Comunicación

Más buen pedo y menos egoísmo

Últimamente y por acontecimientos de la vida, me he clavado en algunos temas medios locos e increíbles, unos muy interesantes, otros totalmente absurdos y otros que te dejan pensando. He tomado un par de cosas para generar conceptos a algunos clientes; el resultado: con uno nos fue muy bien y compraron el concepto, el otro me dijo que qué había fumado, que estaba muy conceptual y no era muy claro.

Pero bueno, en todo esto me encontré con algo que quizá si mi curiosidad hubiera sido mayor, ya tendría tiempo de conocerlo: el triángulo de la felicidad, o bueno uno de los tantos triángulos de felicidad que podemos encontrar o de los que nosotros mismos podríamos crear. Este triángulo se conforma de la siguiente manera y trataré de aterrizarlo al tema de trabajo; me parece que podría ayudarnos un chingo a todos, así que ahí voy…

Saber:

Si no sabes, te enseño: Gran, gran forma y manera de ver las cosas, e insisto, para la vida y la chamba, ¿cuántos problemas nos evitaríamos comprendiendo esto? A veces estoy seguro que cuando se pide una idea, line, mención o lo que sea, seguro no te convencerá y muchas veces es porque ni siquiera compartes o enseñas tu trabajo, como se debe hacer. Es cierto: compartir también te hace aprender, pero seguimos con esa mentalidad de “cuidar la chamba” y evitamos enseñar. Pongamos en práctica lo que los grandes creativos dicen, rodéate de gente chingona y serás mucho mejor… pero en serio hagámoslo, todos.

Poder:

Si no puedes, te ayudo: lo mismo ¿no? Fácil y claro, pero cómo se nos olvida. Creo que la unión y la ayuda es un principio básico para triunfar en la vida; en todo momento necesitamos ayuda de alguien. Lo mismo pasa en la agencia: es chingón ayudar a la demás banda, de hecho aprenderás de mucha gente, pero aquí hay que dejar claro algo, seamos honestos y pidamos ayuda cuando en realidad la necesitemos. Cuando no queda de otra, y hay que dejarlo claro, es ayuda, no obligación; seamos más precisos y no abusivos.

Querer:

Pero si no quieres; ni la fuerza más grande del universo podrá hacerte cambiar de parecer. Esta parte es la más compleja porque nuestra labor es saber si en serio no queremos, no sabemos o no podemos… y no es fácil darse cuenta de todo esto, y también está bueno descubrirlo, porque así no le quitamos tiempo a la gente, les evitamos corajes y frustraciones. Hay que saber que la publicidad es rara, creo que es la mejor descripción que podría tener, y también es real que no todos quieren ese camino.

Ya analizando un poco más, es atrevido decir que éste es el triángulo de la felicidad, ya que este tema así como la creatividad, son muy subjetivos y todos podríamos cambiar y tener diferentes variables, pero éste, me pareció muy acertado y muy cercano para este mundo publicitario.

Tiremos mejor y buen pedo en la chamba, no sólo con los trainees que llegan con todo, sino con toda la banda con la que chambeamos. En serio, todos. Demos oportunidad a otras personas, el talento puede vivir en cualquiera y no estar premiado simplemente por otras circunstancias. Seamos más buen pedo y menos egoístas… hasta con las de cuentas. (Broma).

Gracias por leerme. Si te interesa cotorrear, intercambiar puntos de vista, divertirte o lo que sea, acá pueden seguirme o escribirme @medicenelkata gracias.

Imagen cortesía de iStock

Allan Edgar García Castillo

Soy Allan García, me dicen “El Kata”. Creativo Asociado en alguna agencia, a veces escribo bonito, muero por el fútbol y me caga el agua de papaya.
Sígueme en twitter: @medicenelkata

Sigue a Allan Edgar García Castillo en:

Artículos relacionados

Close
Close