Comunicación

5 claves para fortalecer un equipo de trabajo

Trabajar en equipo no siempre es sencillo, sobre todo cuando colaboramos con personas cuyas ideas son casi imposibles de empatar con las nuestras.

¿Qué esperas para enviarme el brief?, ¿Ya quedó la nueva propuesta?, ¡¿Por qué no has terminado el logo?! Este tipo de preguntas inminentemente se presentan cuando no existe una buena organización en el equipo.

Los equipos de trabajo se establecen en función de aquello que deseas lograr, por ende, existen muchos modelos de autores distintos que hablan acerca de cómo crear un equipo de trabajo según el sector o industria, sin embargo, existen puntos importantes que a menudo se descartan o simplemente no se contemplan, pero… ¿Qué sucede cuando no existe armonía entre los integrantes de un equipo?, ¿Cómo se manejan las discrepancias que surgen en torno al antes mencionado?

Después de analizar los fallos que ocurren frecuentemente a la hora de trabajar en conjunto, decidí crear un plan con conceptos básicos para establecer un equipo de trabajo y contrarrestar las posibles problemáticas que pudieran presentarse en relación a éste último.

A continuación te comparto cinco puntos indispensables para fortalecer y establecer un equipo de trabajo.

1. Liderazgo.
El liderazgo es imprescindible para un equipo de trabajo. El líder es quien guía, instruye y motiva a los integrantes para realizar labores concretas. Es el pilar que proveerá todo aquello que sea necesario para cumplir los objetivos; además es el encargado de proyectar seguridad y confianza a los colaboradores para alcanzar eficientemente las metas establecidas.

2. Objetivos.
Los objetivos deben establecerse con claridad y desarrollarse en busca del bien común, es decir, se busca un beneficio que impacte de manera positiva a todos los integrantes del equipo.
En los objetivos debemos dejar de lado el egoísmo. Un verdadero equipo de trabajo une esfuerzos para premiar colectivamente los resultados obtenidos.

3. Comunicación.
Con la buena comunicación creamos los cimientos para construir un equipo sólido. Esto contribuye a que las diversas tareas concernientes al equipo se lleven a cabo de una manera apacible y efectiva.
Debemos ser enfáticos en la fluidez y naturalidad con la que nos comunicamos, ya que ello brinda cordialidad, armonía y un gran valor añadido para la coexistencia de los integrantes.

4. Sinergia.
Se trata de unir esfuerzos para lograr resultados extraordinarios, óptimos y eficaces.
Cada integrante debe ocuparse de realizar una aportación peculiar que complemente la labor conjunta del equipo para incrementar la productividad, de esta manera se logran mayores resultados a aquellos que cada quien pudiera obtener de manera individual.

5. Valores.
Cuando trabajamos en equipo es preciso tener en cuenta que estamos conviviendo con personas que poseen virtudes, defectos y capacidades distintas. En este sentido, es necesario ser humilde, tolerante y respetuoso, siempre buscando la manera de potenciar las habilidades de cada integrante para crear un sistema de trabajo basado en valores que converja en el éxito.

AUTOR

 

Imagen cortesía de iStock


Alejandro Iñiguez Valenzuela

Mercadólogo y líder de corazón. Amante de la innovación y embajador del emprendimiento. Caracterizado por su peculiar visión revolucionaria y pasión por el inmenso mundo del marketing; un consumidor cautivo de contenido online y estudioso voraz de la generación millenial. Sígueme en twitter: @alejandro_mkt

Artículos relacionados

Close