Comunicación

Cómo hacer una presentación y no morir en el intento

Por lo regular, las presentaciones son como los lunes: largas, tediosas y nadie las quiere (hacer). Sin embargo, es una herramienta muy útil en la que se resume el trabajo de todos los involucrados hasta en el más mínimo detalle.

Acá les paso algunas cosas que me han servido.

1. Por algo se llama presentación. El punto central es mostrar de manera FLUÍDA tu proyecto, que sea un soporte a lo que explicarás y sea el instructivo de la gran solución del problema.

2. Visual mata textual. Una presentación no es para que le demuestres a tu público que sabes leer bien. Trata utilizar elementos más dinámicos: esquemas, apagados, resaltar palabras claves, infografías, gifs, etcétera.

Mientras más visual seas habrá una mejor lectura. Siempre sé armónico en los colores de tu presentación, trata de no utilizar colores tan chillantes y siempre mantén un promedio de tamaño en la fuente.

Tip: A mí me funciona usar fondos con imágenes que representen lo próximo a contar. Ej: Si mi slide dice “work” uso un back de un sistema de engranajes, si tengo un concepto que habla de la amistad, el racional está montado sobre imágenes de momentos donde se visualiza la amistad. Gracias, Shutterstock.

3. La importancia de los tamaños. No es lo mismo ver un slide desde tu computadora que verlo en el proyector. Mientras menos forzado esté mucho mejor.

Tip: Por lo regular, uso la medida de 16:9

4. Haz una lista de todos los slides. Literal, enlista desde el slide de saludo hasta el de “gracias” en una hoja. La idea de enumerarlos es darle un sentido de secuencia y distribución de todos los contenidos que vas a presentar. Digamos que es la escaleta de tu presentación.

Tip: Básate en el brief. La problemática puede ser tu punto de partida y los entregables el desarrollo de la misma. Imagina que se la estás platicando (que en realidad eso pasa) a cliente.

5. Bulletea. No creo que exista este verbo pero con esto me refiero a que todo el texto o la mayoría que debas usar redúcelo a lo más mínimo posible. Claro y conciso. Te funciona mucho mejor si estás presentando un racional.

Tip: Yo redacto todo el texto de la presentación (por secciones, claro) y utilizo punto y seguido; al montar sé que cada punto significa que esa frase va en otro slide.

6. Vas contra reloj. Mientras más corta, enfática y sencilla mejor. Hay juntas donde tienes 30 minutos u hora y media. Si conoces a tu cliente, ya sabes los tiempos que maneja. Si no lo conoces busca un equilibrio. Me ha tocado presentar keynotes de 20 slides hasta 300. ¿Qué significa eso? Entregables + idea = extensión.

7. Aparte de presentación es un instructivo. Debes estar 100% seguro que cualquier persona que se involucre en el proyecto pueda captar toda la idea completa al explicarla tú y brindarle la presentación.

8. Ojo que se la queda cliente. Está bien que sea apoyo para ti o quien presente pero eso no significa que deba estar personalizada. Suele pasar que le dejas una copia a cliente, trata de no tener partes donde el/la ú[email protected] que entienda eres tú.

9. Todo es mental. Cuando te toque armarla, redactarla o presentarla no le hagas el feo, ella sólo quiere ayudar.

AUTOR

Luis Ávila

Hace unos años era el Ranger Verde, como no dejaba mucho, me metí a la publicidad. Ba dum tss. Comunicación/Periodismo en la UNAM. Toco el triángulo eléctrico en Circus Marketing. Tacolover, cumbianchero y fiel practicante del buenpedismo. Háblame de lo que sea y convirtámonos en compas.

Imagen cortesía de iStock

 

Colaborador invitado

Colaborador invitado

Sigue a Colaborador invitado en:

Artículos relacionados

Close
Close