Publicidad

Los cuentos de cuentas

Cuando eras niño todo te asombraba. ¿Te acuerdas cuando tus ojos crecían al ver cosas increíbles y maravillosas? Podías jugar sobre la lluvia y mojarte sin problema alguno, enterrabas cosas en el jardín y las encontrabas; eso era tu infancia. Pero no todo es eterno: creciste. Ahora al ver cosas maravillosas te crecen, pero no sólo los ojos, te mojas pero no necesariamente con la lluvia, y claramente entierras cosas pero ya no en el jardín: eres un hombre.

He de confesar que sí, la neta estamos bien pendejos y somos muy calientes, pero, para todas las chavas que estén leyendo esto, déjenme decirles que muchas veces sólo son esfuerzos por creernos más chingones, fantasías de ayer y hoy que se quedan en eso; fantasías. Bromas que nos hacen ser parte de un clan al cual nos gusta pertenecer; no somos machos pero somos muchos. Ahí está el problema, somos tantos y medio tontos, que al final ustedes se aprovechan y lo saben ¿verdad?, si no me creen, pregúntenle a las de cuentas.

Los equipos creativos están conformados en su mayoría por hombres, y claro, en una caverna llena de primitivos, lo único que se respira es la testosterona y las ganas… de ser chingón. Como sabemos en las agencias tenemos el departamento de cuentas; chicas con cuerpos bastante ejercitados y ropa muy ajustada (en su mayoría), comportamiento que reclama atención y genera necesidad absoluta de apoyo constante; esas son nuestras pequeñas fantasías que siempre terminan en pesadillas.

Más allá de hablar del eterno conflicto cuentas vs creativo, este post es para reclamar de forma abierta la manera en que somos tratados, advertir a todos los machos creativos que no se dejen engañar por encantos de sirenas llenas de pedidos ASAP y mails con cánticos profundos de “porfis, vales mil, grax”. Fuerza y fortaleza hermanos, ellas son mortales como nosotros; son cuentas.

No nos dejemos embaucar, identifiquemos las mentiras, el chantajismo del que nos quieren hacer parte y logremos decir NO, que nuestro látigo de la indiferencia caiga sobre ellas y entiendan quien manda aquí. En ese esfuerzo por recuperar nuestro valor y agallas les comparto 4 puntos clave que llevados a la práctica, aseguran un éxito sobre estos seres malignos.

  1.  Ella piensa, tú no

Deja se soñar y fantasear que ese “favorcito” algún día lo podrás cobrar, no, no puedes, sólo te está utilizando, repito “te está utilizando”.

  1.  No es tu amiga; es estrategia

“Si me entregas esto te invito una chela” ¿Te suena familiar? Pues sí, pero no. Sabes perfecto que utiliza palabras y sensaciones que nos debilitan… malditas brujas.

  1. Es más fuerte que tú

“Ay ayúdame plis, estoy cansadísima” Todo esto con una voz de pito insoportable y ojos de borrego a medio morir. ¡No la creas tan débil, es una farsa! Que se chingue, si te lo hubiera mandado antes, antes se iba.

  1. No tiene memoria

“¿De qué hablas?, ¿cuándo?, ¿yo?” Uff, esta es la peor, después de haber logrado su cometido, resulta que no te vuelven a hablar como antes, ya no son tan “amigos” y ya no se toma la molestia de bajar o marcar, ahora todo es mail; indiferencia pura. Te lo dije you idiot!

Brujas satánicas que nos poseen y abducen para sus fines, así son ellas, ya tú sabes si quieres seguir siendo su amigo y ayudándola en su “debilidad”. Farsantes, eso son… unas farsantes que nos alegran el día y nos dan mucho tema de que hablar. Uff, si supieran. Hahahaha.

Imagen cortesía de iStock

Chico Meteoro

Loco intenso en proceso de regeneración. Me caí cuando era chiquito, eso explica muchas cosas. Raro, extraño, desinhibido y extrovertido, pero no con todos y no en todos lados. Me encanta viajar y conocer la mente de la gente. Odio las mentiras y el plátano es mi kryptonita que tiene como antídoto pastel de chocolate.

Sigue a Chico Meteoro en:

Artículos relacionados

Close
Close