Publicidad

Diario de un creativo

La historia se cuenta sola

Querido diario:

Hoy fue un día divertidísimo, primero fuimos a pelotear a un parque, por suerte traía mis lentes “Ray ban”, porque hacía un sol tremendo y además pues ni modo que traiga de otra marca ¿no?

La verdad las ideas que todos decíamos estaban voladísimas, pero ¡qué más da! Ya tenemos truchitos para cumplir con el Círculo Creativo y esos concursillos que se nos vayan topando en el camino. La buena es esa, la mala es que estuvimos perdiendo todo el día en el parque y volvimos a la agencia sin una sola idea para presentarle a cuentas, entonces hay que darle toooda la noche, pero ¿sabes? Amo mi trabajo, no me importa desvelarme, no me importa comer pizza a diario y vivir de cerveza, total estoy chavo ¿qué malo puede pasar?


Un mes después…

 

Querido diario:

Apenas ayer, nos aprobaron la idea aquella que estamos buscando desde hace 1 mes, todo este tiempo creo que he dormido 2 horas diarias, he comido pizza a diario y ya probé todas las marcas de cerveza que venden en el Oxxo, he fumado de 1 a 2 cajetillas diarias y creo que he bajado 1 kilo a la semana, pero ¿sabes? Amo mi trabajo, no me importa no tener vida, que las chicas me hagan el feo por mis fachas, total estoy chavo, después habrá tiempo para todo eso.


Un año después…

Querido diario:

¡Me veo más flaco que nunca!, creo que las ojeras ya me alcanzaron hasta la barbilla. La idea que hace 1 año sacamos para aquél cliente que te conté, nos la rebotaron tantas veces que ya perdí la cuenta, ahorita estamos recibiendo un nuevo brief, pues después de tanto tiempo resultó que lo que nos estaban pidiendo no era lo que querían. Sigo fumando como loco, la cerveza ya no me hace efecto, así que ahora tomo whisky y bueno la pizza ya la alucino, pero no hay nada más para comer, total estoy chavo, no creo que nada malo me pase.


5 años después…

Querido diario:

¡Estoy hasta la madre de este trabajo!, este pinche cliente me está volviendo loco, ¡no le gusta nada! Aquella campaña que llevamos persiguiendo años, de verdad años, nunca salió. Esa es la mala, la buena es que la cuenta ya se va de la agencia y se rumora que nosotros con ella, yo sólo espero estar en la lista de los que “se irán”, porque de verdad necesito desintoxicarme, llevo comiendo mucha pizza, el whisky ya no me hace, así que ahora tomo puras bebidas que se combinen con Red Bull, pues para recuperar energías. Pero ¿sabes? A pesar de todo, amo mi trabajo, sé que estoy súper expuesto a un infarto masivo, pero equis, estoy chavo.


Un año más tarde…

Querido diario:

¡Soy otro!, llevo más de 1 año sin trabajar en la agencia. Ahora soy maestro de yoga, soy vegano y he donado todo mi capital a causas para cuidar a los animales, ya fui a la India a un curso de meditación para regenerar el alma, me dieron mención honorífica y ahora doy clases, digo no tengo muchos alumnos, serán unos 5 o 6 ancianos que viven en el edificio de enfrente. Mi alma está curada, estoy renaciendo, estoy listo para regresar a lo que más amo en la vida, la publicidad, no me importa no volver a dormir, comer pizza hasta que me muera y beber sólo cerveza, igual ya descubrí que si me harto, me voy a regenerar mi alma con la energía de los espíritus y listo. Total estoy chavo y soy una persona mejor para aguantar todo lo que la nueva agencia tenga para darme.

Imagen cortesía de iStock

Ximena Saavedra

Soy Ximena Saavedra, redactora publicitaria; soy buena para escribir comerciales y pésima para escribir BIOS.
Sígueme en @ximenitto 

Sigue a Ximena Saavedra en:

Artículos relacionados

Close
Close