Creatividad

¿Cuándo y cómo somos más creativos?

Hay muchos factores que nos pueden inspirar, que nos pueden ayudar en nuestra profesión a conectar con la creación de un objeto de diseño, pero ¿cuándo y cómo somos más creativos?…

El cuándo somos más creativos encuentra relación con un espacio. El momento donde se generan las ideas puede ser conversando con alguien en el auto, en una junta fuera o dentro de la oficina, escuchando música, compartiendo un café con los amigos, etc. Es un proceso muy rápido, muy espontáneo. Nunca se va a generar en un solo lugar. Por lo mismo la creatividad es una respuesta dinámica que siempre debe estar en movimiento.      

Es por esto, que nuestro proceso creativo se verá influido por el contexto del proyecto, de inicio porque será el espacio que nos inspira las preguntas a resolver y será el momento donde se presenta el famoso “eureka!”, es decir, cuando accionamos una idea con otra para aplicarla. Aquí en realidad lo que accionamos es nuestro pensamiento, las ideas viajan por todas las redes de nuestro cerebro, justo como si fuera un mapa conceptual en el que se van desprendiendo más palabras, más imágenes, más relaciones, más significados… todo lo centramos en un solo objetivo.

Entre más integración encontremos en ese mapa, más soluciones y más preguntas vamos a tener. Evidentemente hay un tiempo en el que se maduran las ideas para que se puedan entender y materializar. Entonces bien, ¿cuándo maduran las ideas?, ¿cuándo somos más creativos? Pues me parece que solemos ser más creativos cuando adoptamos un pensamiento divergente, cuando se unen nuestros hemisferios del cerebro, cuando imaginamos fuera de cualquier esquema, cuando encontramos alternativas sobre lo que ya está establecido.

Ahora el punto es ¿cómo somos más creativos? Les pongo un ejemplo, un Chef ¿cómo encuentra la creatividad? Generalmente experimentando, probando nuevas cosas, mezclando ingredientes que quizá ya conocía (o quizá no), preguntándose, conociendo otras culturas, etc. Pues igual nos pasa en nuestra profesión. Podemos ser más creativos generándonos ciertos hábitos y algunos los acabo de mencionar…

Veamos, estos los considero importantes para construirnos una base:

  • Experimentar -> Quizá la clave es perder el miedo. Intentar cosas nuevas siempre causa incertidumbre pero es importante no dejar de confiar en nuestra intuición. Experimentar siempre será una alternativa que nos ayudará a mejorar o a reinventar nuestros procesos de diseño.
  • Buscar -> Preguntar… siempre debemos cuestionarnos para buscar las piezas que nos hacen faltan. Nuestras ideas son como un rompecabezas que debemos complementar con las perspectivas de otros. La clave es ser inquisitivos y perseguir respuestas.
  • Conectar -> Evitemos decir “no soy creativo” “estoy bloqueado” “no me gusta”, etc. Al contrario debemos conectar con nuestras propias ideas, con nuestro entorno para ver el panorama completo, para ver lo que otros no ven. Entre mayor conexión tengamos, mucho más flexibles y creativos podemos ser.

Les toca, ¿ustedes qué opinan? Creo que todos somos creativos de una u otra manera, es una habilidad que vamos desarrollando conforme nuestro propio bagaje y cúmulo de  experiencias.

Erika Valenzuela

Originaria del DF pero radicada en Ciudad Juárez, es diseñadora gráfica, en el 2008 comienza la maestría en Diseño Holístico donde se adentra a investigar, publicando sobre temas como tecnología, diseño y entorno social. Dede entonces continúa escribiendo, emprende proyectos de diseño y ha dado conferencias. Este año ha publicado en la revista Código en sus versiones impresa y electrónica, es colaboradora también del blog GraphicLust y es editora en FOROALFA. @dgraphicstyle.

Sigue a Erika Valenzuela en:

Artículos relacionados

Otras Recomendaciones

Close
Close
Close