Comunicación

La redacción al servicio del pueblo

Cuando la gente se acerca a mi para preguntarme “¿Cómo mi trabajo cambia al mundo?” siempre respondo, “De la manera que quieras”.

Lo que la redacción puede lograr es infinito.

La redacción lo puede todo, y no hablo de mi trabajo en particular, sino que las palabras son responsables de dar forma a la manera en que otros piensan y se comportan.

La creación del lenguaje fue y será siempre el invento más importante del mundo, ya que permitió expresarnos de una manera que nadie nunca había experimentado antes. Se nos permite poner los pensamientos en la imaginación de la gente la cual es una de las mayores capacidades que tenemos. Las cosas no se llamaban hasta que el hombre se nombró.

Las palabras pueden hacer la diferencia entre que una persona compre o no un producto. La redacción es tan poderosa que incluso puede ser la diferencia entre la búsqueda de la paz y de ir a la guerra.

Mucha gente idealiza al cine como uno de los inventos más bellos de la historia, y estoy de acuerdo, pero ¿de dónde viene el cine? de la literatura, de la imagen escrita, de la imaginación plasmada en papel, de la redacción.

B-f9YEeCMAAmFR5

En los últimos años nos enfrentamos al problema de que cualquiera es redactor, ahora cualquiera puede escribir un libro, una canción, hacer cine de arte o ser copy en una agencia de publicidad. Esto no es un problema de salud pública, pero nos encontramos con un mercado saturado, donde la mayoría de los “redactores” en realidad no entienden el arte de escribir para vender, de ser poetas de la publicidad. Esto puede llevar a muchas empresas que hacen fuertes inversiones a obtener poca recompensa, por lo que despedir redactores se convierte en su actividad favorita.

Pausa dramática para señalar que la razón de mi inclusión a la redacción publicitaria fue por mera casualidad. Aunque sí estudié esto, la onda del diseño o el planner eran aun más atractivos para mí que la “escritura”. Ahora que escribo para marcas y de ves en cuando trabajo en algún logo, entiendo por qué disfruto tanto escribir. Como copy soy muy feliz, amo lo que hago, amo que mis palabras provoquen cambios, amo ver mis textos en anuncios, escribir me hace pagar las cuentas al mismo tiempo que hago algo que me apasiona en un área que entiendo.

Ha sido interesante ver la forma en que la redacción ha tenido que adaptarse debido a la cantidad siempre creciente de contenidos en línea. Redactar puede ser tan simple o tan complicado como tú quieras.

Por supuesto la redacción en cine, poesía y publicidad es completamente diferente, en lo que a mi compete el redactor publicitario debe saber ciertas cosas:

Conoce el producto.

Ya sea un producto, un servicio, una marca, una empresa o una persona, no podemos escribir sobre eso y mucho menos querer venderlo si tenemos un pobre conocimiento sobre sus funciones. Por ello antes de escribir sobre lo que queremos vender, debemos permitirnos cierta investigación.

Conoce al target.

Edad, sexo, NSE, etc. Debemos conocer al target de pies a cabeza. Antes de escribir debemos pensar en quien nos va a leer. Un redactor debe ser capaz de responder todas las preguntas antes de escribir una sola palabra.

Sé consistente.

Para escribir un buen copy debemos asegurarnos de que no hay cabos sueltos. Al escribir para publicidad debemos pensar que nuestros lectores son muy inteligentes y que un mensaje inconsistente es una forma segura de que no te compren.

Escribe con confianza.

Siempre podrás ver cuándo un redactor está entusiasmado con su copy y cuando no lo está. Algunos redactores culpan al producto de un copy malo. “Es que a esto no se le puede sacar jugo” “¿Qué puedo escribir bueno de esto?”. Yo siempre insisto que si no les gusta el producto, no deben trabajar para él. Escribir publicidad debe ser éticamente correcto.

Cualquier redactor con experiencia, independientemente de lo creativos que sea, entiende que la felicidad del cliente es siempre la prioridad número uno. Nunca vamos a entender su negocio de la misma manera que él lo hace, así que hacemos nuestras sugerencias creativas que simplemente se centran en mantener la coherencia para apoyar a través de nuestra relación de trabajo.

Hacer siempre lo que el cliente quiere es horrible, adiós libertad creativa. Somos conscientes de que las empresas realizan grandes inversiones y están a menudo bajo presión para obtener resultados, así que cuando su deseo es apegarse a métodos probados no es que estén locos, pero podemos agregar giros creativos. Apoyar al cliente es parte de nuestro trabajo. Cuando la economía baja, los presupuestos a publicidad bajan y en las agencias nos ponemos tristes, cuando los números de una empresa son buenos gracias a su publicidad, los presupuestos al menos se mantienen. Trabajamos para las empresas, los mejores redactores siempre estamos más que encantados de ayudar.

Imagen cortesía de iStock

Judith Ramírez

Lic. en Diseño y Producción Publicitaria por UPAEP. Con talentos tan ocultos que ni ella los conoce. Copy en La Agencia Viva.
Sígueme en twitter: @lafocabebe

Sigue a Judith Ramírez en:

Artículos relacionados

Close
Close