la época, yendo de lo real a lo cómico; dando de qué hablar en el ámbito de los spots en la televisión.


Ya en AMORES PERROS, fue responsabilidad de Hernández diseñar el soundtrack y reposicionar a NACHA POP con LUCHA DE GIGANTES como un clásico del rock en español en la pantalla grande. Y qué decir cuando al estar desayunando los protagonistas y ver la televisión, aparece un promo de canal 5, mismo que dirigió GONZÁLEZ IÑÁRRITU, en una época donde la televisora ya se arriesgaba con espacios más juveniles, a la par de los dibujos animados.

Hoy, que un hombre creativo, de raíces publicistas, alcanza el máximo galardón del séptimo arte es un orgullo que motiva. Es obligatorio, por parte de las empresas, ponderar la asesoría y acercamiento a las agencias de publicidad y, por parte de las estaciones de radio, valorar a sus productores.

Se ha ido el Pavo asesino y sus cadáveres mutantes a BIRDMAN, en 24 cuadros por segundo y una vida de la ‘A’ a la ZETA.

¡BRAVO!

Las grandes preseas son de los publicistas, el Óscar es de ALEJANDRO GONZÁLEZ y sus demonios son liberados, ¡en el cine! Queda claro, ATREVERSE es mejor que DECIDIRSE, ES BUENO SER GRANDE PERO ES MAS GRANDE SER EL BUENO.

AUTOR

 

Colaborador invitado

Colaborador invitado

Sigue a Colaborador invitado en:

Artículos relacionados

Otras Recomendaciones

Close
Close
Close